Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional UN AÑO DESPUÉS DEL 11- M LA INVESTIGACIÓN VIERNES 4 3 2005 ABC Amer el Azizi Said Berraj Mohamed Belhadj Mohamed Afalah Abdelmajid Bouchar Daoud Uohname La Policía daría por cerrada la autoría material del 11- M con la captura de seis huidos Los investigadores creen que el caso está muy avanzado, pero aún pueden quedar años b Se sospecha que todos permane- cen fuera de España, con la cobertura de células durmientes de Al Qaida. Se colabora con policías extranjeras para su detención D. M. P. M. MADRID. El caso está muy avanzado, pero no cerrado Este diagnóstico es de los policías que a pie de obra están en la investigación del 11- M. Y añaden: Para dar carpetazo pueden quedar fácilmente años No es que sean pesimistas, sino que la complejidad y extensión de esta célula islamista, al igual que todas la que integran la galaxia terrorista de Al Qaida, no ponen fácil las indagaciones. No obstante, un año después del mayor atentado sufrido en España, los agentes del Servicio de Información Exterior no ocultan, desde la modestia, su satisfacción por el resultado de sus pesquisas. Ahora, una de las líneas en las que están trabajando con mayor intensidad para cercar la autoría del 11- M es en la localización de seis terroristas a los que el juez instructor Juan del Olmo relaciona directamente con los atentados. En esta labor están contando con la colaboración de servicios policiales y de inteligencia europeos y de los países del norte de África, pues se sospecha que permanecen fuera de nuestro país, cobijados por células durmientes de Al Qaida. Los nombres de los buscados son: Amer el Azizi, Said Berraj, Mohamed Afalah, Abdelmajid Bouchar, Mohamed Belhadj y Daoud Uohname. A ellos añaden el de Youssef Belhadj, pendiente de ser extraditado a España por parte de las autoridades belgas. dicación que contenía el vídeo encontrado cerca de la mezquita de la M- 30 en Madrid y en el enviado a ABC- -fue atribuido a Amer el Azizi. Y se pensó en él por la coincidencia de Afgani (afgano) con el hecho de que el islamista estuvo en un campo de entrenamiento de Al Qaida en Afganistán, concretamente en el del Mártir Abu Yahyia Esta circunstancia hizo que cuando regresó a nuestro país- -está casado con la española Raquel Burgos- -tuviera gran influencia y predicamento en el grupo de los religiosos radicales del barrio de Lavapiés. A ello se une el que fuera también el brazo derecho de Abu Dahdah -en prisión como responsable de una célula de Al Qaida en España- En las reuniones que mantenían, Amer el Azizi captó a Mustafá el Maymouni- -encarcelado en Marruecos por los atentados de Casablanca- -y entró en contacto con Serhane El Tunecino cabecilla del 11- M. Berraj se fugó el 12- M Amer del Azizi también tenía una estrecha relación con Said Berraj, cuya localización es, igualmente, objetivo del Servicio de Información Exterior. Prueba de su amistad es la reunión a la que asistieron ambos, junto a Mohamed Haddad, Lahcen Ikassrien y Salahine Benyaich, en Estambul el 10 de octubre de 2000. Según la Policía turca se trató de una cumbre de Al Qaida. Los cinco fueron detenidos y luego deportados. Esta reunión motivó que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón autorizara a la Policía española a intervenir el teléfono de la casa de Said Berraj. Gracias a ello se supo que el marroquí era también un hombre de confianza de Abu Dahdad El último dato sobre la estancia de Berraj en Madrid es del 12 de marzo de 2004. Ese día abandonó precipitamente su trabajo, en una empresa de mensajería, con la excusa de tener que marcharse a Marruecos al funeral de su hermana. Posteriormente, la Policía comprobó que no tiene hermanas ni viajó al país magrebí. Declaraciones de allegados suyos en el sentido de que estuvo buscando trabajo y casa en la provincia de Málaga después de los atentado del 11- M son puestas en duda por los investigadores. Según informes policiales, Said Berraj mantenía lazos de amistad con Serhane El Tunecino y Jamal Ahmidan, El Chino que se quitaron la vida en el piso de Leganés, y con Jamal Zougam, en prisión bajo la acusación de ser uno de los autores materiales de los atentados del 11- M. El mismo documento de la UCI dice que la misión de Said Berraj era aglutinar a todos aquellos islamistas radicales asentados en España próximos ideológicamente a la organización que lidera Osama bin Laden quien alquiló el piso de Leganés. Lo hizo el 8 de marzo de 2004 a través de una inmobiliaria. Mohamed Afalah huyó el 3 de abril Junto con Mohamed Belhadj, Mohamed Afalah, lugarteniente de Allekema Lamari, huyó de Leganés el 3 de abril de 2004, horas después del suicidio de los siete terroristas. El primer destino de ambos fue Barcelona, donde dejaron abandonado el coche que utilizaron para fugarse. Afalah fue quien facilitó a Belhadj el dinero para que alquilara el piso de Leganés. Bouchar avisó a los suicidas El marroquí Abdelmajid Bouchar, corredor de medio fondo, consiguió eludir el cerco policial en torno al piso de Leganés. En la tarde del 3 de abril de 2004 acudió a la casa de los terroristas para llevarles comida y advirtió la presencia de la Policía. Emprendió la huida corriendo mientras daba gritos que pusieron en alerta a los suicidas. La Policía cree que intervino en la preparación y o ejecución de los atentados. Las huellas de Uohname El argelino Daoud Uohname es el sexto huido. Dos huellas suyas estaban en una bolsa de plástico de color azul que fue recuperada debajo del asiento delantero de la furgoneta Kangoo, en cuyo interior se hallaron siete detonadores y restos de explosivos. Este vehículo fue uno de los utilizados por los autores materiales de la matanza para trasladarse desde la casa de Chinchón a la estación de tren de Alcalá de Henares. Belhadj alquiló el piso de Leganés El marroquí Mohamed Belhadj también está ignorado paradero, aunque se sospecha que podría estar en Bélgica y, para ello, habría contado con la ayuda de Youssef Belhadj, detenido por la Policía belga el pasado 1 de febrero. Su participación en el 11- M es activa según la Policía. De hecho, fue El jefe de las células carcelarias también es marroquí LUIS DE VEGA, CORRESPONSAL RABAT. Palestino, argelino, saudí... Mohamed Achraf, Kamel Saadi, Christian Lefevre... Las dudas sobre su identidad y nacionalidad han marcado los pasos del principal sospechoso de preparar un atentado con camión bomba contra la Audiencia Nacional. Ahora, se- Azizi, el afgano De entre los seis huidos, los investigadores dan mayor importancia a Amer el Azizi, marroquí al que sitúan en la célula intelectual y operativa del 11- M. Aunque varios de los detenidos han afirmado en sus declaraciones que desde hace años desconocen el paradero de Otham al Andalusi los agentes creen que estuvo en el núcleo que ideó y preparó los atentados. De hecho, en un principio, el sobrenombre de Abu Dujan al Afgani -aparece en el comunicado de reivingún publicaban ayer diversos medios de comunicación argelinos, el detenido es de nacionalidad marroquí. Mohamed Achraf es en realidad un ciudadano marroquí que se llama Tahiri Abderramán. Nacido en Figuig, en Marruecos, el 25 de diciembre de 1973 aseguraba el periódico Le Quotidien D Oran citando fuentes informadas Según este diario, las autoridades suizas, donde se encuentra detenido, y españolas, que le reclaman, están equivocadas al pensar que Achraf es argelino. Así piensa también el diario L Expressión que aporta los mismos datos. Achraf, que estuvo preso en la cárcel salmantina de Topas y sobre el que pesaba una orden de búsqueda internacional, fue detenido en Zurich a finales de agosto. Garzón lo señaló como principal responsable de la trama para atentar con un camión bomba contra la Audiencia Nacional. La Justicia suiza aceptó en principio su traslado a España, pero el acusado ha recurrido la decisión.