Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad SÁBADO 5 3 2005 ABC Religión La Comunión Anglicana expulsa a las iglesias de Canadá y EE. UU. por la ordenación de obispos homosexuales El cisma será definitivo si en 2008 no dan marcha atrás y piden perdón b La presión de la Iglesia africana obliga al arzobispo de Canterbury a pedir a las iglesias norteamericanas que abandonen el Consejo Consultivo Anglicano JESÚS BASTANTE MADRID. Ultimátum y suspensión de la comunión, para que reflexionen sobre sus acciones y pongan en práctica las directivas del informe Windsor De este modo explica un pastor anglicano afincado en España el dictamen emitido la pasada semana por el Sínodo de Primados Anglicanos celebrado en Irlanda, donde se invitó a las iglesias de Canadá y Estados Unidos a abandonar voluntariamente el Consejo Consultivo Anglicano, principal órgano representativo de las 38 provincias de esta confesión cristiana, que se reúne cada tres años. Al menos, hasta la próxima Conferencia de Lambeth, que tendrá lugar en 2008. ¿La causa? Las profundas diferencias de criterio respecto al tratamiento de la homosexualidad y, en especial, la consagración de obispos gay. El detonante de esta crisis, que ya es calificada sin tapujos como cisma por la gran mayoría de los representantes de la Comunión Anglicana, fue la ordenación de Gene Robinson, homosexual activo declarado, como obispo auxiliar de la diócesis norteamericana de New Hampshire. Repulsa a la consagración de Gene Robinson En España, la Comunión Anglicana funciona bajo el nombre de Iglesia Española Reformada Episcopal, confesión que profesan varios miles de ciudadanos de nuestro país. La consagración episcopal de Gene Robinson para la diócesis de New Hampshire provocó una airada reacción de los anglicanos españoles, quienes en una declaración oficial se manifestaban profundamente entristecidos y alertaban de las graves consecuencias que tal acción acarrearía para dicha Iglesia y para la vida de la Comunión Anglicana en su conjunto En su nota, la Iglesia Española Reformada Episcopal declaraba su repulsa a la consagración como obispo de un hombre homosexual practicante práctica que contraviene la enseñanza clara de las Sagradas Escrituras sobre la homosexualidad y el ministerio y la doctrina moral de la Iglesia cristiana sobre la sexualidad humana, expresada por los obispos en la Conferencia de Lambeth en 1998 Por ello, la confesión anglicana en España no reconoce como obispo de la Iglesia cristiana a Gene Robinson, ni aprueba a las personas de la diócesis de New Hampshire, ni a aquellas dentro de la Iglesia Episcopal Americana (ECUSA) que han promovido o apoyado la consagración de Robinson y pide el consenso de la Comunión Anglicana sobre la homosexualidad glicanos, 2,5 en Estados Unidos y algo más de medio millón en Canadá. Aunque el cisma tiene carácter temporal, podría convertirse en definitivo si, como parece, las iglesias de Norteamérica no rectifican. De momento, la Iglesia Episcopal estadounidense (ECUSA) anunció que aceptaría la retirada temporal de la Comunión Anglicana si esto supone la mejor vía para una unificación La Comunión Anglicana fue instaurada en 1534 por Enrique VIII, quien de este modo buscaba vengarse de Roma por no permitir contraer segundas nupcias. La máxima autoridad religiosa es la reina Isabel II de Inglaterra, aunque la responsabilidad real recae en el arzobispo de Canterbury, primus inter pares del resto de primados anglicanos. Pese a considerarse una Iglesia católica la Comunión Anglicana mantiene sensibles diferencias doctrinales respecto a los postulados de Roma, que se plasman en el rechazo de determinados dogmas, así como en la estructura y la doctrina moral. Así, los anglicanos tienen como única regla la Biblia, y consideran que sólo dos de los sacramentos (Bautismo y Comunión) son necesarios para la salvación. Gene Robinson, en la ceremonia en la que fue designado obispo auxiliar AFP Postura demasiado tolerante Durante la reunión del Sínodo de Irlanda, los representantes de los 77 millones de fieles anglicanos suscribieron un informe en el que se declaraban profundamente alarmados porque la enseñanza cristiana sobre la homosexualidad se ha visto seriamente menoscabada por los recientes acontecimientos en Norteamérica Por ello, requerimos a la Iglesia Episcopal (Estados Unidos) y a la Iglesia Anglicana de Canadá a retirar voluntariamente sus miembros del Consejo Consultivo Anglicano hasta 2008 En el documento final, los prelados anglicanos instaban al arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, a organizar un grupo de trabajo encargado de supervisar los conflictos que, a partir de ahora, puedan estallar en las parroquias de Estados Unidos y Canadá que se muestren en desacuerdo con la postura demasiado tolerante de sus obispos hacia los homosexuales. De hecho, el pasado año, un tercio de los representantes de esta confesión en Estados Unidos mostraron su profundo desencuentro con la postura oficial de la Iglesia Episcopal. La mayoría de los primados anglicanos critican la postura demasiado tolerante ante las uniones gay Crónica de una división esperada La Declaración de Montreal de 1994, recoge los principios fundamentales de la Comunión Anglicana. Entre ellos, subraya que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres a ser ordenados, pero no estipula la ordenación sacerdotal o episcopal de personas homosexuales. La Conferencia de Lambeth de 1998 asumió el debate existente desde 1978 sobre la ordenación de sacerdotes gays. No obstante, apuntó que no se iba a permitir la consagración episcopal de homosexuales. En diciembre de 2003, Gene Robinson, sacerdote homosexual, divorciado y con dos hijas, tomaba posesión de su cargo como obispo auxiliar de la diócesis de New Hampshire (EE. UU) De inmediato, las iglesias anglicanas de África declararon rota su comunión con los episcopalianos norteamericanos. El polémico dictamen de la Comunión Anglicana ha sido impulsado con fuerza desde África, continente que ya amenazó en noviembre de 2003- -días antes de la consagración definitiva de Robinson- -con romper sus relaciones con los episcopalianos norteamericanos por su herética decisión Tras la toma de posesión del obispo gay, 10 de las 38 provincias anglicanas declararon rotas sus relaciones con la Iglesia de Estados Unidos, instando al arzobispo de Canterbury a organizar una reunión de crisis que finalmente cristalizó la pasada semana con la salida temporal de los anglicanos estadounidenses y canadienses de la Comunión. África decide La principal figura en esta crisis ha sido la del primado de Nigeria, Peter Akinola, líder de esta Iglesia en el continente africano. Cabe señalar que África es el lugar del planeta con mayor presencia de anglicanos, con 40 de los 77 millones de fieles de esta confesión. Por países, Gran Bretaña continúa a la cabeza del Anglicanismo con 26 millones de fieles, seguida por Nigeria (17,5) Uganda (8) y Sudán (5) En Norteamérica viven 3,1 millones de fieles an-