Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional TOMA DE POSESIÓN DEL PRESIDENTE DE URUGUAY JUEVES 3 3 2005 ABC REYNALDO GARGANO Ministro de Asuntos Exteriores de Uruguay No vamos a servir como territorio de refugio para etarras Presidente del partido socialista uruguayo, el nuevo canciller vivió nueve años de exilio en Barcelona, donde militó y trabajó para el PSOE TEXTO C. DE CARLOS. ENVIADA ESPECIAL Crisis en Hong Kong por la posible caída de su jefe de Gobierno b Tras la recesión económica de 1997, la fiebre del pollo en 2003 y dos masivas protestas, Tung Chee- hwa se ha ganado el rechazo de la ciudadanía y de Pekín PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Cuando faltan sólo dos días para el pleno de la Asamblea Popular Nacional, el máximo órgano legislativo de China, a Pekín le ha estallado una crisis en uno de sus enclaves más sensibles: la antigua colonia británica de Hong Kong. El motivo no es otro que los rumores sobre la dimisión de la máxima autoridad de la ciudad, el jefe ejecutivo Tung Chee- hwa, quien tiene el dudoso mérito de haberse ganado en sus ocho años de mandato el rechazo tanto de la población civil como de los dirigentes comunistas que le encumbraron al poder. Tal y como coincidieron ayer en anunciar los más prestigiosos periódicos locales, Tung Chee- hwa, de 67 años, habría alegado problemas de salud para solicitar al Gobierno su renuncia, que ya habría sido aceptada. Un cese a petición propia que se produce poco después de que el propio presidente del país, Hu Jintao, le reprendiera públicamente por su modo de administrar la ex colonia y que ha disparado todas las especulaciones. Aunque otras informaciones apuntan a que este antiguo magnate naviero podría ocupar la vicepresidencia de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino la próxima semana, a nadie se le escapa que su marcha no será añorada debido a su convulsa gestión. MONTEVIDEO. Flamante canciller del Gobierno de Tabaré Vázquez, afirma que restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba es volver a la normalidad -Los dos primeros actos de Gobierno han sido restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba y firmar un convenio con Venezuela. Otto Reich (ex secretario de Estado para Latinoamérica y colaborador de Bush) ha manifestado su disgusto... -Uruguay es un país democrático que ha elegido libremente un Gobierno de mayoría progresista. Ningún representante, ningún Gobierno extranjero tiene derecho a inmiscuirse en asuntos internos de nuestro país o en nuestras relaciones con terceros. Uruguay ha restablecido la normalidad. Lo anormal fue que se suspendieran. ¿Uruguay va a cambiar su voto (de condena) en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU? -Este año no formamos parte de la Comisión. Significa que ahora no tenemos que votar. Cuando haya que hacerlo ya veremos. ¿En qué consiste el convenio de colaboración con Venezuela? -Hay una declaración política de intenciones, una especie de protocolo sobre la cooperación mutua. Se establece una relación bilateral entre PDVSA (petrolera estatal venezolana) y ANCAP (Administración Nacional de Cementos, Alcoholes y Petróleo) para la compra y el refinado de petroleo, con modalidades de pago de ese crudo que esperamos que sean beneficiosas para Venezuela y para Uruguay. ¿Con Cuba van a firmar algún convenio de cooperación similar? -Se está redactando uno. El objetivo es buscar un intercambio comercial y económico mayor. Vamos a establecer la provisión de alimentos y productos uruguayos manufacturados a Cuba y Cuba nos venderá material, tecnología médica y productos tropicales. Cuba lleva 40 años con un bloqueo de EE. UU. junto con otros países que siguen sus normas para no ser sancionados. ¿Y las relaciones con España? -Estuve nueve años y medio exiliado en España. Viví en Barcelona aunque iba mucho a Madrid. Soy presidente del Partido Socialista aquí, pero allí fui miembro del PSOE y trabajé siempre para el partido. El primer problema es el de nuestra emigración, que vive situaciones realmente difíciles. Después hay que ahondar en el intercambio económico y en la cooperación. ¿Cuántos uruguayos hay en España? -No menos de cincuenta mil. Al menos la mitad está sin papeles, tiene dificultades de trabajo y están siendo superexplotados por quienes los contratan en negro Les pagan salarios misera- bles por tareas que si las desempeñara un español cobraría el triple. Esto lo he vivido yo que tengo la mitad de mi familia acá y la otra en España, de manera que el tema lo manejo muy bien. ¿Este Gobierno modificará la política de los últimos años sobre los etarras (expulsados) en Uruguay? -Tras la amnistía concedida después de la dictadura de Franco, he visto cómo un amigo mío, Ernest Lluch, con quien trabajé muchos años, fue asesinado salvajamente. Condeno toda clase de terrorismo y especificamente éste, que no tiene ninguna justificación. Nosotros no vamos a servir como territorio de refugio a terroristas de ninguna especie, sean etarras o de otro tipo. ¿Qué expectativas cree que hay en este Gobierno? -La opinión pública progresista del mundo espera que este Gobierno administre con sobriedad y rigor, que cumpla los compromisos que ha asumido en el campo internacional y desarrolle una política que atienda, fundamentalmente, a completar ese arco virtuoso que ha surgido en América Latina y va desde Chile pasa por Argentina, ahora llega a Uruguay, se detiene en Brasil y tiene su punta en Venezuela. ¿En ese arco virtuoso tan amplio, hay diferencias? -Yo digo arco virtuoso porque hay coincidencias básicas en unos programas progresistas. Aquí hay teóricos de la derecha que sostienen que pobreza siempre hubo y pobres siempre habrá. No somos partidarios de esa teoría y si coincidimos con Kirchner en el combate a la pobreza, con Lagos en la promoción de una mayor protección social, con Lula en el plan Hambre Cero y con Chávez en atender a los más postergados, es una coincidencia básica. El sucesor Desde que Tung se hizo cargo de la ex colonia británica en 1997, esta pujante ciudad no sólo ha sufrido una de sus peores crisis económicas por el crack financiero que sacudió a Asia ese año, sino también una de sus más mortales epidemias por la propagación de la neumonía atípica (SARS) en 2003. Además, y desafiando al régimen comunista, más de medio millón de personas se han lanzado a la calle durante los dos últimos años exigiendo el adelanto del sufragio universal para elegir al jefe ejecutivo de la Región Autónoma Especial de Hong Kong, previsto por Pekín para 2007. Por este motivo, la dimisión de Tung y su sucesión generan una serie de incertidumbres que podrían espolear al movimiento democrático de la antigua colonia. Quien tendría que lidiar con tan difícil situación podría ser, según sugiere el reputado diario South China Morning Post, su actual mano derecha, Donald Tsang, el primer chino en ocupar la Secretaría Financiera de Hong Kong durante la dominación. Calmar a los revolucionarios y atraer a los inversores ALBERTO C. MÁRQUEZ. CORRESPONSAL MONTEVIDEO. Cuando el líder del Frente Amplio- Encuentro Progresista- Nueva Mayoría, Tabaré Vázquez, juraba el martes su cargo como el primer presidente de Uruguay de ideología izquierdista, no había casi ninguna persona que no reconociera que la otrora llamada Suiza de América inicia una etapa sin precedentes en sus casi dos siglos de vida independiente. Con la derrota de los partidos tradicionales, blancos y colorados, desgas- tados por dos décadas de altibajos económicos y políticos, la coalición de catorce grupos de izquierda logró más de un millón de votos y llegó al poder por la puerta grande. El espectáculo de masas entusiastas que acompañaban a Vázquez y su vicepresidente, el ex blanco Rodolfo Nin Novoa, en su recorrido por la avenida 18 de Julio, fue un reflejo de la gran oportunidad de seguir encauzando la recuperación del país. No en balde los cientos de miles de correligionarios frenteamplistas que abarrotaban el trayecto de algo más de dos kilómetros desde el Palacio Legislativo hasta la Casa de Gobierno coreaban una sola palabra: Uruguay. Con mayoría parlamentaria holgada en las Cámaras de Diputados y Senadores, una preparación para el ejercicio del Gobierno de 34 años en la oposición y un voto de confianza que trasciende las filas de su partido, Vázquez puede poner en juego de manera efectiva sus planes de reforma, con el añadido de un liderazgo carismático y personalista. Durante sus cinco años de mandato, tiene el reto de calmar a los deseosos de una revolución y al mismo tiempo presentar la imagen real de un país estable, con garantías jurídicas y atractivo para los inversores.