Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 DOMINGO 6 3 2005 ABC Nacional UN AÑO DESPUÉS DEL 11- M LOS TESTIMONIOS INSPECTOR DEL GEO Miembro del Cuerpo Nacional de Policía que dirigió el asalto al piso de Leganés Un islamista nos dijo: Esperad, os mandamos un emisario Era un terrorista con cinturón bomba El inspector del Grupo Especial de Operaciones cuenta en esta entrevista cómo se desarrolló el asalto al piso en el que se suicidaron los siete terroristas islamistas del 11- M. En su memoria guarda la cara pálida de Javier su compañero y amigo, muerto en la operación policial TEXTO: DOLORES MARTÍNEZ Recuerda que quería ir al cine con su hijo. Cómo lo podría olvidar si tiene grabado cada instante de ese día 3 abril, en el que junto con catorce compañeros, todos agentes del GEO, sufrió la explosión provocada por los siete islamistas que se suicidaron en Leganés. Lo tiene todo muy presente, en especial la muerte de su amigo Javier- -Francisco Javier Torronteras- Y en presente, el inspector que dirigió el operativo de asalto empieza a contar los prolegómenos de aquella jornada. Su voz aún tiene tono nasal porque la explosión le destrozó la nariz. Además, una cicatriz de no sabe cuántos puntos recorre su frontal derecho. Comienzan las vacaciones de Semana Santa y parte de los agentes de servicio están dedicados a la búsqueda del comando que atentó en el 11- M; otros han bajado al sur con motivo de Grupo de terroristas un secuestro. En la base no quedan muchos efectivos. Yo mismo estoy de libranza. Camino del cine, a eso de las cinco y media, recibo una llamada del comisario jefe. Le digo que voy al cine con el crío y él me dice que me olvide de películas y me acerque a la base de Guadalajara, que hay un tiroteo en Madrid. Vete para allá con los primeros que lleguen a la base me ordena. Mi chaval y yo damos media vuelta y antes de que llegue a casa para dejar al crío me vuelve a llamar y me asegura que la emergencia es muy grande, que me dé toda la prisa del mundo. Tanta me di que dejé al niño en la calle, pero cerca de casa, y me dirigí a la base. Antes de llegar, me vuelve a llamar el comisario y me repite que el tiroteo prosigue. Pero cuánta munición tienen esos tíos; lo normal es que se les acabe pienso para mí cuando estamos Operativo policial en Leganés Puerta volada por la Policía Cocina Ascensor 1 Planta GEO muerto por la explosión Jefe del operativo Puerta de emergencia El comando se mantiene alerta en la escalera Avenida Carmen Martín Gaite (Leganés) Escalera Infografía ABC cargando el vehículo. A las seis y cuarto recibo la cuarta llamada: Sal ya para Madrid con lo que tengas, el tiroteo continúa y hace falta que estemos allí Salimos diez y de camino me dan el teléfono de un comisario de Información que me dice que el tiroteo es en Leganés... -Entonces, salieron convencidos de que iban a un simple tiroteo... -Bueno, pensamos que era una intervención convencional y cargamos en los vehículos material para una intervención estándar. Durante el camino me volvió a llamar el comisario jefe para decirme que había conseguido contactar con otros cuatro geos y que él también se iba a trasladar. Cuando llegamos a Leganés nos fuimos acercando a la zona guiándonos por el helicóptero que ya sobrevolaba el lugar. Eran las siete. El comisario de Información me comenzó a dar noticias de lo que ocurría: que el tiroteo se había producido desde el interior del piso y que era posible que fueran los del 11- M. También me dijeron que era más que posible que tuvieran kilos de explosivo. A partir de ahí, comenzamos a elaborar nuestro plan táctico. ¿Qué datos tuvieron en cuenta? -Ratificamos que, en efecto, eran los de la matanza. Luego, estuvimos hablando con los vecinos para conocer la vivienda y ver la posibilidades de acceso. Pero cuando estábamos buscando los planos de las casas llegó un compañero policía que vivía en el portal de al lado contándonos que uno de los dormitorios de su casa daba pared con pared con la vivienda de los terroristas. Entramos en el piso del compañero y allí sentimos el nerviosismo que tenían los islamistas. Daban voces, gritos... No los entendíamos, pero los alaridos eran de sobra elocuentes. Para nosotros era muy valioso conocer la distribución de la casa porque de esa manera podíamos saber por dónde nos teníamos que mover para hacer que nuestra actuación fuera rápida. Y más aún sabiendo que tenían explosivos. ¿Cómo lo supieron? -Al principio había muchas dudas, pero también muchas posibilidades de que los tuvieran. Era un elemento clave para nosotros. Poco después supimos que en el 091 se había recibido la llamada de una familiar de los islamistas informando de que habían colocado explosivos en la puerta de la casa. No obstante, las dudas se mantenían. -Una vez conocida la distribución de la casa ¿qué hicieron? -Hasta las nueve, cuando se produjo la intervención, transcurrieron dos horas en las que tuvimos que analizar miles de elementos. Parece que en dos horas tienes tiempo para hacer miles de cosas, pero se nos pasaron volando. El plan de actuación lo empezamos a diseñar enseguida, aunque lo fuimos modificando sobre la marcha. Además, lo prudente en estos casos es negociar con ellos y lograr que se entreguen. En Leganés el mando policial formó una célula de crisis que fue valorando los datos que recibía del servicio de Información, de las Unidades de Intervención y del GEO. Nosotros explicamos al mando cómo iba a ser nuestra intervención. Y sobre las ocho y media de la noche nos dijeron que, como no había forma humana de acabar con la situación, teníamos que intervenir. En esos momentos pensamos que no iban a suicidarse, basándonos en dos factores: habían dado muestras de que querían vivir porque pudieron haber muerto