Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 3 3 2005 ABC Nacional Pasqual Maragall Presidente de la Generalitat Probablemente, en alguna ocasión he podido decir alguna palabra que no tenía que decir. Yo lo que estoy pidiendo en España, y en Cataluña muy en particular, es que todo el mundo mida las palabras Artur Mas Presidente de CiU La tímida aclaración de Maragall es insuficiente para CiU, cuyo líder insistió en que debe pedir perdón en toda regla porque esa media rectificación no sirve para cerrar la crisis política en Cataluña Felip Puig Portavoz parlamentario de CiU Yo no lo pido, pero veo inevitable las elecciones anticipadas, es imposible que esta legislatura se pueda agotar consideró el portavoz nacionalista ante el enfrentamiento abierto entre CiU y PSC. José Montilla Ministro de Industria El suflé ya está bajando. La cordura se impone, con la excepción de Rajoy, que no tiene nada más que hacer que interferir en la política catalana. La oposición cuando carece de argumentos pide elecciones El PSOE corrige a Maragall y niega haber ordenado un parón en la reforma del Estado Ferraz deja claro que quien marca los tiempos es Zapatero y planea cómo reconstruir la relación con CiU y PP b Tras denunciar la regresión en la política autonómica del Gobierno, el PSC dice ahora que se fía del absoluto compromiso del jefe del Ejecutivo con el Estatuto MANUEL MARÍN MADRID. No llegó a ser una desautorización expresa, pero sí una corrección. Y es que la dirección federal del PSOE no sólo no comparte, sino que percibe como una incomodidad inoportuna, la deriva que está tomando la crisis generada en Cataluña tras las veladas acusaciones de corrupción formuladas por Pasqual Maragall a CiU. La consigna del PSOE pasa por no desautorizar a Maragall, pero envuelto en la aureola de los matices y la suavidad de las formas, el fondo del mensaje de Ferraz al presidente de la Generalitat es, sencillamente, que no tiene razón y que quien maneja los tiempos es Zapatero y no él. Las insinuaciones de Maragall, más allá de colocar bajo sospecha a una clase política catalana superada por los sucesos de El Carmelo, han puesto en riesgo la andadura de una reforma estatutaria- la vía catalana -en la que José Luis Rodríguez Zapatero ha depositado sus mejores esperanzas como modelo a seguir. Las críticas vertidas por el presidente de la Generalitat en Uruguay- -el repliegue o golpe de freno a la evolución autonómica que Maragall dice observar en el PSOE- -fueron corregidas ayer por el secretario de Política Autonómica socialista, Alfonso Perales, quien le replicó que no hay parón, ni tampoco acelerón Maragall, ayer en Uruguay, se reunió con el presidente argentino, Néstor Kirchner EFE Los barones empiezan a cerrar filas con Chaves contra la disolución de España A. G. J. TOLEDO. No se puede aceptar que una cuestión que afecta al conjunto de España haya de interpretarse desde Cataluña como una intromisión en problemas internos. España es un Estado compuesto y complejo, pero no puede ser acomplejado, y tiene que desempeñar un papel muy concreto en un momento en el que hay que mejorar los sistemas de partici- Contra la impaciencia de Maragall Contra la impaciencia que demuestra Maragall por temor a ver retrasado- -incluso fracasado- -su proyecto estrella la reforma del Estatuto, la dirección socialista se remite a la hoja de ruta o calendario previsto y reafirmado por Zapatero. No hay cambios por mucho que se empeñe Maragall. De un lado, la reforma de la Constitución no afectará al artículo 2 y, por ende, no figurará en él alusión alguna a pación dentro de España y de España dentro de Europa, pero eso no puede significar en absoluto que el Estado se diluya En estos términos tan concluyentes se pronunció ayer, en declaraciones a ABC, el presidente de Castilla- La Mancha, José María Barreda, para cerrar filas con Manuel Chaves y discrepar de los planteamientos de Maragall. Creo que no hay que encogerse; hay que estirarse. Y además esta cuestión ni es de dos ni de tres, sino de 17, es decir, de toda España con su Gobierno a su cabeza y con todas las Comunidades sometidas a las mismas reglas También el secretario general del PSOE murciano, Pedro Saura, quien se reunió ayer con Chaves en Sevilla, dijo estar muy en línea con sus tesis frente a Maragall. las comunidades nacionales De otro, las reformas estatutarias están supeditadas a no apartarse de la Constitución y a contar con un amplio consenso más que quebradizo ahora. En todo caso, Perales no quiso ayer sacar de quicio ni las palabras de Maragall ni el roce de éste con el presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, Manuel Chaves, quien se ha desmarcado de algunas de sus exigencias, en especial el artículo 2 de la Carta Magna y la financiación autonómica. Perales no sólo mantuvo que el PSOE es muy parecido a España y es normal que algunas Comunidades socialistas- -en este caso Cataluña- tengan un impulso nacionalista superior a otras sino que negó que la conducta de Maragall tenga su razón en distraer la atención de los sucesos de El Carmelo y menos aún una huida hacia adelante. Sería