Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Cultura VIERNES 4 3 2005 ABC Martínez Laínez novela la primera guerra carlista con El rey del Maestrazgo Luis Alberto de Cuenca y Antonio Gómez Rufo presentaron la obra sobre el general Cabrera T. DEMICHELI MADRID. Fernando Martínez Laínez recrea la primera guerra carlista (1833- 1840) a través de la biografía del general Ramón Cabrera, a quien se co- Martínez Laínez, ayer en Madrid SIGEFREDO nocía no como el rey sino como el tigre del Maestrazgo obra que ha publicado Martínez Roca. El poeta y ex secretario de Estado de Cultura calificó la novela como un libro coral que se lee apasionadamente y que es muy fácil de seguir. Tiene una tensión épica muy objetiva, casi brechtiana, y sus influencias literarias pueden rastrearse en autores como Baroja, Valle- Inclán, más en segundo plano los Episodios Nacionales de Pérez Galdós, y en las novelas por entrega del siglo XIX De Cuenca asimismo destacó que la trama incluía personajes novelescos que el autor o ha inventado o, si es que fueron reales, los ha calentado Gómez Rufo hizo disquisiciones sobre la naturaleza de la novela histórica que se transformó profundamente con la aparición de El nombre de la rosa de Eco, y a la que calificó de intergenérica. Señaló que la obra de Martínez Laínez está magníficamente documentada y es pedagógica Y aunque los carlistas, a su juicio, son lo peor de lo peor: facciosos, abominables y machistas no pudo menos que calificar a Cabrera como uno de los grandes personajes de nuestra Historia una Historia que no es peor que la de las grandes naciones europeas, como Francia o Inglaterra, aunque muchas veces no podamos estar orgullosos de ella. Desde la desgraciada actuación contra Napoleón en la Guerra de la Independencia, hasta la Transición, se perdieron doscientos años concluyó. Novela conductista y barojiana Por último, intervino el autor, quien aceptó, sobre todas, la influencia barojiana, se adscribió al método narrativo conductista propio de la novela negra, que indaga en los personajes por lo que hacen y no por lo que piensan o quisieran ser Asimismo, señaló que la novela da cuenta de la primera guerra carlista, que fue larga, prolija de episodios, algunos heroicos y otros, tristes y detestables y que ha novelado muy especialmente el episodio del asedio de Madrid, que no está explicado, porque no se sabe exactamente por qué se dio orden de retirada a las puertas de la capital circunstancia que achaca a maquinaciones en el entorno de la Regente, Doña María Cristina, que bien pudo buscar una salida al conflicto dinástico arreglando un matrimonio de Isabel con la sedicente rama carlista. Martínez Laínez coincidió en señalar que las consecuencias de la Guerra de Independencia fueron un desastre pues la reacción contra Napoleón se convirtió en un sentimiento de repulsa contra el liberalismo, lo cual impidió una evolución natural de la Ilustración hacia formas liberales