Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Espectáculos VIERNES 4 3 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO Amenábar: Los aplausos para Javier son una prueba de que fue injustamente excluido El cineasta volvió de Hollywood y asegura haber soñado ya con su próxima película no es un problema, me siento bien, lo que pasa es que ese mundo de supuesto glamour no es de mis cosas favoritas dice el director JOSÉ EDUARDO ARENAS MADRID. Alejandro Amenábar llegó de Hollywood con la satisfacción reflejada en la cara. Pese a ello, el trabajo del último año y, en especial, el de los últimos meses promocionando Mar adentro en su carrera por la consecución del Oscar, le ha puesto las defensas como para ir recogiéndolas por el suelo. Su reconocida capacidad para salvar cualquier obstáculo que se le ponga por delante ha hecho posible que ayer reapareciera medio nuevo en Madrid con algunos de los protagonistas de su galardonada película. El acto se celebró en la Casa de América, donde la expectación y poder de convocatoria quedaban reflejados por la cantidad de cámaras de televisión y periodistas que, pese al frío reinante, permanecieron impertérritos a la intemperie al menos desde una hora antes de que llegaran el feliz grupo. La puntualidad de la que hace gala el cineasta es una de sus mejores armas para empezar con buen pie cualquier rueda de prensa. Y allí estaban todos, puntuales. Dio las gracias a los medios españoles e internacionales por el apoyo y cariño que hemos sentido desde que empezamos con esta película El afecto de los actores hacia el director era palpable en su forma de mirarle. Bardem estuvo en todo momento pendiente de no decir ni una palabra de más para dejar el protagonismo al oscarizado realizador. Belén Rueda se mantuvo en el mismo tono, casi protocolario. El éxito les sienta bien, tanto la actriz como el actor estaban resplandecientes. b Estar en Hollywood hombre al que no le gusta hablar de su vida privada, aunque no se niegue a contestar cuando se le pregunta. Me gustaría seguir como hasta ahora, que la gente no me observe por la calle Aun así, mantiene la sensación de sentirse en Hollywood un poco merluza, y no me refiero a la alfombra roja, sino en la noche anterior, en los premios Independent Spirit. El publicista va paseando a la gente y te van haciendo entrevistas, pero la prensa no se queda con la cara de los directores. No hubiese sido igual de haber estado Javier conmigo, porque es muy conocido allí. La sensación pasa por el besugo, el rodaballo y la merluza, que soy yo. Y así me siento, merluza, o merluzo, y director extranjero. He agradecido también su interés y respeto. El estar en Hollywood no es un problema, me siento bien, lo que pasa es que ese mundo de supuesto glamour no es de mis cosas favoritas en el proceso de promoción de una película Es consciente de que en esta historia de los premios se quedan muchas películas buenas en el camino. Este premio es un icono De la relatividad a la hora de valorar las películas por parte de los miembros de la Academia, el director repite que lo de ganar no significa automáticamente que has hecho la película en lengua extrajera mejor del año. Si hablamos de un Oscar hablamos, de alguna manera, de un icono, por la tradición, por la gente que lo da. Eso pasa con cualquier premio, bien sea de cine, literario, de pintura o de un festival. Siempre habrá quien no esté de acuerdo, con su polémica incluida. Entra dentro de la subjetividad. Un Oscar, aunque sólo sea por la ilusión que sabes que hace a mucha gente, es una maravilla ganarlo. Hubo aplausos para Javier. Fue una prueba de que en la Academia se ha valorado su trabajo y de que estuvo injustamente excluido de entre los cinco candidatos finales Contó Amenábar que no coincidió con Clint Eastwood en la ceremonia, aunque en el viaje anterior que hice con Bardem nos felicitó. La película tiene mucho que ver con el universo de Spielberg. Saber que le ha gustado ha sido uno de los mejores premios del año Del abandono de Almodóvar de la Academia Española de Cine, opinó que es una decisión personal de él y de Agustín Almodóvar. Ya había sucedido con Garci, y Aranda no ha sido nunca miembro de dicha institución. Es una decisión que respeto profundamente Amenábar, flanqueado por sus protagonistas, Javier Bardem y Belén Rueda Tampoco se quedó en el tintero el que durante la promoción del filme decidiera salir del armario desde la portada de Zero Quise hacerlo con la mayor discreción posible, porque no me gusta ir poniendo en portada mi vida privada. Por otro lado, no voy a negar que en un momento de promoción, en la que estás concediendo entrevistas, no se le puede negar a un medio de contenido gay para que no se sepa que yo lo soy. Lo más lógico es ir con la verdad por delante e intentar medir el tema. Insisto, me gusta que se hable de mis películas y no de mi vida privada La fatiga mental de los días previos al Oscar tiene que ser de tal calibre que confiesa haber soñado ya con mi próxima película Una válvula de escape, quizás. Pero Amenábar se toma en serio el sueño, porque ya hay alguna historia en su cabeza. Son cosas prematuras que no hay que hablar de ellas. Lo que puedo asegurar es que será una película que me apasione tanto al hacerla como a los espectadores verla después. Pondré mucha carne en ella Finalmente, Amenábar relató que lo primero que hizo tras obtener el Oscar fue llamar por teléfono a Javier y después a Belén La película tiene mucho que ver con el universo de Spielberg, y saber que le ha gustado a Clint Eastwood ha sido uno de los mejores premios del año En un momento de promoción, cuando estás concediendo entrevistas, no vas a negársela a un medio de contenido gay para que no se sepa que yo lo soy La prensa de EE. UU. no se queda con la cara de los directores. No hubiese sido igual de haber estado Javier Bardem conmigo, porque le conocen Si sale mal, la culpa es mía Amenábar calificó el momento de recoger el Oscar como relajante, en el que que te sientes muy bien. Pero no olvidemos que no es el premio al mejor director, sino al filme y para todos los que hemos participado en él. Lo he dicho en otras ocasiones: si esto sale mal es culpa mía, y si sale bien es responsabilidad de todos... Antes de la ceremonia y antes de que salga el premio te pones algo nervioso. Javier ha pasado también por ese trance. Es verdad que sientes la presión de toda la gente que desde España te está siguiendo Es un