Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3 3 2005 87 Deportes Feliciano y Nadal se perfilan como los primeros individuales de España para su duelo ante Eslovaquia en la Copa Davis Roberto Carlos fusila el 2- 0 en su partido 300 con el Madrid en Primera EFE Remate a la obra de Kameni El Real Madrid sí aprovechó esta vez el tropiezo del Barça y, pese a la alarmante falta de gol de Ronaldo, se impuso a un Betis irregular JOSÉ MIGUEL MATA MADRID. El Real Madrid aprovechó el favor de Kameni y del Español el martes para recortar a seis puntos su diferencia con el Barcelona. Así permite soñar a sus aficionados- -y a los neutrales- -con que todavía hay Liga. Al menos hasta el sábado. Para entonces deberá mejorar mucho su juego, ayer de nuevo irregular y a retazos, para no quedarse a la luna de Valencia. Y esperar que aparezca de una vez Ronaldo, cuya sequía goleadora empieza a ser preocupante para su equipo y su afición, que acabó pitándole. Probablemente si Joaquín hubiera sabido rematar su primera jugada del partido, cuando encaró la portería y desbordó por velocidad y habilidad a Samuel, Gravesen y Helguera para enviar de forma ingenua a las manos de Casillas, el Bernabéu se hubiese resignado a vaciar de otro título su vitrina y Florentino, a hacer lo propio con las arcas para convertir en galáctico al extremo. Pero Joaquín demostró ahí que tiene puntos débiles. Que apunta mucho, pero dispara más bien poco. REAL MADRID BETIS 3 1 dad y calidad para ello jugar a su aire. Un peligro. Y lo pagaron. Solari caracoleó una y cien veces delante de las mismísimas narices de Varela y Joaquín al lado del banderín de córner y su centro lo aprovechó con pillería Owen, que se adelantó a un lento Juanito para revolverse y marcar por debajo de las piernas de Doblas. El Betis acusó el tanto. Perdió su frescura inicial y el Madrid tuvo unos minutos de inspiración en los que Solari y Owen pudieron ampliar la renta. El dominio ya estaba igualado. Unos y otros jugaban mucho en la mitad del campo y llegaban poco arriba. Aunque en un minuto Edu- -en fuera de juego- -y Benjamín obligaron a Casillas a lo de siempre, salvar a su equipo. Durante veinte minutos no pasó na- da. Y no hubiera pasado hasta el descanso si el árbitro no interpreta- -error- -como cesión lo que era un balón rebotado de Luis Fernández a su portero. A ocho metros de la línea de gol Roberto Carlos celebró con un trallazo de 144 kilómetros por hora su partido 300 de blanco. Real Madrid (4- 4- 2) Casillas (César, m. 53) Raúl Bravo, Helguera, Samuel, Roberto Carlos; Figo, Beckham (Borja Fernández, m. 89) Gravesen, Solari (Guti, m. 63) Owen y Ronaldo. Betis (4- 4- 2) Doblas; Varela, Juanito, Melli, Luis Fernández; Joaquín, Arzu (Denilson, m. 66) Benjamín, Pablo Niño; Oliveira y Edu. Árbitro Iturralde. Amarilla a Raúl Bravo. Goles 1- 0, m. 9: Owen. 2- 0, m. 40: Roberto Carlos. 2- 1, m. 60: Edu. 3- 1, m. 61: Helguera. control orientado del brasileño, que dejó a Samuel seco, y su latigazo con la diestra. El Madrid se aprestaba a sufrir, pero tras un saque de esquina la defensa verdiblanca salió lenta y un balón bombeado lo cabeceó Helguera (no estaba en fuera de juego, aunque sí era posicional de Owen) para sentenciar. El defensa se tragó luego una cola de vaca espectacular de Oliveira, pero la suerte del partido, y quién sabe si de la Liga, ya estaba echada. Silbidos a Ronnie Pudo dar la puntilla el Madrid a la vuelta del descanso. Pero Owen demostró en un mano a mano con Doblas que lo suyo es marcar lo difícil y fallar lo fácil y Ronaldo... ¡uf! evidenció- -lo haría luego en otro par de ocasiones- -su mala racha disparando al poste... La lesión de Casillas fue un mal presagio para el Madrid. Fue entrar César y Edu acortó distancias. Impecable el FUNCIONAL, PERO CON POCO FÚTBOL ENRIQUE ORTEGO Los verdiblancos, a peor Como su equipo. El Betis comenzó espumoso. Controlaba el balón y lo jugaba con profundidad y velocidad al primer toque. Como más daño se le hace a un Madrid que no se caracteriza por la rapidez de sus líneas. Claro que los verdiblancos fallaban en el último pase, lo que daba oxígeno a Casillas. También le daba aire al cuadro de Luxemburgo la poca actitud defensiva del rival. Los de Serra Ferrer marcaban en una zona lejana, tanto que permitían a los madridistas con capaci- usente Zidane, Luxa tampoco apostó por Guti. O definitivamente no le gusta o, como dicen, le castigó por presuntamente haberse borrado del partido de Riazor al darse cuenta en la víspera de que no iba a ser titular. Si el entrenador tenía esa sospecha, o alguna prueba, podía haber tomado otra me- A dida disciplinaria, porque sentarle en el banquillo es castigar a su vez al equipo, que a falta de Zidane necesita como el comer un jugador diferente, de talento, que piense rápido, que toque de primera, que sepa encontrar huecos, que tenga facilidad para los pases interiores que tanto echa de menos Ronaldo. Ése, en la actual plantilla blanca, no es otro que Guti. El técnico apostó por Solari, que se asoció a Beckham y Gravesen, y el Madrid se transformó en un equipo más sólido, pero más previsible, sobre todo porque tampoco Figo tuvo su noche en esa media punta en la que empezó bien, pero que se le está atragantando hasta el punto de pen- sar que quizá sería mejor volver a colocarle en su banda, que por cierto ayer volvió a estar desierta. Fue un equipo funcional, bien plantado, ordenado tácticamente, pero plano- plano, con poco fútbol. De hecho, casi el Betis manejó mejor el balón, con más sentido, sobre todo al principio, pero resultó ser un equipo mentiroso, de esos que expone una cosa y le sale otra. Bien es verdad que su victoria pudo ser aún mayor porque Ronaldo y Owen perdonaron en la segunda parte, cuando el partido ya estaba roto. Pero también que Casillas encadenó los dos paradones acostumbrados cuando el encuentro estaba vivo.