Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5 3 2005 Los sábados de ABC 103 La adopción por parejas homosexuales es aberrante -Habla de la relevancia de la familia clásica y de la importancia de los papeles tradicionales de padre y madre. ¿Es partidario de la adopción de niños por homosexuales? -La familia tradicional tenía un apoyo de la sociedad que reforzaba la figura del padre. En esa familia, el padre era considerado como el individuo más importante, estableciendo una situación que llevaba a abusos. La fórmula que yo propongo para crear una pareja no necesita de ese apoyo social al papel del padre, se trata de un modelo de inspiración democrática. La adopción de niños por parejas homosexuales me parece simplemente una aberración. Una vez que han sido aceptados los controles de natalidad y los niños son claramente fruto de la voluntad de los individuos, se han convertido en verdaderos productos de los muchos que consumimos. Tenemos una relación con los niños igual que la tenemos con el coche que nos hemos comprado. Queremos que sean perfectos y para lograrlo intentamos seducirles. Si aceptamos dejar que las parejas de homosexuales adopten a los niños estamos radicalizando aún más el producto. La prueba está clara: las parejas que no pueden tener hijos quieren conseguirlos de la misma forma que se compra una cosa. Si de nuestros niños hacemos un producto, de los hombres del futuro haremos lo mismo. Esa es la primera de las razones. La segunda es que un niño construye su identidad sexual en gran parte de la identidad sexual de sus padres; si las parejas homosexuales quieren que tenga una conducta heterosexual, el niño lo que va a hacer es cuestionarse cuál es entonces la desgracia de sus padres y le va a crear un problema suplementario que los demás niños no tienen; si los padres homosexuales dicen que la condición de ellos es el ideal, entonces lo que sucederá es que caeremos en un proselitismo que no podemos aceptar. madre. Hace unas noches pudimos aplaudir con orgullo la actuación en el teatro de uno de mis hijos, que es un gran cantante de ópera. Puedo decirle que la madre de mis hijos les ha protegido frente a mis excesos y yo he hecho lo mismo: protegerlos de los excesos de su madre. ¿Volverá a estar de moda la Educación con mayúsculas? -Así lo espero. Es una cuestión crucial. Pero para este empeño es imprescindible la ayuda de los medios de comunicación. Hay que buscar el retorno de la Educación y el respeto. Y cuando digo respeto no hablo de ausencia de crítica: respeto es la clarividencia en puntos diferentes. Tenemos tanto respeto por nuestros hijos como ellos por nosotros.