Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Espectáculos VIERNES 4 3 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO LAURA LINNEY Actriz. Protagonista de Kinsey En Estados Unidos hemos construido nuestro carácter nacional sobre el puritanismo LOS ÁNGELES. A primera vista pasaría inadvertida; ni guapa ni fea, Laura Linney entra en la categoría de chica corriente y moliente. Sin embargo, Hollywood no sólo da cabida a actrices despampanantes con dudosas facultades interpretativas, y ella es un claro ejemplo. Buena actriz como pocas, ha sabido empaparse del mundo de la actuación desde muy temprana edad. Su carrera cinematográfica empezó a despegar tras una larga experiencia en Broadway, y poco a poco su valía empezó a hacer eco en Hollywood. En Kinsey película por la que ha sido candidata al Oscar como mejor actriz, interpreta sobriamente a la mujer de Kinsey (Liam Neeson) famoso por su revolucionario libro sobre el comportamiento sexual de los americanos. -Después de hacer este papel, ¿qué ha aprendido sobre el sexo? -Más que los detalles específicos sobre lo que la gente hace sexualmente, lo que me fascina es la relación de Estados Unidos con la sexualidad. Saber lo analfabetos que éramos en este aspecto. Desde nuestro pasado puritano, pasando por los tiempos victorianos, hasta Kinsey en el siglo XX. Me interesa el diálogo que se crea entre sexo, religión, gobierno, educación, dinero y publicidad. Y todas estas cosas con el mundo del entretenimiento. -La película es muy oportuna, ya que el país está viviendo bajo una nueva ola de conservadurismo. -Es una de las consecuencias de haber sido creados bajo el paraguas del puritanismo, y eso ha construido el ca- Después de participar en películas como Las dos caras de la verdad El Show de Truman o Mystic River Laura Linney ha recibido el reconocimiento por su trabajo en Kinsey TEXTO: TOM HORLOW Laura Linney, en una imagen de la película rácter nacional, se quiera o no se quiera. Es parte de Estados Unidos. Es lo mismo que pasa en Inglaterra con tener éxito. Mi teoría es que está relacionado con el antiguo sistema feudal. -Dado el estado del país, ¿piensa que la película puede verse envuelta en algún tipo de polémica? -Nunca se sabe. El país ahora está profundamente dividido. Así que asumo que habrá tanta gente en contra como a favor. Pero es imposible predecir qué pasará. -Si estuviera casada con alguien como Kinsey, obsesionado con una profesión como la investigación sexual, ¿cómo cree que le afectaría? -Yo también lo estoy un poco, pero quiero pensar que lo entendería. No es fácil estar casado con alguien que está al cien por cien entregado a su trabajo. Por más que pudiera intelectualizar sus motivos, no sé como reaccionaría. Lo único que he aprendido es que nunca sabes cómo vas a reaccionar hasta que te encuentras en una situación. -Ser actriz, de alguna forma, le pone en la misma situación, sobre todo cuando hay que rodar escenas sexuales. ¿Cómo lidia con ello? -Has de tener una relación con alguien que entienda de qué va tu trabajo y que entienda que un papel (por muy explícito que sea) no es una amenaza a la relación. Eso es más fácil si tu relación es sólida. El hombre con el que estoy ahora sabe que tiene que entender eso. Sin embargo, se le tiene que explicar la situación y eso no es fácil, sobre todo para los hombres. Elisabeth Shue: Quiero hacer los papeles que a mí me gustan, mujeres complicadas y extremas R. G. O. LOS ÁNGELES. Elisabeth Shue se dio a conocer mundialmente por su papel de prostituta en Leaving Las Vegas por el que fue candidata al Oscar como mejor actriz. Sin embargo, su carrera ha ido desde entonces dando bandazos, con películas como El hombre sin sombra Palmetto o La prima Bette Quizás esa sea la razón por la cual Elisabeth está ansiosa de producir sus propios proyectos en un futuro. Ahora prueba suerte de nuevo en El escondite junto a uno de los actores con los que siempre soñó actuar, Robert De Niro. Para completar el trío les acompaña Dakota Fanning, el nuevo prodigio infantil hollywoodiense. Elisabeth Shue califica la experiencia de compartir plató con De Niro de fantástica. Siempre tuve la ilusión de trabajar con él y con esta película lo he conseguido. Además de ser un gran actor con un talento inmenso, es una per- sona encantadora No se sintió, asegura, intimidada por la fama ni la presencia del actor. Es un actor tan generoso que no te hace sentirte incómoda. Lo que tengo es un gran respeto por él como actor, y a veces te quedas sorprendida de lo maravilloso que es trabajar con él. Es muy gracioso y tiene muy buen sentido del humor; lo que pasa es que es extremadamente tímido Lo que aparentemente parecía que iba a ser una carrera imparable después de Leaving Las Vegas no ha tenido la continuidad esperada. Terminé la universidad, que era una asignatura pendiente que tenía, y luego he tenido que cuidar a mis hijos, lo cual lleva mucho tiempo. Volví a Harvard porque en su momento no valoré la importancia de los estudios y el privilegio de poder realizar una carrera Aun así- -apostilla la actriz- he seguido trabajando, pero en proyectos que no han tenido tanta repercusión en los medios de comunicación, y por eso se tiene la idea de que no he trabajado. De todas formas, a estas alturas de mi carrera lo que me apetece es empezar a producir las historias que a mí me gustan. No puedes esperar a que te ofrezcan el papel de tu vida porque puede que no ocurra y me apetece hacer historias que me llaman la atención por algún motivo Niega que no se hagan papeles interesantes para mujeres: El problema es que los papeles buenos siempre van para las mismas actrices. Y yo no voy a esperar, quiero hacer los papeles que a mí me gustan. Mujeres complicadas y extremas, historias que tengan algo de enjundia Confiesa Elisabeth Shue su fascinación por su compañera de reparto en la película, la niña Dakota Fanning a la que define como un ser excepcional. Si mis hijos quisieran dedicarse al cine, espero que lo hagan disfrutando como lo hace ella Elisabeth Shue