Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Deportes VIERNES 4 3 2005 ABC GUILLERMO GIACOMAZZI Centrocampista del equipo italiano Lecce PERFIL Me callaré la próxima vez que me piten penalti El pasado domingo admitió en el campo que nadie le tocó y el árbitro anuló el penalti que había decretado. Su sinceridad le ha costado una amonestación y 1.500 euros TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Guillermo Suárez Giacomazzi (27 años, uruguayo del Lecce, Primera italiana) dice haber asimilado la ley del fútbol por un escarnio personal. Esto es para los vivos y es mejor hacer trampa El pasado domingo le ocurrió esto. Penetró en el área y cayó frente a Donatti, un defensa del Messina. El árbitro, Rizzoli, interpretó el tropiezo como penalti. Donatti reprendió a Giacomazzi y éste admitió que nadie le había tocado. El árbitro lo escuchó y reclamó la versión oficial al jugador del Lecce. No me ha tocado confirmó. A partir de ahí, le ha sobrevenido una cadena de calamidades. El colegiado anuló el penalti, le amonestó y el Comité de Competición le sancionó con 1.500 por tirarse. Este rara avis habló ayer con ABC desde Italia. ¿Cómo fue la jugada? -Una pared rápida, uno- dos, la pelota se me marchó larga y se me puso un rival delante. Le intenté esquivar y por eso caigo. Hasta me pareció falta, pero no fue simulación. ¿Y cómo surgió ese arrebato de sinceridad? -Instintivo. Me salió así. Se lo dije a Donatti, el árbitro me preguntó y fue justo que no cobrase el penalti. Es normal admitir a un rival que no es penalti. Lo extraño es que el árbitro lo escuche y lo anule. Lo primero que pensé fue que el línea le corregía. ¿Se siente un ejemplo o más bien un panoli? -No quiero ser ejemplo de nada. Fui honesto con el rival y con mi profesión. Todo sucedió en tres segundos. Ya sé que el fútbol es para los vivos, que la picardía forma parte del juego y que por esto tal vez es mejor hacer trampas, pero... Yo hice lo que hice por instinto. -Su equipo ganó 1- 0. ¿Se imagina lo que le hubieran dicho sus compañeros si pierden? -Mejor no pensarlo. No me dijeron nada. Nadie me regañó. ¿Y su técnico, Zeman (aquel que destapó el escándalo de dopaje en el Juventus) -Tampoco. Lo respetó y al llegar al vestuario me dio un golpe amistoso en la espalda. Un gesto amable. Luego no ha hecho ninguna declaración pública. ¿Tampoco en la calle? -Bueno, eso sí. Algunos hinchas me han dicho, ¿y por qué no te callas la boca? Pero poco más. Michels junto a Cruyff, quizá su mejor pupilo, en 2002 AFP RINUS MICHELS Entrenador de fútbol A los 77 años murió ayer, en un hospital belga, el General sobrenombre con el que se conocía en Holanda a uno de los mejores y más prestigiosos técnicos de la historia del balompié Parió el fútbol total ENRIQUE ORTEGO Guillermo Giacomazzi MARCO LEZZI -O sea, nadie le hace reproches, pero el gesto no servirá de nada. -Sí, se puede decir así. El fútbol no va a cambiar por mi gesto. Los errores del árbitro forman parte de este deporte para todo. Si todos los jugadores hicieran lo que yo tal vez el fútbol sería más limpio. Pero es imposible. En todos los sitios pasa lo mismo, en Inglaterra, Italia, España... Cuando un jugador pisa el área piensa en el penalti, en tirarse, antes que en el gol. ¿Y usted no se tira nunca? -No me he tirado en la vida. Jamás simulé. No soy chiquito, mido 1,85. Tampoco soy delantero. Y qué le voy a hacer. No me gusta tirarme. ¿Qué piensa entonces de los piscineros -Los piscineros ja, ja, ja. ¿Así los llaman en España? Hombre, asesinos no son. Son tramposos, cometen una ilegalidad, pero no matan. Le dan una mano a su equipo a base de engañar al árbitro. Los tramposos también son parte del fútbol. -Si vuelve a verse en una situación similar, ¿que haría? -Seguro que no actuaría de la misma manera. Si me pitan un penalti que no es, me callaré. No hablo, que ya dice el refrán que en boca cerrada no entran moscas. El fútbol está lleno de intereses, de dinero que vuela en un segundo. Un penalti puede significar una Liga, un Mundial, mucha plata. -Al menos es honesto. Ya anuncia que mentirá. ¿Y qué le voy a decir? Este deporte está montado así. MADRID. El fútbol siempre estará en deuda con Marinus Michels. Caían los últimos años sesenta y desde la pequeña Holanda surgió una enorme revolución futbolística de la mano de un técnico que no había destacado como jugador, pero que sorprendió mundialmente con sus visiones tácticas. Partiendo de la premisa de que el fútbol es la guerra y que el futbolista ideal es aquél que tiene hambre implantó una doctrina solidaria en su Ajax que le llevó a la cima- -ganó la Copa de Europa del 71- -y que luego trasplantó a la selección holandesa, que se transformó en aquella naranja mecánica que sólo cedió ante Alemania en la final del Mundial 74. Catorce años después, en la Eurocopa 88, Michels se inventó la segunda recolección de la naranja y ganó el título. Ya no tenía a los Cruyff, Neeskens, Krol, Haan y cía de su primera gran época, pero supo sacar jugo a otra generación prodigiosa, la de los Van Basten, Gullit, Rijkaard y Koeman... Fútbol total. Dos palabras para definir un nuevo concepto futbolístico donde todos atacaban y todos defendían, el movimiento de los jugadores era continuo y la condición física era la llave para desarrollar un pressing por todo el campo que entraba por los ojos y conseguía resultados. Su manual puede reducirse a media docena de conceptos. 1. El adversario debe ser exprimido en su propio campo. Congestionar el campo rival con 21 hombres significa cerrar espacios e impedir que hagan jugadas con libertad. 2. La salida en bloque a la hora del pase de un atacante es una jugada ofensiva y no defensiva. La idea es quitarle el balón al rival que va a lanzar, si es posible antes del propio lanzamiento. 3. Cuando se quita el balón al rival en su propio campo los defensas deben recular, así los espacios que faltarán al enemigo para armar su jugada aparecerán para los atacantes del propio equipo. 4. Ningún jugador debe tener posición fija. El jugador debe cumplir una función de acuerdo con la posición del campo en la que se encuentre. Si un atacante cae en su defensa será zaguero y viceversa. 5. Todos los jugadores deben estar para marcar al rival cuando éste tenga el balón. Ninguno puede liberarse de esta función. 6. El desgaste físico de los jugadores debe ser el mismo. Sólo el líbero, el cerebro y el goleador, pueden tener un desgaste menor. El jugador que no suda la camiseta explota al compañero de equipo. Creó la Naranja mecánica Nació en Amsterdam (9- 2- 28) Como futbolista jugó en el Ajax (1946 a 1958) Disputó 269 partidos y marcó 121 goles. Ganó 2 Copas (1947 y 1957) Fue 5 veces internacional. Como entrenador Ajax (1965- 71) Barcelona (71- 75) Ajax (75- 76) Barcelona (76- 78) Los Ángeles Aztecas (78- 80) Colonia (80- 83) Bayer Leverkusen (88- 89) Ganó 5 Ligas (4 en Holanda y 1 en España) 5 Copas (3 en Holanda, 1 en España y 1 en Alemania) y 1 Copa Europa (1971) Como seleccionador Cuatro etapas con Holanda: 1974; 1984- 86 como director técnico; 1986- 88; y 1990- 92. Campeón de Europa (1988) y subcampeón del mundo (1974)