Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 3 2005 Deportes ATLETISMO CAMPEONATO DE EUROPA EN PISTA CUBIERTA 97 PERFIL RUTH BEITIA Medalla de plata en salto de altura Le gusta romper moldes. Para empezar se convirtió en la primera española en superar el listón colocado a dos metros y, ahora, ha conseguido la primera medalla de la altura femenina española El salto de su vida MANUEL FRÍAS Ruth Beitia celebra el salto que le valió la plata EFE MADRID. Lleva el atletismo en la sangre. No en vano llegaron a correr en una misma prueba de cross sus padres y sus hermanos. Además le gusta hacer otro tipo de pruebas para relajarse. Si primero fueron las vallas (14.92 en 100) y más tarde los 200 metros (25.23) últimamente dedicó un poco de su tiempo a la longitud. Me sirve para relajarme, para quitarme un poco el estrés de una misma prueba dice. Por eso a nadie puede extrañarle que esta espigada atleta (192 centímetros) haya roto moldes en el salto de altura femenino español. La rivalidad con Marta Mendía, que es una de mis mejores amigas fuera de la pista, me ha ayudado mucho porque siempre tienes una referencia y un motivo para esforzarte asegura. Ruth Beitia fue noticia cuando se convirtió en la primera atleta española en superar los dos metros, cifra mágica en la altura femenina que marca la frontera entre la elite mundial y el resto. Y volvió a serlo ayer al conquistar para el atletismo español la primera medalla en esta prueba. Ayer no pudo con los 2,01, lo que hubiese sido récord de España, y se quedó en 1,99. Un brinco que, no si cuantitativamente no es el más alto de su vida, desde un punto de vista cualitativo, ha sido el mejor de su vida deportiva. Para quienes trabajan con ella, al éxito que ahora saborea se ha llegado por las grandes dosis de concentración y fuerza que exhibe. Ahora podría saltar con los ojos cerrados apunta su entrenador de siempre (desde que Ruth tenía 12 años) Ramón Torralbo. Antes me molestaban los ruidos, que pasara gente por detrás de la colchoneta, y ahora he conseguido borrar todo eso de mi mente y ver tan sólo el salto. He madurado mucho como atleta Su fuerza emana del trabajo en el gimnasio y de la utilización de pesas. La fuerza es muy importante porque en la batida tienes que hacer una fuerza del doble a tu peso (71 kilos en la actualidad) apunta Ruth. Fiel a permanecer siempre entre su gente (Cantabria) no todo ha sido un camino de rosas para Ruth Beitia, que lo pasó muy mal en la temporada 1998- 99. Fue espantosa. Nos cambiaron la pista de entrenamiento en Santander y sufrí varias lesiones de rodilla y de espalda, por lo que el año lo pasé prácticamente en blanco Demasiado para una joven a la que entonces se le abrían más puertas en la vida. Pero siguió con tesón en su lucha y con la ayuda de Ramón Torralbo pulió defectos y superó miedos para marcarse objetivos claros. Su ambición quedó demostrada ayer cuando afirmó que me ha dado un poco de rabia que Chicherova me haya quitado el oro en el último salto porque no la veía muy fina, pero es una atleta de 2,04 y se le podía permitir ganar, Esta medalla era lo que me faltaba. Espero que me permita superar la barrera de los dos metros. Ayer, si el primer intento hubiese sido como el tercero, quizás los hubiera podido saltar Gardener y Lewis- Francis acaban con la esperanza de Pognon M. F. MADRID. La jornada de ayer coronó a los atletas más rápidos del continente, los que siempre van un paso por detrás de los estadounidenses en las competiciones planetarias, dueños del coto de la velocidad mundial hasta la aparición de la THG. En Europa esta temporada sonaban aires de cambio con la irrupción impetuosa de Ronald Pognon, un francés- -por primera vez no se hablaba de británicos como las opciones destacadas- -que a sus 22 años había llamado con fuerza este invierno a la puerta de la fama. El 6.45 que acreditó en Karlsruhe el pasado 13 de febrero era para tenerlo en cuenta. Que sea el exponente de una nueva generación ajeno a los problemas que ha tenido la que le precede con las sustan- La belga Gevaert ganó la velocidad femenina, con las griegas Kokloni y Karastamati en el podio cias prohibidas era para considerarle mucho más en serio ante este Europeo de Madrid. Pero la carrera en el remozado Palacio de los Deportes- -qué pena de la antigua pista en la que se consiguieron tantos récords- -no varió el orden natural establecido. Pognon nada pudo hacer ante Jason Gardener y Mark Lewis- Francis, dos británicos que parecen dispuestos a no ceder el papel de los seguidores mejores situados en la caza de los estadounidenses. Gardener, 27 años y con muy pocas opciones en el panorama mundial al aire libre, repitió los títulos que ya consiguiera en las dos ediciones anteriores, Gante (2000) y Viena (2002) Desde hace cinco años, nadie le discute en las competiciones bajo techo. Y Lewis- Francis demostró que sólo vende su carácter indolente y polémico- me dedico esta medalla a mí mismo apuntó tras concluir la prueba- -en vez de la calidad que se le suponía a la otrora máxima esperanza del viejo continente. Dos velocistas que poco podrán aportar al aire libre, al contrario de Pognon, tercero ayer pero con una mayor proyección internacional a nada que manten- ga la progresión que ha llevado hasta ahora, sobre todo desde que dejó la isla de la Martinica y se instaló en París. La carrera femenina resultó más decepcionante. La lesión en las series clasificatorias de la francesa Arron redujo el interés del desarrollo posterior de la competición. Sin la gala, la belga Gevaert se impuso con autoridad renovando el título que defendía. Para esta veterana atleta (27 años) la pista es su forma de supervivencia. La noticia en esta prueba estuvo en el segundo y tercer puestos obtenidos por las griegas Kokloni y Karastamati, sabia nueva (23 y 20 años, respectivamente) para la velocidad helena, sector especialmente polémico después de lo sucedido este verano con sus dos estrellas Kenteris y Thanou.