Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5 3 2005 Internacional 29 Seis meses después de la matanza de escolares en la ciudad rusa de Beslán, los interrogantes se suman a la incapacidad del Kremlin de ofrecer una explicación. Los familiares de los 331 muertos no ocultan su desesperación Las preguntas sin respuesta de Beslán TEXTO: RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Los familiares de los 331 civiles, en su mayoría niños, que perecieron en la escuela número 1 de la localidad de Beslán (Osetia del Norte) hace ahora justo seis meses, están convencidos de que las fuerzas de seguridad rusas actuaron movidas por el interés exclusivo de aniquilar a los secuestradores sin importarles en absoluto el precio en vidas humanas inocentes que acarrearía. La comisión de investigación creada al efecto no ha hecho todavía públicas sus conclusiones, factor que los afectados contemplan como una prueba más de que hay un interés evidente en ocultar lo que sucedió realmente. Sin precisar el lugar y la fecha, la Fiscalía General de Rusia anunció ayer la detención de cuatro presuntos cómplices de los terroristas que perpetraron la matanza de Beslán y la muerte de otros cinco que opusieron resistencia a la Policía. Los habitantes de Beslán, sin embargo, dan poco crédito a este tipo de informaciones por que creen que sólo pretenden crear una imagen falsa de eficacia de los órganos de seguridad rusos. El pasado jueves, cuando se cumplieron seis meses del fatal desenlace del secuestro en la escuela número 1, en donde había entonces más de mil personas entre padres, profesores y alumnos, los parientes de la víctimas acudieron a los cementerios a depositar flores y se reunieron después junto a las ruinas chamuscadas de lo que fue el recinto educativo. En Moscú, mientras tanto, una veintena de personas se manifestaban para exigir la dimisión del presidente Vladímir Putin y de todos los responsables de Osetia del Norte. Familiares de los muertos en Beslán guardan un minuto de silencio en los restos de la escuela el pasado jueves ¿por qué se inició el asalto a la escuela cuando en su interior permanecían aún la mayoría de los rehenes? ¿cuál fue el número exacto de terroristas que llegaron a Beslán? y ¿cómo lograron llegar y con la ayuda de quién? Tampoco está claro si las armas y explosivos utilizados en la acción terrorista fueron trasladados hasta allí por los miembros del comando o habían sido escondidas previamente, como aseguraron inicialmente ciertas informaciones oficiales, en un subterráneo excavado debajo de la biblioteca de la escuela. Según los afectados, las explosiones que sirvieron de pretexto para el inicio de la operación contra los terroristas pudieron haber sido provocadas desde fuera del edificio. Citando numerosos testimonios, el comité de víctimas sostiene que las fuerzas de seguridad rusas emplearon helicópteros artillados MI- 24, tanques, lanzallamas y pequeñas bombas de vacío. En definitiva, un arsenal poco recomendable si lo que se pretende es salvar la vida de los rehenes. Sin contar los 32 terroristas abatidos y las trece bajas que sufrieron los AFP Más de 1.300 afectados Uno de los congregados, un joven de unos treinta años, aseguró que la investigación sobre lo que acaeció en la escuela avanza con demasiada lentitud La única explicación es que están tratando de manipular los hechos afirmó el manifestante. En las últimas semanas, han tenido lugar numerosas acciones de protesta en Beslán. La carretera que atraviesa todo el Cáucaso Norte de este a oeste ha sido cortada por piquetes en varias ocasiones. Los familiares de las víctimas y todos aquellos que, directa o indirectamente, resultaron afectados por la matanza de la escuela alcanzan, según declaró ayer el vicefiscal general de Rusia, Nikolái Shepel, la cifra de 1.343 personas. El comité de coordinación elegido por ellos exige la dimisión del presidente osetio, Alexánder Dzasójov, y de todos los responsables de la Policía local. Las víctimas piden que se esclarezcan tres cuestiones fundamentales: miembros de las fuerzas especiales rusas, en la escuela de Beslán perdieron la vida 331 personas, de las cuales 172 eran niños. Hoy día, hay todavía más de un centenar de víctimas de Beslán, la mayoría menores, hospitalizadas con heridas graves en distintos hospitales de Moscú y de otras ciudades del país. Según el presidente de la comisión parlamentaria que investiga lo sucedido, Alexánder Troshin, antes de que acabe marzo se harán públicas las conclusiones del estudio realizado aunque habrá un apartado secreto que, por lo tanto, no se dará a conocer. El suicidio del ex ministro ucraniano del Interior compromete a Kuchma R. M. MOSCÚ. La extraña muerte, supuestamente por suicidio, del ex ministro del Interior ucraniano, Yuri Krávchenko, acaecida ayer en su residencia de las afueras de Kiev, ha disparado nuevamente las especulaciones sobre la implicación del ex presidente del país, Leonid Kuchma, en el asesinato del periodista, Gueorgui Gongadze. Los comunistas se unieron ayer a quienes exigen la detención inmediata de Kuchma y su entrega a la Justicia. Krávchenko, que ocupó la cartera de Interior entre 1995 y 2001, era uno de los principales sospechosos de haber ordenado la muerte de Gongadze, hace más de cuatro años, al parecer siguiendo las instrucciones de Kuchma. Existen unas grabaciones, cuya autenticidad han acreditado especialistas estadounidenses, en las que se oye una voz que parece la de Kuchma pidiendo a Krávchenko que silencie de una vez a Gongadze. Se da además la circunstancia de que el ex ministro del Interior ucraniano había sido citado para declarar ayer ante la Fiscalía General, cuyo máximo responsable, el juez Sviatoslav Piskún, había adelantado el miércoles que se conoce ya el nombre de la persona que dio la orden de asesinar al periodista Pero Krávchenko no acudió ayer a testificar ante Piskún. Su cuerpo fue hallado sin vida en su dacha de la localidad de Koncha- Zaspe. Oficialmente se habla de suicidio y de la aparición de un nota póstuma en la que culpabiliza directamente a Kuchma de la muerte de Gongadze, cuyas ácidas críticas contra el poder hicieron famosa su publicación digital llamada Ukrainska Pravda (La Verdad de Ucrania) Ciertas filtraciones, no obstante, aseguran que el ex ministro presenta dos heridas de bala y que fue un francotirador quien acabó con su vida. La comisión parlamentaria que investiga el asesinato del periodista, cuyo cadáver decapitado fue encontrado a principios de noviembre de 2000, dos meses después de su desaparición, había recomendado iniciar diligencias contra Kuchma y pedir su arresto.