Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 4 3 2005 Espectáculos 61 VIERNES DE ESTRENO EL MEJOR CINE CON ABC Ficha artística y técnica Director: Bryan Singer Guión: Bryan Singer y David Hayter Fotografía: Newton Thomas Sigel Música: John Ottman Protagonistas: Patrick Stewart, Hugh Jackman, Ian McKellen, Halle Berry, Famke Janssen, James Marsden, Anna Paquin, Rebecca Romijn- Stamos, Brian Cox, Alan Cumming, Bruce Davison, Aaron Stanford, Shawn Ashmore, Kelly Hu y, entre otros, Katie Stuart Pais: EE. UU. 2003 Duraciòn: 136 minutos La Patrulla X Stan Lee y Kirby crearon el cómic The uncanny X- Men en 1963 para la Marvel. Durante los primeros 66 números, sus protagonistas eran los quinceañeros Cyclops, Jean Grey (llamada entonces Marvel Girl) Beast, Angel y Iceman, a quienes no tardarían en unírseles Polaris y Havok todos guiados por el imperturbable Profesor Charles Xavier. De los malos, los más más importantes eran Magneto, Quicksilver y Scarlet Witch. La casa editora, Marvel, cerró en 1970 la revista por bajos ingresos. En 1975, tras cinco años de ausencia, los X- Men regresan con nuevos personajes que integraron una pandilla muy internacional de freaks casi deformes, como Nightcrawler, Storm, Colossus, Banshee, Thunderbird, Sunfire y Wolverine. dad de los humanos y de poder entregarse libremente, por ejemplo, a pulsiones tan fundamentales como la amorosa. Hay también como elemento habitual de la serie la desconfianza de los humanos, o la de algunos de sus gobernantes, hacia seres tan extraños que rozan las fronteras de la monstruosidad, un recelo agravado por la existencia de un grupo paralelo de mutantes, a las ódenes del siniestro Magneto, que pretende que estos seres especiales sean los que dominen el mundo. Película de impecable factura técnica que logra vibrantes escenas de acción, el cine concebido como superespectáculo y algo más. Con actores de primera categoría, como los magníficos Ian McKellen y Patrick Stewart, como Magneto y el profesor Xavier, respectivamente, además de Hugh Jackman (Lobezno) Halle Berry (Tormenta) Alan Cummings (Rondador Nocturno) Rebecca Romijn- Stamos (Mística) Y un largo etcétera de intérpretes convertidos en perfectos mutantes de variadísmos poderes. Una película que disfrutarán los más jóvenes tanto como los miembros de las sucesivas generaciones que se asombraron y emocionaron con aquellos inolvidables tebeos de la Marvel. Hugh Jackman es Lobezno, uno de los protagonistas de la película Los lectores podrán disfrutar de esta electrizante película de superhéroes, que forma parte de la colección Viernes de estreno adquiriéndola el próximo viernes al precio de 5.95 euros junto con el cupón que aparece en la sección de Televisión X- Men 2 La conjura de los mutantes TEXTO: JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Bien podría ser definida la Factoría Marvel como una suerte de Olimpo de los superhéroes, un universo poblado por una compleja mitología de semidioses tan raros por sus superlativas cualidades como cargados de problemas, no el menor de entre ellos el de verse obligados a salvar a la humanidad cada dos por tres. Los antiguos héroes del tebeo solían ser personajes de relieve individual, acompañados por algún ayudante o amigo, casi siempre de rango ancilar, que colaboraba en sus proezas y les sacaba de algún apuro. En la galaxia de los superhéroes, sublimación del imaginario titánico del pueblo estadounidense, se da, claro está, el caso singular (Superman, Spiderman, Hulk... pero adquiere especial cuerpo el acento plural, el conjunto de titanes que, unidos en un equipo, conviven, disputan, se complementan y colaboran en las cotidianas hazañas gracias a las cuales nuestro mundo puede continuar su marcha. La Patrulla X es, en este sentido, uno de los más representantivos y sin duda el más heterogéneo grupo de criaturas con superpoderes que encontrarse pueda en los predios del cómic. Surgió en 1963 de la prolífica imaginación del gran Stan Lee, el más fecundo demiur- go de héroes de papel, y de los lápices de Jack Kirby, ambos compusieron una pareja mítica en su género. Posteriormente, el grupo de superhérores mutantes dirigido por el profesor Xavier, un telépata fisicamente discapacitado, lo que le obliga a desplazarse en silla de ruedas, sufrió muy diversos avatares y pasó por las manos de varios dibujantes y guionistas, siendo el más significado de ellos Chris Claremont. La sintaxis narratativa del cine y la del cómic, con su sucesión de planos y viñetas, tienen muchos puntos en común, lo que facilita el trasvase de un medio a otro. El perfeccionamiento de los efectos especiales propiciado por la tecnología digital tiene bastante que ver en la avalancha de personajes del cómic que ha saltado en los últimos años a las pantallas cinematográficas. Entre todas esas adaptaciones, la de las aventuras de la Patrulla X, más conocida ya por su denominación anglosajona de X- Men, puede considerarse modélica por su fidelidad y soberbia por los valores fílmicos con que ha sido realizada bajo la batuta de Bryan Singer, un cineasta con tan estupendo olfato como capacidad para transmitir emociones y narrar una historia. Películas suyas anteriores, como Sospe- chosos habituales (1995) y Verano de corrupción (1998) dan fe de su talento para mantener la tensión de una trama. Singer se encargó de X- Men (2000) la primera entrega cinematográfica de las aventuras de los mutantes, y el éxito obtenido animó a esta continuación, X- Men 2 (2003) que supera en espectacularidad a la anterior. Pero sería injusto valorar este filme unicamente por la fantástica pirotecnia de sus efectos especiales, que es, efectivamente, para descubrirse. XMen 2 desarrolla un argumento en el que, en paralelo a la necesaria situación de peligro que los superhéroes deben solucionar, se dan otras complejidades argumentales como los problemas de identidad de los mutantes: los superpoderes que les convierten en seres especiales son contemplados también como una suerte de condena que les aparta de la confortable cotidiani- Película de impecable factura técnica que logra vibrantes escenas de acción, así pues, cine de superespectáculo