Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 VIERNES 4 3 2005 ABC Madrid El hallazgo del tronco de un hombre eleva a cinco los asesinatos en una semana En el vertedero de Valdemingómez, horas más tarde, se encontraron también los brazos b Los restos los encontró un operario de la planta cuando éstos iban a ser clasificados en una cinta transportadora: hubiesen terminado compostados o incinerados Un cadáver descuartizado aparece en un vertedero M- 30 A- 2 Coslada Torrejón de Ardoz El cadáver se encontró seccionado a la altura de las rodillas, sin brazos y sin cabeza Boadilla M- 50 M- 40 Madrid M- 45 CARLOS HIDALGO MADRID. Desnudo, sin cabeza, brazos ni piernas. Es decir, sin ningún miembro que pudiera facilitar su identificación. Así fue cómo apareció ayer por la mañana el tronco mutilado de un hombre en el interior del vertedero municipal de Valdemingómez. Se trata del quinto asesinato en la última semana. Los hechos ocurrieron a las 10.12 horas de ayer, cuando un operario se percató de que en una cinta vibrante del Centro Integral de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos Las Lomas, en el mencionado complejo, circulaban los restos de un ser humano. Antes, lo que quedaba del cadáver había sido vertido, junto al resto de inmundicia, por un camión que recoge basura en uno de los distritos de la capital, aún por determinar. Los residuos con los que viajaba el tronco del fallecido venían en lo que se denomina un contenedor de rectos: es decir, aquellos en los que no hay envases, por lo que, si no hubiera sido porque el trabajador se percató de tan macabro hallazgo, el tronco del fallecido habría terminado en compostaje o incinerado. El trabajador, descompuesto ante los restos del mutilado, dio la voz de alarma, y se llamó al 091. Pronto, agentes de la Policía se personaron en el lugar, y el Grupo X de Homicidios se puso manos a la obra en la investigación. Ya por la tarde, sólo quedaban por encontrar la cabeza y las piernas del muerto, puesto que se descubrió que los brazos estaban escondidos en varias bolsas. Las pesquisas policiales han determinado que el cuerpo no quedó descuartizado al entrar en Las Lomas, sino que alguien, en algún barrio de Madrid capital, se encargó de cortarlo y separar del tronco aquellas partes que facilitan la identificación de un hombre de raza blanca que, al cierre de esta edición, continuaba en el anonimato. El Grupo X de Homicidios decidió seguir el protocolo de actuaciones típico en este tipo de casos: por un lado, rastrear la lista de desaparecidos; además, buscar alguna marca entre los miembros- -natural, una cicatriz o un tatuaje- y analizar, si hiciera falta, restos de la piel o de vello para estudiar el ADN de la víctima. De cualquier manera, el hallazgo de las manos Rivas R- 3 Arganda del Rey Alcorcón Móstoles Getafe N- 401 A- 3 Partes del cuerpo encontradas A- 5 R- 5 Fuenlabrada N- 409 A- 4 Vertedero de Valdemingómez Esquema de la planta de reciclaje y compostaje Puentes grúa Partes que faltan del cuerpo Lugar donde un operario localizó el tronco del cadáver Criba giratoria Triaje Separador Magnético A incineración Recepción Foso de recepción de basura Vidrio Papelcartón Residuos voluminosos Aluminio Plásticos Magnéticos Triaje Separador A compostaje Magnético Magnéticos Poco después aparecieron los brazos en una bolsa de basura Infografía ABC Vidrios Aluminio de la víctima, ya por la tarde, resulta capital para determinar su verdadera identidad. Una zona complicada Además, los agentes policiales ya tienen identificados los camiones en los que pudo llegar el cuerpo, puesto que éstos penetran en Las Lomas con un número de referencia. Una vez allí, el contenido de los camiones se vierte en los llamados fosos de recepción, que tienen una capacidad de almacena- miento de dos días- -por lo que el muerto podía llevar ese tiempo allí- -y un volumen de 6.700 metros cúbicos. Aquellos objetos inservibles que pueden perjudicar el proceso son retirados por los operarios mediante unos pulpos que los separan y los depositan en contenedores. Así, pasan a los alimentadores vibratorios, que, a baja velocidad, permiten a los trabajadores la separación de los objetos voluminosos, vidrio y grandes embalajes de cartón antes de la entrada al tromel de se- paración de materia orgánica. Fue en ese momento del proceso, previo a la trituración, donde el empleado hizo el luctuoso descubrimiento. Valdemingómez (Villa de Vallecas) está muy cerca de un poblado marginal, donde se han edificado viviendas ilegales, incluso chalés. Desde hace dos años se está convirtiendo en un foco de delincuencia. Cerca también hay un campamento para inmigrantes de países del Este de Europa, dentro del proyecto de integración APOI. Cae una banda de aluniceros y su botín de joyas, armas y drogas ABC MADRID. Agentes de la Policía detuvieron a seis individuos que formaban un grupo de aluniceros a los que se acusa de asociación ilícita, seis robos con fuerza, la sustracción de un vehículo, estafa, tráfico de drogas, y tenencia de armas y explosivos. Las investigaciones para aclarar una serie de alunizajes centraron las sospechas de los funcionarios sobre Javier D. S. de 27 años, con 13 antecedentes policiales por robos con fuerza y con violencia, y su compin- che, José M. L. de 29, con dos antecedentes por robo y lesiones. El grupo utilizaba un piso en Tetuán para sus reuniones y se identificó a cuatro integrantes más de la banda: Francisco Javier O. G. de 25 años; Diego G. C. de 27; Sheila S. O. 24, y José Luis G. P. de 35. Además, usaban un chalé en Galapagar, donde ocultaban parte del botín. Tras su identificación, se produjeron varios alunizajes en el fin de semana del 19 al 21 de febrero en Callao. El martes pasado, tras el registro de dos viviendas, se les apresaba. En Galapagar se encontraron seis retroproyectores, 32 televisores de plasma, 11 portátiles, numerosos teléfonos móviles, equipos de transmisión y kits de manos libres, docenas de piezas de joyería y relojes de marcas, así como cinturones, gafas, y ropa, 4 básculas de precisión, éxtasis, hachís, 103 plantas de cannabis y marihuana. Almacén con explosivos También se localizaron dos pistolas, un revólver, un bolígrafo pistola, un inmovilizador eléctrico, una granada, petardos y cartuchos. En Tetuán, había más electrodomésticos- -móviles, cámaras de fotos, portátiles- joyas, una pistola y 99 cartuchos de 9 milímetros Parabellum, y objetos para acometer sus asaltos.