Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5 3 2005 91 Raúl, Zidane y Owen, bajas del Real Madrid para afrontar hoy al Valencia en su persecución al Barça, que juega en Pamplona ATLETISMO CAMPEONATO DE EUROPA EN PISTA El día más largo de Reyes Estévez comenzó la jornada a las 7,30 de la mañana y se clasificó con brillantez y superioridad para las finales de 1.500 y 3.000 metros MANUEL FRÍAS MADRID. La de ayer era una jornada especial para Reyes Estévez en su afán por hacer doblete en 1.500 y 3.000 metros. Una jornada en la que no iba a ganar nada, pero en la que tenía mucho que perder. Por eso muy pronto sonó el despertador en su habitación del hotel. A las siete y media de la mañana. Desayunó de forma ligera acompañado por su entrenador, Enrique Pascual. Un poco de sobremesa en el mismo comedor y recorrió a pie los escasos cien metros que separan su hotel del Palacio de los Deportes- -bien abrigado, porque hacía mucho frío- A las nueve y media de la mañana ya se encontraban ambos en el recinto deportivo para calentar. Siempre serio. Reyes no admitió un segundo para la distracción. Apenas unos minutos antes de las 11 de la mañana tenía la primera cita con los 3.000. Por una pantalla había visto la carrera anterior, en la que corrió el que será su máximo rival en la final, el irlandés Alistair Cragg, el hombre que sorprendentemente batió a Kenenisa Bekele hace un mes en Boston en esta misma dis- tancia y consiguió a su vez la mejor marca mundial del año. Reyes sólo hizo un gesto, de decepción, por el mal papel de Penti Lo demás cumplió el guión. Dos carreras perfectas Fiel a su idea de ahorrar el máximo de fuerzas, corrió para clasificarse y en la última recta dio una alegría a los suyos al colocarse primero. Venían por detrás dos hombres muy rápidos y no quería sorpresas dijo. En la misma instalación realizó lo que su entrenador denomina el descalentamiento y recibió un masaje recuperatorio. Nuevo paseo hacia el hotel para comer. Lo hizo de forma escasa. No se puede llenar el estómago antes de una competición y, además, los nervios cerraban un poco el apetito. REUTERS Cumplió con el guión de reservar fuerzas, pero se presume un gran desgaste en la final de 3.000 de hoy Intentó dormir en la hora de la siesta. Inútil. Era un día con mucha excitación, en el que todos los ojos estaban pendientes de él y en el que no podía defraudar. Por lo menos lo voy a intentar había dicho en la víspera. Para las cinco y media ya estaba otra vez en el Palacio de los Deportes. Vuelta a la pista de calentamiento. La rutina de siempre. Y la misma táctica que por la mañana en la carrera de 1.500 (19,20 horas) Siempre fue en un segundo plano hasta la última vuelta, en la que se puso en segunda posición. No había que forzar más. Primero fue el también español Casado, que le fue haciendo todo el trabajo sucio. Y tras la carrera, de nuevo masajes, recuperación, una cena un poco más copiosa para recuperar todo lo que había perdido en el día y muy pronto a la cama para descansar. No es muy optimista su entrenador de cara a la consecución del tan ansiado doblete Mañana (hoy para el lector) Cragg le va a someter a un ritmo infernal, que le dejará muy tocado para la carrera del domingo El tiempo lo dirá. España jamás ha remontado un 2- 0 Estadísticamente, España puede darse por eliminada. Jamás en su larga historia en la Copa Davis, y lleva unos cuantos años (desde 1921) y unas cuantas eliminatorias (la actual es la 170) ha sido capaz de levantar un 2- 0 en contra. Aumenta todavía más la sensación de víctima que atenaza en estos momentos al equipo español el hecho de que a lo largo del devenir de la competición sólo se recojan 42 remontadas de estas características casi épicas, y de ellas sólo ocho se hayan producido en el Grupo Mundial. Sin embargo, queda un resquicio para la esperanza porque Eslovaquia sí que es uno de esos escasísimos equipos que llevando toda la ventaja el primer día acabaron perdiendo. Le pasó en 1998 frente a Suecia y con Kucera y Hrbaty, que perdió el quinto punto, de protagonistas. Hasta el momento las remontadas españolas sólo se han producido a partir del 2- 1, lo que ha sucedido diez veces. La última, el año pasado en la República Checa. Cumplió con nota el equipo español, salvo la longitud femenina y Penti M. F. MADRID. El equipo español sentó las bases de la presumible cosecha de medallas que debe empezar hoy sin falta. Manuel Martínez (peso) Canal (400) Beitia y Mendía (altura) y Casado e Higuero (1.500) además de lo apuntado antes de Estévez) se clasificaron para sus respectivas finales, y, además, causando una buena sensación. Martínez sólo necesitó un lanzamiento para irse a los 20,30, Canal ganó fácil su semifinal (46.72) y tanto Higuero como Casado esparcieron buenas vibraciones por la pista, además de las saltadoras de altura Beitia y Mendía, que siguieron entre las grandes. Las decepciones llegaron del lado de Penti en baja forma, y las saltadoras de longitud, Niurka Montalvo y Concha Montaner, que demuestran la crisis a la que se ve abocado el sector, que sigue apostando por una Niurka con 36 años sin que Montaner haya dado motivos para confiar en el relevo. Montalvo se quedó en 6,24, cuando ha llegado a los 6,49 este año. Pero lo curioso es que dijo que estoy físicamente como nunca Montaner hizo 6,19 y también salió contenta: Me he encontrado a mí misma señaló. Casado (derecha) y Estévez durante su carrera de 1.500 EFE