Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 SÁBADO 5 3 2005 ABC Toros Oreja para Lancho y Ambel Posada en la apertura de Olivenza ABC OLIVENZA (BADAJOZ) Los novilleros extremeños Israel Lancho y Ambel Posada cortaron una oreja por coleta en la apertura de la Feria de Olivenza. Con media entrada, según informa mundotoro, se lidiaron novillos de José Luis Iniesta, de juego desigual. Lancho, silencio y oreja. Ambel Posada, ovación y oreja. Alejandro Talavante, ovación tras aviso y silencio. Israel Lancho gustó al público en la que es su faceta más personal: la quietud. El espada extremeño, poco a poco, fue acortando distancias ante el noble cuarto bis, al que consiguió pegarle quince muletazos ligados en la distancia corta que emocionaron a los tendidos. Ambel Posada ejecutó una faena de pellizco al quinto novillo, el mejor de la tarde, con el que paseó un trofeo. Ambel Posada se sintió a gusto y realizó lo más pinturero de la novillada que abría ayer la Feria de Olivenza. Por su parte, Alejandro Talavante se mostró muy decidido durante su actuación, pero tropezó con el peor lote. FERIA DE LA MAGDALENA El Juli y Fuente Ymbro: el resultado no reflejó un buen partido Plaza de toros de Castellón. Viernes, 4 de marzo de 2005. Sexta corrida. Casi tres cuartos de entrada. Toros de Fuente Ymbro, muy bien presentados, enteros y nobles; compusieron una gran corrida; destacaron 1 (aun sin humillar) 4 y 5 Finito de Córdoba, de negro y plata. Media estocada (petición y saludos) En el cuarto, pinchazo y estocada. Aviso (saludos) El Juli, de blanco y oro. Media atravesada y descabello. Aviso (oreja que devuelve absurdamente y no pasea) En el quinto, pinchazo, media tendida y descabello. Aviso (saludos) Miguel Ángel Perera, de azul marino y oro. Estocada (petición y saludos) En el sexto, estocada rinconera (oreja y petición de la segunda) EDICTO El juzgado de lo Mercantil, número 1 de Madrid. 1. -Que en el procedimiento concursal número Concurso Ordinario 4 2004 referente al concursado Sociedad Comercial Gicarel S. L. se ha puesto de manifiesto en la Secretaria del Juzgado el día 15 de febrero de 2005 el plan de liquidación de los bienes y derechos del concursado, elaborado por la administración concursal. 2. -El deudor y los acreedores pueden, en el plazo de ocho días, computados desde la fecha en que ha quedado de manifiesto el plan, formular observaciones y modificaciones al mismo. En Madrid a 15 de febrero de 2005. El La secretario judicial ZABALA DE LA SERNA CASTELLÓN. Seguramente el resultado no refleje lo que fue el partido. A veces pasa, supongo, querido Enrique Ortego. Ves un buen partido y por hache o por be el marcador no recoge lo que de verdad ha sucedido en el terreno de juego, llámese ruedo o rectángulo. Aquí, por encima del marcador, El Juli mereció más comprensión u otro reconocimiento y la corrida de Fuente Ymbro, un mayor golaverage (en contra o a favor, que en los toros no se sabe) El Juli volvía a Castellón tras un año de ausencia o castigo; El Juli regresó con una corrida de irreprochable presentación, conviene decirlo y resaltarlo, porque cuando se le ha criticado por lo contrario también se elevaron titulares para menoscabo de su gloria. Y El Juli anduvo con el toro sencillamente perfecto. Incomprendido pero perfecto. Parte de la plaza le protestó una oreja de ley que debió pasear y no devolver. Porque por cuatro o cinco, o los que quiera usted contabilizar como voces protestantes, no debe ni puede dejar con el culo al aire a los que dieron la cara con el pañuelo al viento. Luis Miguel se los hubiese pasado por el forro de la taleguilla, a los contestatarios, una minoría. Tan bien sabe El Juli como yo que el premio era de una justicia indiscutible. Por cómo ligó, centró, sometió, endulzó y alargó las, en principio, cortas embestidas del fuenteymbro. Buen toro aunque no tan bueno como lo hizo él. Además el quite por chicuelinas, medios faroles y gaoneras recordó una juventud hoy madura. Julián volvió a estar en torero cabal con el encastado quinto, que derribó y mereció dos puyazos para tanta bravura. Por dos veces hincó los pitones en la arena, en inacabados volatines, pe- El Juli se dobla por bajo con uno de sus toros ALBERTO DE JESÚS Parte de la plaza le protestó una oreja de ley que debió pasear y no devolver. Luis Miguel se hubiese pasado a los cuatro contestatarios por el forro de la taleguilla ro no por falta de fuerza. La faena fue de menos a más. No era fácil conducir las continuas repeticiones. Había que estar listo para ganarle la acción, y lo estuvo. El escudo defensivo de la afición actuaba de frontón, como si no calasen sus méritos en los tendidos, en especial dos series con la mano izquierda, una ayudado por la espada, quizá por el viento molesto. De todo, brilló ese camino tan orteguiano andando o acompañando los viajes últimos hacia adentro, muy Ortega, transferida la lección por el verbo sabio y castellano de Domínguez, seguro. Esas cosas no calan, pero yo daría una mano por verlas con más frecuencia. Dos notas más: que El Juli se ha estilizado o el blanco le cae como un guante y que a pesar de no haber estocada contundente mereció dar la vuelta al anillo con fuerza. Sobraron un tanto de metraje y el aviso, y faltó su habitual contundencia estoqueadora. Finito de Córdoba interpretó el pase de la tarde, un ayudado por bajo que, envuelto en su vestido negro y plata, fue un cuadro, un cartel de toros, uno de esos momentos que guardas como oro en paño en la memoria de los recuerdos o en un lienzo de Parra o del maestro Puente, como aquel, también plateado, de Curro Vázquez bajo la lluvia de Madrid, en el mismo 94 en que Finito interpretó el toreo puro de sus años mozos, cuando no despedía a los toros hacia las afueras con esa muñeca que hoy es látigo expulsor. Aun con eso, dos naturales crujieron el aire; a pesar de ellos, con semejante lote, sólo él y su escasa ambición se cerraron la puerta grande. Las ovaciones al tercio supieron a poco. Excelente concepto El concepto del toreo de Perera es excelente. Pero le cuesta transmitir. Presenta la muleta plana, baja la mano, cuenta con cintura, y sin embargo hay un algo, tal vez su estatura o envergadura, que le cuesta superar; aunque ayer, ya lo he dicho, la sensibilidad de la plaza estaba a la cercana luna de Valencia. La diferencia de escala entre el tercero- -el más pobre de casta y calidad de la corrida- bajo de agujas y recortado, se hizo más patente; por empeño y cabezonería cortó la oreja al manejable sexto, cuando en el tramo último se fajó por circulares y bernadinas. Lo más auténtico lo había hecho antes por las dos manos. Sin la debida repercusión a su ligazón. Pero hecho queda. Alguien esperaría más chispa de los jandillas de Fuente Ymbro. De momento apuesto a que es la corrida de la Feria, con permiso de sus parientes de Jandilla y Victorino, por supuesto.