Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 3 2005 Internacional 35 El Gobierno mexicano estudia retirar el permiso a este culto practicado por malhechores. Ejemplo de sincretismo religioso, con raíces prehispánicas, la Santa Niña Blanca es casi tan popular como San Judas Tadeo o la Virgen de Guadalupe A la Santa Muerte le llegó su hora TEXTO MANUEL M. CASCANTE. CORRESPONSAL FOTOS GARCÍA GARCÍA Y AFP CIUDAD DE MÉXICO. En el altar del templo no hay un crucificado, ni vírgenes ni santos. Sólo la figura de un esqueleto elegantemente ataviada: la guadaña, en una mano; el mundo, en la otra. De sus falanges penden las ofrendas realizadas por los fieles: alimentos, tabaco, billetes, joyas... Si se le pide un favor, pero no se le da algo a cambio, se llevará a un ser querido Es la Santa Muerte de la parroquia de la Misericordia, en su capilla principal (tiene una veintena) de Tepito, uno de los barrios más duros de la capital; allí es posible encontrar cualquier cosa, siempre que sea ilegal, falsificada o peligrosa. Como cada primero de mes desde hace cuatro años, la muchedumbre se agolpa en la calle Alfarería portando imágenes de la Santísima en una procesión donde no faltan mariachis y algunos penitentes que hacen el recorrido de rodillas. El sahumerio no lo produce el incienso, sino la marihuana. Es la principal manifestación de un culto que cada día gana más adeptos en México, en especial entre el mundo del hampa. Casi tan popular como San Judas Tadeo o la propia Virgen de Guadalupe, la Santa Muerte celebra su festividad el Día de Difuntos, el 1 de noviembre, una de las conmemoraciones más celebradas en este país. Ahora, el Gobierno estudia retirarle la licencia como religión legal- -situación que le permite recaudar fondos y poseer propiedades- después de que un miembro excomulgado acusara a la congregación de obligar a sus adeptos a adorar a la muerte y no respetar sus propios estatutos. En México hay unas cinco mil sectas reconocidas. Una de las efigies de la Santa Muerte (sobre estas líneas) Un joven con dos imágenes, el pasado viernes en El Zócalo (derecha) ñoles, con la Inquisición, hicieron que fuera secreto, de modo que en muchas casas podían tener a la Virgen o al santo de su devoción y, también, en un lugar muy escondido, la imagen de la Santa Muerte Los fieles consideran a la Santa Niña Blanca o Señora de las Sombras un ángel o un santo, que mata por orden de Dios. Según la página web de la Red de la Santa Muerte, el culto a la muerte existe en México desde hace más de tres mil años. Los mexicas heredaron de épocas antiguas a dos dioses, Mictlantecuhtli y Mictecacihuátl, Señor y Señora del Mictlán, la región de los muertos, a quienes se encomendaba a los difuntos, y que también eran invocados por todo aquél que deseaba el poder de la muerte... Pero, volvamos a Tepito, donde la procesión va por libre... Yo tenía ya una sentencia de 6 años, pero un día me encomendé a la Santa Niña Blanca y, luego de dos años adentro, en un par de días ordenaron mi preliberación relata a Reforma Eduardo Ronquillo, quien estuvo preso acusado de robo. Antes de celebrar el rosario, un tipo vocifera contra la marcha organizada por David Romo este fin de semana para pedir la continuidad de su iglesia como creencia legal. ¡No estamos con él y no vamos a ir! Romo, que antes oficiaba las misas en el altar de la calle Alfarería, ya no se deja ver por allí. Tras el rezo, una señora llamada Doña Enriqueta reparte a los fieles chocolate con leche y pan dulce, a modo de eucaristía... Amén. Lejos de Roma y cerca de Dios La veneración a la Santa Muerte tiene un origen probablemente prehispánico, y en la actualidad está regida por la Iglesia Católica Tradicionalista MexUSA, o Misioneros del Sagrado Corazón y San Felipe de Jesús, independiente de la jerarquía romana e integrada por quince parroquias en Los Ángeles (California, EE. UU. y una en México. Es un grupo opuesto a las reformas del Concilio Vaticano II y a la autoridad del Papa. Para nosotros, esta situación no nos hace ni más ni menos católicos- -ha dicho monseñor David Romo, párroco del lugar- es más, hay un lema que dice Lejos de Roma y cerca de Dios y nosotros preferimos estar cerca de Dios y lejos del Papa Según Romo, a la iglesia acuden unas noventa personas al día, mientras que en sus misas participan doscientas o trescientas, dos veces por semana El párroco explica que este rito ha estado presente durante más de cinco siglos en México, sólo que los espa- Una imagen es llevada en procesión en la emblemática plaza de Ciudad de México San Jesús Malverde, patrón de narcos M. M. CASCANTE CIUDAD DE MÉXICO. No es segura la existencia de este Robin Hood de Culiacán (Sinaloa) bandido generoso que robaba a los ricos y repartía el botín entre los pobres, pero el culto a este santo laico se extiende ya desde Los Ángeles hasta Cali (Colombia) ¿Sus principales devotos? Los capos de la droga. Hace 135 años nacía, presuntamente, el hombre; el 3 de mayo de 1909 arrancaba la leyenda, con la muerte en la montaña de este bandolero que hoy cuenta con una capilla en el presunto lugar de su deceso. Protagonista de populares corridos y mañanitas Jesús Malverde pasó de proteger las labores rurales- -así lo muestran los exvotos en su tumba: tarros con la primera pesca de camarón o con el primer fruto de la cosecha- -a amparar causas perdidas, como la distribución de sustancias prohibidas. Así, hoy Malverde pasa por ser el patrón de los narcos mexicanos.