Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional JUEVES 3 3 2005 ABC La prensa francesa acusa al jefe del Ejecutivo de estar al servicio de Chirac b Liberation afirma que el jefe Aznar, recibido por el vicepresidente de EE. UU. tras el hola amigo a Zapatero El ex jefe del Gobierno conversó con Cheney de la gira europea de Bush liberal en España no es tarea fácil dijo el presidente de honor del PP en Washington en el acto de entrega de un premio al escritor Mario Vargas Llosa A. C. La Administración estadounidense es tan concienzuda y perseverante en el ninguneo al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como en el buen trato al ex jefe del Ejecutivo José María Aznar. Si la semana pasada el máximo mandatario norteamericano, George Bush, se limitaba a saludar al dirigente socialista en Bruselas con un hola, qué tal amigo en la noche del lunes el vicepresidente de los Estados Unidos, Dick Cheney, ofrecía una cena en su residencia al presidente de honor del PP. Además, se da la circunstancia de que mientras que Zapatero se quedó sin poder conversar con el presidente norteamericano en su gira europea y tampoco en Bruselas, donde Bush asistió a la reunión de la OTAN, Cheney y Aznar sí hablaron largo y tendido sobre los mismos asuntos. Según fuentes próximas al ex presidente del Gobierno, fue Cheney el que invitó a Aznar al enterarse de que el político español tenía que estar el miércoles en Washington para asistir a la entrega del premio Irving Kristol 2005 otorgado por el American Enterprise Institute (AEI) al escritor Mario Vargas Llosa. El vicepresidente le invitó a cenar y Aznar adelantó su viaje para acudir a la residencia de Cheney, donb Hoy ser del ejecutivo se comportó como un buen agente electoral del presidente francés y destaca el malestar del socialista Fabius J P. QUIÑONERO, CORRESPONSAL PARÍS. La prensa francesa afirma que el discurso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la Asamblea Nacional fue un acto electoral al servicio de Jacques Chirac una faena taurina o un número muy aplaudido Le Monde sólo consagra una corta crónica al discurso, y comienza diciendo que la iniciativa de la intervención presidencial fue preparada minuciosamente por JeanLouis Debré, presidente de la Asamblea e íntimo de Chirac. Con una brizna de ironía contenida, destaca que Zapatero fue aplaudido indistintamente a izquierda o derecha, tratando de aficionados (a los toros) a los diputados conservadores, insistiendo en que el jefe del Ejecutivo español no deseó entrar al trapo de quienes deseaban que se pronunciara con claridad entre Chirac o los socialistas franceses. Le Figaro titula su editorial: El número de Zapatero y escribe: Ha conseguido hacer olvidar que la abstención en el referéndum español alcanzó un nivel jamás alcanzado del 57.68 por ciento; cuando tan pobre resultado es de mal augurio para la consulta esperada en Francia El matutino conservador concluye: Con su número muy aplaudido, José Luis Rodríguez cumplió su parte del contrato tados Unidos coincidieron con la presencia de Rodríguez Zapatero en la Asamblea Nacional francesa, donde el presidente del Gobierno español ofreció al Ejecutivo francés un compromiso de fraternidad con España y fue ovacionado al recordar con orgullo su decisión de retirar las tropas españolas de Irak nada más llegar al poder. Anoche, Aznar pronunció un discurso en la entrega del premio a Mario Vargas Llosa en el que le alabó por su obra como escritor y también como defensor de las libertades. Hoy en día ser liberal en España- -liberal en el sentido europeo, no me malinterpreten- -no es tarea fácil dijo el ex presidente del Gobierno. Vargas Llosa en el Cervantes También relató José María Aznar que Vargas Llosa fue su primer invitado al Palacio de la Moncloa tras jurar el cargo de jefe del Ejecutivo en 1996 y que le ofreció dirigir el Instituto Cervantes, pero el escritor declinó la oferta porque estaba plenamente dedicado a su obra. El dirigente del PP destacó el compromiso de Vargas Llosa contra la inclinación totalitaria de la izquierda y su batalla constante en defensa de las libertades, tratando de reforzar las instituciones democráticas algo dolorosamente necesario- -añadió Aznar- -en la Iberoamérica actual y una batalla que debemos continuar juntos para arrojar algo de luz en lugares como Venezuela El ex jefe del Ejecutivo sostuvo que es una flagrante injusticia que Vargas Llosa no tenga aún el Premio Nobel. José María Aznar de también estaba el presidente del AEI, Christopher Demouth. Durante la cena, Aznar y Cheney intercambiaron información y analizaron cuestiones de política internacional como las nuevas perspectivas de paz abiertas en Oriente Medio tras la muerte de Yaser Arafat y la situación en Irak después de las elecciones. También repasaron las consecuencias en el conjunto del panorama internacional que tendrá la reciente gira de Bush por Europa, con visitas oficiales a Alemania y Francia, y su asistencia a la cumbre de la OTAN celebrada en Bruselas. Las conversaciones de Aznar en Es- Faena taurina Liberation es el periódico que más espacio dedica a Zapatero y el que utiliza un tono más irónico, comparando su intervención con una faena taurina: En términos taurinos, lo que él hizo se llama una verónica. O el arte de esquivar Y califica de gran arte (taurino) la habilidad de Zapatero para simular que no se entrometía en la campaña francesa, esquivando su posición entre la derecha (en el gobierno) y la izquierda (en la oposición) dando paso a Chirac para lanzar su campaña electoral. A juicio del matutino de izquierda independiente, el discurso de Zapatero no gustó en absoluto a la izquierda socialista, cuyo líder más importante, Laurent Fabius (número dos del PS) abandonó ostensiblemente su banco de diputado cuando comenzó el turno de las preguntas, para dejar claro que ese no es su modelo de Europa Liberation concluye afirmando que, a su modo de ver, Zapatero se comportó como un buen agente electoral de Chirac con quien volverá a cenar el próximo día 18. Cinco ministros intentan allanar con visitas a Washington el camino para un viaje del presidente L. A. MADRID. La ministra de Educación, María Jesús San Segundo, abrirá, después de Semana Santa, el peregrinaje de titulares del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a Washington, en lo que representa una clara ofensiva para tratar de normalizar las relaciones con Estados Unidos, aprovechando que los miembros de la nueva Administración Bush han aterrizado ya en sus cargos. En este marco, según supo ABC de fuentes gubernamentales, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, mantuvo la pasada semana una entrevista sin publicidad con el ministro consejero de la Embajada estadounidense en Madrid, Robert Manzanares, que se encuentra al frente la misión norteamericana ante la au- lo largo de este año se produzca un desplazamiento de Zapatero a Washington para mantener una reunión con el presidente George Bush, que sólo ha cruzado con el jefe del Ejecutivo breves saludos en cumbres de la OTAN. Comité de Defensa de Alto Nivel sencia de embajador desde hace meses. Tras San Segundo, será previsiblemente Miguel Ángel Moratinos el próximo que se desplace a la capital estadounidense. Lo hará el 15 de abril, según acordó el ministro el pasado martes al encontrarse en Londres con la secretaria de Estado, Condoleezza Rice. Moratinos aprovechará su estancia en Washington para mantener contactos con distintos sectores de la sociedad estadounidense, pero su objetivo principal es tratar detenidamente con Rice los aspectos en los que España ha demostrado su voluntad de cooperar con Estados Unidos, como la misión en Afganistán y, ahora, la participación en tareas de seguridad en Palestina. Moratinos aprovechará su estancia para tantear las posibilidades de que a En el mes de mayo será el ministro de Defensa, José Bono, quien viaje. Lo hará para participar en la reunión del Comité Bilateral de Defensa de Alto Nivel que debía haberse celebrado en octubre del pasado año, pero que fue desconvocada a petición de los norteamericanos. Este organismo fue creado en la declaración conjunta suscrita por los dos países en enero de 2001. A lo largo de los meses de abril o mayo se producirán además los desplazamientos de los ministros de Interior y de Justicia. José Antonio Alonso tratará con las autoridades estadounidenses las cuestiones relacionados con la lucha contra el terrorismo, un aspecto que también puede ser abordado por Juan Fernando López Aguilar con el Fiscal General, Alberto González, que es de origen hispano.