Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3 3 2005 51 El acero del Disney Hall de Frank Gehry, refleja peligrosamente la luz y debe lijar su superficie La Asociación de Víctimas del 11- M organiza un concierto para agradecer la solidaridad de Madrid José Ovejero consigue el Primavera de novela con Las vidas ajenas Eliseo Alberto, con Esther en alguna parte fue finalista del premio que convoca Espasa b Intriga y compromiso moral, por parte de Ovejero, y una Habana ajena al castrismo y al anticastrismo, elección de Alberto, son los temas de las novelas ganadoras TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. No hubo que recurrir a un debate áspero o repetitivo para llegar a la elección. Los que decidieron quiénes serían el ganador y el finalista de un premio dotado con 200.000 y 30.000 euros, respectivamente, fueron Ángel Basanta, Ramón Pernas, Ana María Matute, Pilar Cortés y Antonio Soler. Ovejero se presentó con el seudónimo de Santiago Brel (hay que suponer que el apellido es un homenaje al inolvidable Jacques Brel, nacido en Bélgica, el país en el que el escritor reside y por el que siente especial predilección, concretamente por Bruselas) El título de su novela, que ocultó bajo El rastro del caracol se convirtió al abrir la plica en Las vidas ajenas En lo que toca a Eliseo Alberto (La Habana, 1951) eligió como seudónimo el nombre de Rolando Martínez Ponce de León y como título falso de su narración Una noche dentro de la noche que definitivamente saldrá a las librerías como Esther en alguna parte pense, es cierto, pero hay mucho de la vida cotidiana La obra echa el ancla en la realidad para encontrar a su personajes. Su autor insiste en que en la novela hay compromiso moral, pero no de izquierdas o de derechas. He decidido dejar que sea el lector el encargado de desentrañar el asunto Obligado, aunque tópico, es en estos casos de premios preguntarle al ganador qué sensación experimenta: Obviamente supone una mayor protección de la novela a la vez que permite que los lectores se acerquen más a la obra de uno Madrileño de 47 años, confesó a ABC que en la literatura lleva un montón, aunque al mercado literario llegué más tarde Publicó su primer título en 1994, claro que desde entonces se ha mostrado generoso con la palabra y se ve que le tomó el gusto, porque seis años más tarde había publicado siete libros. Eliseo Alberto fue localizado ayer nada menos que en la Martinica (lejana y misteriosa, según el escritor) donde se encontraba para mantener coloquios con colegiales y visitar a Aimé Césaire. Al conocer que su obra y la ganadora se presentarán en Madrid el próximo 13 de abril, comentó: Apunto la fecha en mi vacía agenda De Es- José Ovejero, en una imagen de archivo TELEPRESS En mi novela hay suspense, pero no es una obra de género. El premio la acercará al público dice Ovejero ther en alguna parte cuenta que es obra cubana sin ser cubanista y se centra en los problemas existenciales de los personajes. La palabra revolución la escribo una sola vez insiste. Ha preferido al habanero de a pie, a través del amor y la amistad. De Bruselas a la Martinica A la XI edición del galardón, que convoca Espasa, se han presentado 427 originales, una cifra que supone un aumento de 79 con respecto a la edición anterior. De España procedían 289, y del resto de Europa, 6. América envió 128; Israel, 3; mientras que de África llegó sólo uno. A José Ovejero se le localizó en su amada Bruselas y se mostró encantado con la buena noticia. La historia que narra se desarrolla en la capital belga, aunque, entre risas, asegura que da una idea un poquito más negra de ella, porque hurga en partes más sórdidas Algo lógico si se tiene en cuenta que la novela sumerge al lector en una intriga, un intento de chantaje, que tiene como telón de fondo el pasado de un banquero, el tráfico de diamantes y las tropelías que Bélgica cometió en el Congo. Amén del banquero y el pasado, las páginas del libro se introducen en la actualidad, en el problema de la inmigración, protagonizada por musulmanes y gente procedente del Este europeo; marginados, en fin. No obstante, el autor, aunque admite lo de la intriga, declara que no se trata de una novela de género. Hay sus- El Gobierno austriaco niega que haya negociaciones con el Prado para poder exhibir los cinco dureros más de un mes ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Ni la existencia de un contrato firmado el 10 de noviembre, ni las garantías de seguridad dadas por el Prado, ni los intentos de la Albertina para enmendar su error parecen convencer al Ministerio de Cultura austriaco. Ayer, la jefa de la Oficina Federal de Patrimonio Monumental (BDA) Eva- Maria Höhle, descartó que se haya planteado modificar la decisión de que La liebre y otras cuatro obras de Durero que fueron enviadas a Madrid sin autorización, permanezcan sólo cuatro semanas expuestas en la pinacoteca madrileña. En declaraciones a la agencia de noticias austriacas APA, Höhle incluso negó que haya negociaciones con la Albertina o el Prado para llegar a un acuerdo y recordó que la situación es excepcional: Hasta ahora nunca se había dado el caso de que un museo que también estaba previsto que participara La liebre Segundo comunicado del museo El Prado difundió ayer otro comunicado para salir al paso de algunas incorrecciones que se han deslizado en medios de comunicación extranjeros. La pinacoteca respeta la decisión de prescindir de Hierbas para la exposición y señala que dicha obra (que figurará en el catálogo de la exposición, ya en imprenta) no será sustituida por ninguna réplica o facsímil La nota asegura que el museo no tomará ninguna decisión que pueda afectar a la conservación de las obras prestadas. Ha propuesto un conjunto de medidas extraordinarias que reducirían al mínimo la exposición lumínica de las cinco obras señaladas durante todo el periodo de apertura de la exposición El Prado no alberga ninguna intención de interferir en los derechos de propiedad de la República Austriaca o de la Albertina en lo que respecta a las obras prestadas y en ningún momento se ha planteado incumplir sus indicaciones. Toda especulación que apunte en esta dirección es completamente infundada e insostenible no haya respetado nuestra decisión refiriéndose al traslado a Madrid de varias obras de la Albertina pese al dictamen negativo de esta oficina. Así las cosas, mientras el director de la Albertina, Klaus Albrecht Schröder, restaba importancia al asunto e intenta que el BDA cambie de opinión, otros responsables de museos temían por la mala imagen que este caso puede crear a las pinacotecas austriacas. Wilfried Seipel, director del Museo de Historia del Arte de Viena, que en octubre inaugura una gran exposición sobre Goya, aseguraba que ya hay preocupación en los museos extranjeros sobre si se puede seguir firmando contratos con directores de museos austriacos si éstos pueden ser luego anulados por terceras personas. De momento, la National Gallery de Washington ya ha retirado del programa de exhibiciones de su página web la exposición sobre Durero, en la