Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional EL PARLAMENTO CHINO DEBATE NUEVAS REFORMAS SÁBADO 5 3 2005 ABC El presidente de China advierte que nunca tolerará un Taiwán independiente Arranca hoy la Asamblea Nacional Popular, que promulgará la llamada ley antisecesión b Esta normativa va acompañada del incremento del presupuesto del Ejército en un 12,7 por ciento y de la dimisión de Jiang Zemin, al frente del Comité Militar Central PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Antes de que la Asamblea Nacional Popular, el máximo poder legislativo de China, promulgue la próxima semana la llamada ley antisecesión para impedir que Taiwán declare formalmente su independencia, el presidente Hu Jintao lanzó ayer un claro aviso a esta isla reclamada por Pekín desde que se desgajó del Estado en 1949, tras el fin de la Guerra Civil. Nunca toleraremos la independencia de Taiwán y nunca permitiremos que las fuerzas secesionistas separen a la isla del continente advirtió Hu Jintao durante el encuentro que mantuvo con los representantes taiwaneses de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, el principal órgano asesor del Gobierno, y que estos días se reúne de forma paralela a esta especie de Parlamento del régimen comunista. A partir de hoy y hasta el próximo 14 de marzo, 2.988 delegados venidos de todo el país, algunos con sus pintorescos trajes tradicionales, asisten en Pekín a la tercera sesión plenaria de la X Asamblea Nacional Popular, que se convoca una vez al año para elaborar nuevas leyes o reformar viejas disposiciones. De las más de 4.400 propuestas recibidas por la Asamblea, la que más interés ha suscitado ha sido esta polémica ley antisecesión que amenaza con devolver la tensión al Estrecho de Formosa. De hecho, algunos analistas internacionales ya han alertado de que dicha normativa legitimaría a Pekín para emplear la fuerza militar en caso de que Taiwán, que en la práctica cuenta con un Gobierno soberano y elegido democráticamente, anunciara su independencia. Amenaza para China Si no nos oponemos y enfrentamos a los separatistas con decisión, supondrán una amenaza para la soberanía y la integridad territorial de China, ya que arruinarán las perspectivas de una reunificación pacífica y perjudicarán a los intereses generales de la nación aseguró Hu Jintao, quien acusó a las autoridades de Taiwán de minar el statu quo por el que la isla y el continente pertenecen al mismo país A pesar de este serio llamamiento, el portavoz de la Asamblea, Jiang Enzhu, negó que tal regulación sea una orden de movilización para la guerra y que el objetivo de la misma fueran los 23 millones de compatriotas que viven en la isla, a la que apuntan seiscientos misiles instalados en el continente. El presidente Hu Jintao (izquierda) y el primer ministro Wen Jiabao, ayer en Pekín Sin embargo, la aprobación de la ley antisecesión viene acompañada de otra medida a la que los delegados del Partido darán luz verde: el incremento del presupuesto del Ejército en un 12,7 por ciento, hasta llegar a los 247.700 millones de yuanes (22.859 millones de euros) A pesar de esta sospechosa coincidencia, el portavoz de la Asamblea desmintió que China se estuviera armando para un conflicto bélico y justificó el aumento del gasto militar en la modernización del equipamiento de los 2,3 millones de soldados que componen el Ejército de Liberación Popular y en los gastos sociales derivados de la jubilación de 200.000 de ellos. Estas cuentas suponen una pequeña parte del Producto Interior Bruto y son bastante bajas si se comparan con las de otros países se excusó Jiang Enzhu, sin citar a Estados Unidos, que ha suministrado a Taiwán un arsenal más que suficiente para defenderse de una hipotética invasión por parte de Pekín. Con independencia de cuáles sean las verdaderas intenciones del Ejecutivo chino, lo cierto es que la nueva hornada de líderes comunistas que tomó las riendas del poder hace dos años está mostrando una actitud bastante contundente no sólo con respecto a las reformas económicas que sirven para desarrollar el país, sino también en cuanto a su determinación política para convertir al gigante asiático en una superpotencia mundial. Hu Jintao: Si no nos oponemos a los separatistas con decisión, supondrán una amenaza para la integridad territorial de China Tecnócratas sonrientes Esta cuarta generación de tecnócratas sonrientes y de rostro amable, encabezada por el presidente Hu Jintao, asumirá definitivamente el relevo cuando su antecesor en el cargo, Jiang Zemin, dimita durante esta Asamblea del último puesto oficial que ocupaba: el de máximo responsable del Comité Militar Central. Aunque Hu Jintao, de 62 años, se convertirá a partir de ese momento en el líder indiscutible del régimen al aglutinar el mando político y el castrense, la sombra del otrora todopoderoso Jiang Zemin seguirá siendo alargada y sus influyentes aliados en el Comité Permanente del Politburó y en el Consejo de Estado podrían retrasar los cambios democráticos que aún necesita China. Policías de paisano pasan frente al Gran Palacio del Pueblo de Pekín AFP