Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SÁBADO 5 3 2005 ABC Salud INTERNACIONAL CARDIOVASCULARES España coopera en materia de trasplantes con Iberoamérica ABC MADRID. Médicos de once países iberoamericanos participan en la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en un programa de formación. Su objetivo es extender a estos estados el modelo español de trasplantes con el fin de mejorar la asistencia sanitaria y ampliar el número de intervenciones. El master supone el comienzo del programa Alianza un proyecto de colaboración a largo plazo en materia de donación y trasplantes de órganos, tejidos y células entre España y los países iberoamericanos. El programa ha sido diseñado por la ONT, en línea con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Uno de los objetivos es la creación de un registro iberoamericano de actividad de donación y trasplantes. De momento ya ha logrado sus primeros resultados al cuantificar las tasas de donación en algunos estados. Así, por ejemplo, mientras Uruguay encabeza la lista con 19,3 donantes por millón, países como Chile y Argentina no superan los 9 donantes en igual proporción, mientras Perú o Venezuela presentan tasas por debajo de 3 donantes. España, frente a ellos, tiene la tasa de donación más elevada del mundo, con un total de 34,6 donantes por millón. El consumo moderado de vino reduce el avance y aparición de la arteriosclerosis Un estudio europeo ratifica el papel de los polifenoles del vino tinto del Hospital Clínico de Barcelona ha dirigido esta investigación que confirma el papel del alcohol en la prevención de las enfermedades cardiovasculares G. ZANZA MADRID. Los polifenoles del vino, presentes en mayor proporción en el tinto que en el blanco, reducen la concentración de las moléculas de adhesión de linfocitos y monocitos al endotelio vascular. Esta acción logra un freno en la progresión y aparición de la arteriosclerosis, enfermedad inflamatoria que estrecha las paredes de las arterias por acumulación de placas de ateroma. Estas formaciones se convierten en uno de los factores de riesgo más importantes para padecer un posible infarto de miocardio o una trombosis cerebral. Un estudio europeo, liderado por el Hospital Clínico de Barcelona, ha ratificado, por dos vías, el efecto cardiosaludable del consumo moderado de alcohol, tanto para detener los efectos del ateroma como para la reducción de los niveles de tres marcadores sanguíneos de la inflamación: proteína C reactiva, fibrinógeno e interleukina 1 alfa. Los resultados han sido publicados en Atherosclerosis y American Journal of Clinical Nutrition Ramón Estruch Riba, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clinic de Barcelona, ha sido el investigador principal, junto al jefe del departamento, Álvaro Urbano- Márquez. La principal aportación no es tanto el conocido efecto cardiosaludable de pequeñas cantidades de etanol (alcohol) sino la diferencia entre la acción del vino tinto con la bebida que sirvió como comparación, la ginebra. En un grupo de 40 personas, de 37 años como edad media, se les pidió que consumieran dos vasos de 160 mililitros de vino al día durante un mes, y después la misma cantidad de alcohol al día (30 gramos diarios o 100 mililitros) en forma de gin tonic durante un mes. La ginebra es una bebida alcohólica prácticamente pura, recuerda Estruch, que no tiene- -a diferencia del vino- -polifenoles, por lo que las diferencias que se observaran tras el consumo de vino, y no tras la toma del gin tonic, habría que atribuirlas a los componentes no alcohólicos del vino (los polifenoles) Con estas premisas, se demostró que tanto vino tinto cob Un equipo mo gin tonic lograban varios efectos relevantes: reducción del fibrinógeno, aumento del HDL (colesterol bueno disminución de la capacidad de oxidación de las partículas del LDL colesterol y reducción de la velocidad de oxidación de LDL. Al mismo tiempo, se reducía la concentración de las moléculas de adhesión de linfocitos y monocitos, así como la adhesión de los monocitos al endotelio vascular. El consumo de ginebra sí que determinó posibles efectos negativos, como la reduc- A diferencia de otras bebidas alcohólicas evita el paso de los monocitos a las células endoteliales OFTALMOLOGÍA ción del ácido fólico o el aumento de algunas moléculas de adhesión. Entre las conclusiones destacan que la ingesta moderada de alcohol reducía algunos marcadores generales que intervienen en los procesos inflamatorios, como la proteína C reactiva, el fibrinógeno y la interleukina 1 en sangre. Pero la ingesta también moderada de vino posee efectos beneficiosos adicionales, que no los ofrecen otras bebidas alcohólicas, al reducir tanto las moléculas de adhesión monocitarias y endoteliales, como la propia adhesión funcional de estas células al endotelio. Por ello, al retrasarse el paso de los monocitos al interior de la pared de las arterias se evita la aparición y progresión de la arteriosclerosis. Estos efectos adicionales del vino sobre otras bebidas deben atribuirse, según los investigadores, a los componentes no alcohólicos, básicamente polifenoles. Los investigadores comprobaron que tras el consumo de ginebra había una reducción de la adhesión de los monocitos a las células endoteliales, pero después del consumo de vino la adhesión era prácticamente nula. Por ello, aseguran desde el Hospital Clínic de Barcelona, se trata de un trastorno funcional de los monocitos debido a la reducción de las moléculas de adhesión de su membrana tras un mes de consumo moderado de vino. Estas células- -añaden- al tener menos facilidad para penetrar al interior de la pared arterial, retrasarían el inicio y la progresión de la arteriosclerosis Distinción a Fernández- Vega por una lente difractiva MARTA FRECHILLA OVIEDO. Hace aproximadamente año y medio, el Instituto Oftalmológico Fernández- Vega fue el pionero en España de la implantación de la lente difractiva restor, un dispositivo intraocular que posibilita a los pacientes la visión de lejos y de cerca. Coincidiendo con la colocación de la número 1.000, los laboratorios que tienen la patente homenajearon a los doctores Fernández- Vega. El instituto es centro coordinador en toda Europa de la lente restor. La lente es intraocular y se implanta mediante una operación. Por un lado, a personas que padecen cataratas. Por otro, a aquellas que tengan un defecto de la visión, como miopía o hipermetropía, y al mismo tiempo sufran de vista cansada. Con una intervención con láser puede corregirse el primer problema, pero no el segundo. Con la lente difractiva restor, se atajan los dos, advirtió Luis Fernández- Vega, hijo. La relación con la dieta La investigación no midió el efecto del alcohol sobre una dieta de tipo mediterráneo y si éste complementaba otras posiblas acciones positivas. Ramón Estruch explicó que el estudio valoró la ingesta alimentaria de los pacientes y el nivel de ejercicio físico que desarrollaban. Así, se les recomendó una dieta pobre en polifenoles, con escasa presencia de aceite de oliva extra virgen o cebolla, y se les restringieron alimentos que podían elevar los niveles de colesterol, con el fin de poder precisar con mayor exactitud los efectos de la ginebra y del vino tinto. El consumo moderado de alcohol puede reducir la incidencia de cardiopatía isquémica entre un 10 y un 30 en las personas sin presencia de factores de riesgo y entre un 30 y un 40 entre los enfermos coronarias. Tradicionalmente se han vinculado los efectos positivos del vino con los valores de una dieta equilibrada, pero no por sí solo.