Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 La Entrevista DOMINGO 6 3 2005 ABC (Viene de la página anterior) En el 11- M propondremos colaborar con EE. UU. y la OTAN ¿Cuál será su postura final en las conclusiones del 11- M? -Me atrevo a apuntar algunas ideas importantes y que debemos tener claras: lo primero y más importante para luchar con eficacia contra el terrorismo es tener claro que al terrorismo no se le pueden buscar causas y razones, sino que hay que combatirlo con claridad. Ese principio que inspira el Pacto por las Libertades debía plasmarse en las conclusiones. En segundo lugar, deberíamos dejar meridianamente claro, cosa que algunos no acaban de entender, que en la lucha contra el terrorismo- -sobre todo en el de estas características- -es fundamental contar con la colaboración de Estados Unidos. El señor Bush no es un peligro para los derechos y libertades de la gente, como algunos pretender transmitir. El peligro para las libertades son los terroristas. La alianza con Estados Unidos es capital, porque el aliado contra el terrorismo es Bush y no Castro o Chávez. Ésa es una conclusión muy importante. En tercer lugar, hay que trabajar en la línea en que seguimos en los últimos años en la Unión Europea. Sé muy directamente, por mi experiencia de ministro de Interior, que eso no era fácil por los problemas de soberanía entre los Estados que no querían ceder. Pero normas como la orden europea de detención no me parece lo más razonable en este momento. -Y si se diera una situación de crisis institucional por las cesiones del Gobierno, la reforma de los Estatutos... -Yo en este asunto he hecho lo que he podido. He ido a ofrecerle ayuda, sin contrapartidas, incluso con disposición a hablar de su estabilidad. Si el Gobierno no lo acepta no es un problema mío. Hice lo que tenía que hacer y lo que querían una gran mayoría de españoles, aunque a algunos no les haya gustado. Ahora, como oposición, le insisto en que fije criterios sobre los temas y en que si quiere un acuerdo ha de ser de conjunto. Que el Gobierno no sepa lo que quiere hacer con España, es terrorífico. Si Zapatero no tiene votos para gobernar por defender España yo estoy dispuesto a hablar de eso, pero no ha querido y no tengo más que decir. ¿Qué balance hace de la labor del Gobierno en este arranque de legislatura? -Si se preguntara a un ciudadano normal qué ha hecho el Gobierno desde que lo es, ¿qué respondería? Yo recuerdo la retirada de las tropas de Irak, el matrimonio entre homosexuales... y tendría que un esfuerzo para citar algo más de importancia. Lo que sí ha creado es un problema territorial de colosales proporciones. Hemos debatido incluso una propuesta para irse de España. Ha acometido un cambio de modelo. Hemos pasado de un momento en que España estaba en racha de acortar distancias con la media europea de desarrollo. Ahora vive de la inercia y de la herencia, pero se ha roto el proceso. Además. se ha derogado el Plan Hidrológico Nacional, y la ley de calidad de la Educación, sin presentar alternativa. Y para rematar está una política exterior que tiene sorprendido al común de los mortales. En resumen, iniciativas de las que pueda presumir el Gobierno- -no yo- retirar las tropas de Irak, el matrimonio de homosexuales y la ley de violencia contra las mujeres cuya eficacia veremos, que no sé yo si estas cosas se arreglan a base de leyes. -Pero las encuestas denotan una buena imagen pública de Zapatero. -A esto de los estudios de opinión yo le doy un valor relativo. El CIS, que es el organismo más neutral de todos, dijo que a la consulta sobre la Constitución Europea iba a votar el 76 por ciento de los ciudadanos y lo hizo el 42. En las elecciones europeas el PSOE iba a ganar por 11 puntos y lo hizo por 2. En las generales el PP iba a ganar por mayoría absoluta y pasó lo que pasó. ¿Qué opina de las últimas escaramuzas de Zapatero y Moratinos para intentar verse con Bush y su secretaria de Estado? -Que hay que tener una cierta dignidad, y el problema no es buscar un sofá o ir corriendo detrás de un señor, sino generar las condiciones para mejorar las relaciones. Cuando va a Francia presume de retirar las tropas de Irak, cuando debate el plan Ibarretxe y vuelve a presumir de lo mismo no da pasos en la buena dirección para recuperar las relaciones internacionales. Es sorprendente que nadie le diga esto al presidente del Gobierno. No se trata de ir y entrega, decisiones como establecer una lista de organizaciones terroristas- -donde está, por cierto, Batasuna- -o la creación de equipos conjuntos de investigación han sido muy importantes y hay que perseverar. Y en cuar- to lugar, hay que dar entrada a la OTAN como instrumento que puede ser muy útil en la lucha contra el terrorismo. Todo las recomendaciones que han puesto están muy bien para ser más eficaces aquí, pero los puntos que cito son capitales. Somos partidarios de que las recomendaciones se hagan de manera conjunta. Aportaremos un documento de apoyo a las víctimas del terrorismo, que no están en la mejor de las situaciones. corriendo, porque acaba por caer en el ridículo. ¿A usted le informa Aznar de sus entrevistas con representantes de la Administración estadounidense, como la última con el vicepresidente? -Hablamos con periodicidad y tengo conocimiento de algunas cosas, que podría resumir diciendo que Zapatero tiene que hacer un gran esfuerzo. ¿Quiere decir que en la Casa Blanca siguen dolidos con el presidente del Gobierno? -Eso no me lo ha dicho Aznar, eso se ve. ¿Influye Aznar en el partido? -Aznar está fuera de la política y se dedica a las actividades de la fundación. En el partido nunca se ha metido en nada. En alguna ocasión hablo con él, le cuento cosas, y en muchos temas, igual que pido opinión a otras personas, se la pido a él porque la suya es una opinión cualificada que a mí me interesa. ¿Van a dar la batalla contra los planes del Gobierno en la ley audiovisual? -El PP tiene que trabajar en pro del interés general, y lo que hace el Gobierno en este terreno es una tremenda equivocación. La digitalización es el futuro y no podemos quedarnos atrás. Todo lo que sea llenar esto de televisiones analógicas nuevas, tengan o no posibilidades de funcionar o de ser rentables, supone un paso más en retrasar la digitalización, y eso como país es letal. Y la digitalización es más libertad porque hay más canales. Es, por tanto, más pluralismo, más progreso y modernidad, que es de lo que tienen que preocuparse los gobernantes. ¿Ustedes han encajado ya que son la oposición? -Yo lo encajé al medio minuto y el partido reaccionó bien en las elecciones europeas y los congresos regionales. En el Parlamento planteamos una oposición muy razonable. -Dicen que usted no se siente cómodo en el papel de oposición dura que le toca hacer en estos momentos. -Cada uno es como es, y yo, que aspiro a ser mejor, no tengo claro que sea buena una oposición feroz y de trinchera. Si se repasan los diarios de sesiones, me gustaría que alguien viera si a lo largo de la historia democrática alguien ha dicho alguna vez al presidente del Gobierno lo que yo le he dicho a éste. -Igual es un problema de talante... -Se debe hacer una oposición dura en los asuntos importantes. He hecho una oposición muy dura al plan Ibarretxe, en el debate de Presupuestos, y también en la retirada de las tropas de Irak y en el debate de la Constitución Europea. Yo quiero hacer una oposición dura y seria, pero no soy una persona estridente ni creo tampoco que eso sirva a ningún efecto. El sentir de los diez millones de españoles que votaron al Partido Popular y los algunos más que lo puedan hacer en el futuro no creo que sea que este partido haga oposición de trinchera.