Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Los domingos DOMINGO 6 3 2005 ABC FINANCIACIÓN Juan Guerra, un conseguidor que pisó mucho el juzgado entre 1992 y 1996 ABC Manuel Ollero, ex director de Carreteras, exculpado de cohecho en 1999 EFE en 2001, último ejercicio fiscalizado, de unos ingresos totales de 7.496.102 euros, el 60 por ciento (4.622.312) procedía de estos dos conceptos. El marasmo del anonimato En el apartado de fuentes de ingresos privados, la legislación presenta como lunar feo y visible el hecho de que se consientan las donaciones anónimas. Al no revelar los partidos el nombre de un elevadísimo número de benefactores, el organismo de tutela reconoce, en todos los casos, que no se ha podido comprobar el cumplimiento del límite legal establecido para las aportaciones privadas individuales Ese baremo está fijado en 60.000 euros por donante (ya sea persona física o jurídica) pero no hay ninguna constancia contable de que se respete. El único castigo previsto por la Ley 3 1987 se deriva de la prohibición de que las aportaciones privadas a cada uno de los partidos rebasen el 5 por ciento de la financiación pública destinada a todos ellos (unos 7 5 millones de euros) Si lo exceden, deberán devolver el doble de la diferencia a las arcas pública. Hasta ahora, no se ha penalizado a nadie. A pesar de que los números resultan turbios (seguramente los más llamativos sean los que jamás llegaremos a conocer) algunos de los oficialmente re- gistrados cantan al hilo del escándalo desatado en Cataluña por las denuncias de Pasqual Maragall: entre 1999 y 2001 Convergència Democrática y Unió (los dos socios de CiU presentan sus cuentas por separado) percibieron en donaciones anónimas 8.682.900 euros, con lo que superaron ampliamente las recibidas por el PP (6.885.052 euros) Una diferencia abismal si se tiene en cuenta el dispar peso demográfico de las zonas de implantación de la coalición catalanista y del Partido Popular, de ámbito nacional. En las Cortes, cuando se presentaron los datos del Tribunal de Cuentas, se lanzó al ruedo parlamentario un cálculo significativo: si el PP, arraigado en toda España, hubiera obtenido ayudas anónimas en la misma proporción que CiU en Cataluña, habría multiplicado por ocho lo que de hecho ingresó por esa vía. funcionamiento ordinario, en concreto la financiación pública procedente de los municipios, queda fuera de su control. La ley de 1987, por sus omisiones, ampara ciénagas en las que se sumergen todo tipo de aportaciones no clarificadas: las ya mencionadas, a través de los Ayuntamientos (que a menudo desprenden el hedor de la especulación con el suelo) o las que los Gobiernos autonómicos derivan a las Asambleas legislativas, en una práctica que, según el Tribunal, supone un indebido trasvase entre el Ejecutivo y el Legislativo, que en teoría goza de autonomía presupuestaria. La mayoría de los partidos tampoco rinden cuentas de su representación en el Parlamento Europeo. Convergència recaudó en cuotas y donativos anónimos el 60 por ciento de sus ingresos en 2001. Otros partidos, sólo un 15 por ciento CDC, PNV y EA poseen sociedades mercantiles y al PSOE se le han condonado créditos. Son vías de ingresos no previstas por la ley Condonaciones bancarias Otra lacra repetidamente denunciada es la condonación de deudas por parte de Bancos y entidades de crédito, una vía de ingresos sobre la que tampoco dice nada la Ley vigente y que urge regular. El PSOE, que con razón presume de un menor peso de las aportaciones anónimas en sus finanzas, es sin embargo el que más tiene que callar en este terreno. Aduce que no es ilegal: cualquiera tiene derecho a renegociar sus préstamos. Lo curioso (a lo mejor Maragall podría hacer también consi- Turbia financiación municipal A la vista de los cíclicos informes del Tribunal de Cuentas, es realista concluir que la financiación de los partidos está desbocada, carece de tutela efectiva y rebasa con mucho los balances oficiales. Como aperitivo, el propio organismo fiscalizador admite que la cuarta parte de los más de 150 millones de euros que las formaciones políticas reciben de las Administraciones para deraciones a este respecto en algún debate del Parlament) es que el PS, es el partido español que mayor deuda vencida acumula (14 millones de euros) casi la mitad de la conjunta de todas las formaciones políticas, cifrada en 32,9 millones. El PSOE nacional se sitúa en segundo lugar, con 6 7, y entre ambos copan el 60 por ciento de los créditos sin pagar. En su último informe Lluis Gavaldá, hombre de la Generalitat alcanzado por el caso Pallerols CLARA ISAMAT El Caso Ave se ve estos días. Los protagonistas, casi los mismos del Caso Filesa POOL