Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes TENIS ESLOVAQUIA- ESPAÑA, PRIMERA RONDA DE LA COPA DAVIS MIÉRCOLES 2 3 2005 ABC ALBERT COSTA Miembro del equipo español de Copa Davis Nadal y Verdasco pugnan por un individual Las opciones son las que hacen grande a un equipo. Y el de España tiene muchas. Con Feliciano López seguro para un puesto en los partidos individuales, Rafael Nadal y Fernando Verdasco parecen disputarse el otro, al menos para la jornada inaugural del viernes. El estado de forma de Nadal, vencedor en los torneos de Brasil y Acapulco, es un dato a su favor. En teoría la otra plaza parece reservada para él. Pero el paso de la tierra batida a una superficie ultra rápida- -en la que ayer sólo pudo entrenarse durante dos horas- -puede ser un handicap. Además, y el factor psicológico también cuentan, Nadal ha perdido los tres duelos que ha disputado contra el número uno eslovaco, Hrbaty, a quien, por contra, Verdasco ha derrotado en sus dos precedentes. Está claro que tenemos un equipo que nos permite hacer muchas combinaciones. Ellos, no dijo el capitán, Jordi Arrese. Luego hay que acertar. renuncié a estos torneos y estuve toda la semana pasada entrenándome en indoor haciendo mucho saque- red para trabajar la volea, los restos y el servicio. La verdad es que estoy contento de los resultados. ¿Eslovaquia va a ser muy duro? -Desde luego. Hrbaty y Beck viven un momento muy bueno. Quizá le falten más jugadores. Sólo dos para afrontar una Copa Davis es un pelo justo. Pero aunque juguemos fuera creo que somos favoritos. Confío mucho en nuestro equipo. Jugadores muy jóvenes, con muchísima calidad y unas ganas enormes. Vamos a hacerlo bien. ¿La polémica por la salida de Perlas del G- 3 cómo la ha vivido y qué opina? -Creo que el G- 3 estaba muy compenetrado y los buenos resultados le avalaban. Perlas, como entrenador y capitán, es el mejor que tiene España. Que Pedro Muñoz tomara esa decisión me parece correcto. Me enteré por la prensa y me quedé un poco parado. Yo no puedo hacer nada, pero por mí hubiera seguido. He estado seis años entrenando con él y sé lo que vale. Es un entrenador que se le va un jugador y tiene tres llamando a su puerta. ¿Qué objetivos se ha marcado para esta temporada? -Estoy muy motivado y me estoy preparando para intentar dar el máximo nivel. Una vez vaya a los torneos y vea los resultados ya veremos, pero mi intención es subir lo máximo en el ranking. Sé que va a costar. Todo está muy igualado. Mí físico no es como el que tenía con 24 ó 25 años, que corría 27 horas y ni me enteraba. Ahora todo eso se nota, pero hay otras cosas. Más experiencia, una visión más global y más fácil del tenis, menos nervios, menos presión... Eso me puede ayudar a lograr buenos resultados. Vuelvo con humildad, ni siquiera me han asegurado que juegue En junio cumplirá 30 años, pero regresa al equipo español de Copa Davis con la ilusión de un junior. Será una de las novedades en Eslovaquia después de casi un año y medio fuera de las convocatorias y de haberse perdido la final de 2003 y el título de 2004 TEXTO DOMINGO PÉREZ FOTOGRAFÍA ABC BRATISLAVA. Campeón en 2000. Sacrificado para la final de 2003 después de jugar todas las eliminatorias. Descartado para el equipo en 2004 y repescado para 2005, su relación con el torneo es, sin duda, especial. -De nuevo en la Copa Davis. ¿Qué siente y cómo sienta? -Me ha sentado muy bien. Estoy muy contento. Es un momento especial de mi carrera. Volver con casi 30 años y los demás todos jovencitos me hace mucha ilusión. A ver si les puedo aportar un poquito de experiencia y ellos a mí, juventud. ¿Para usted siempre ha sido una competición especial? -Siempre me ha encantado jugarla. Además, veo que puede ser una de las últimas que juegue y cuando me llamaron los capitanes valoré todo. Me hace mucha ilusión regresar. Incluso sabiendo que igual no juego. Voy para lo que me manden. Si me necesitan jugaré y, si no, estaré para ayudar en lo que haga falta. -Gran humildad en un veterano... -Humildad y que cada uno debe saber en cada momento dónde está y tener los pies en el suelo. Ahora mismo debo ser realista. La verdad es que el doble lo estamos jugando muy bien, aunque hay otra pareja, Feliciano y Verdasco, que también lo está haciendo de maravilla. Los capitanes tendrán que decidir quiénes quieren que jueguen. Si soy yo, bien; de lo contrario, otra experiencia más. Y otro momento de mi carrera que me apetece mucho vivir. ¿Costó mucho convencerle? -Más bien me convencí yo. Cuando me lo plantearon, sinceramente no me lo esperaba. Se dieron muchas casualidades para que me lo pidieran. Una vez me lo plantearon hablé con mi mujer, mi entrenador y mi preparador físico y al final todos me animaron a volver. Con ilusión, humildad y para lo que necesiten, porque estoy a buen nivel y tengo muchas ganas. ¿Está en el equipo por la casualidad de las ausencias o porque ha demostrado un buen nivel? -Estoy entrenándome muy bien y creo que este año todavía hay cosas buenas que van a llegar. La temporada acaba de empezar. Ahora llega la tierra, la época que más me gusta. Físicamente me encuentro genial. Y en cuanto al doble, que es lo que me puede concernir en la Davis, me he sentido muy bien con Nadal. Hemos ganado muchos partidos (seis) y hasta un torneo (Doha) Eso es lo que me tiene tranquilo, que si tengo que salir en el doble lo podré hacer a un buen nivel. Y en individuales puedo jugar contra cualquiera, en cualquier superficie, a cinco sets y en cualquier momento. -Cuando los capitanes le propusieron el regreso, ¿qué papel le insinuaron que tendría en el equipo? -Más en el doble y sin asegurármelo. Una vez que me planteo venir a la Davis ya me da igual saber si voy a jugar seguro o no. Vengo a ayudar, a hacer piña a intentar dar un buen rollo en el equipo y, si juego, pues mejor. -Ahora le llaman para el doble y le dejaron fuera de él en la final de 2003 en Australia. Es paradójico. -Aquello fue muy duro para mí, uno de los peores momentos de mi carrera. Perderme aquella final resultó muy fuerte. Pero en esta vida hay que aceptarlo todo y si te dan otra oportunidad debes intentar demostrar que tienes buen nivel y que eres un jugador de equipo. Creo que juego mucho mejor en equipo que para mí. -Cuando le ocurrió lo de Australia, ¿no se le pasó por la cabeza no regresar nunca más al equipo? -No me quise cerrar nunca las puertas. Tampoco obsesionarme ni pensar si volvería o no a la Copa Davis. Esta es una competición que me hace mucha ilusión. Sólo pienso que me han dado otra oportunidad y voy a intentar disfrutarla al máximo. Eso sí, con otro tipo de mentalidad, más experiencia, más tranquilidad y menos presión. ¿Creo que hasta ha cambiado su programa por la Davis? -Tenía previsto jugar la temporada suramericana de tierra, pero una vez que me llamaron los capitanes y dije sí