Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 3 2005 Cultura OSCAR 2005 EL DÍA SIGUIENTE 57 DOCE CUERDAS ANTIGUAS JULIO MANUEL DE LA ROSA n el limbo Clasius Clay y bien muerto y enterrado Joe Louis, el personal de orden afirma que el boxeo ya no existe, que también ha muerto. Parece verdad. Veo algunas noches en televisión a unos falsos boxeadores, sobre un ring verdadero, que se dan patadas y codazos. Es una farsa, una grotesca profanación, la triste imagen de la decadencia. Entonces pienso en Ray Sugar Robinson, fino como un estilete, bailando sobre las zapatillas en el Madison de Nueva York, la mano izquierda centelleante como un castigo de Dios, elegante como un antiguo caballero de Harlem. Nunca salió Robinson en una película. Ningún actor pudo interpretar nunca su juego de piernas. En una taberna de la Plaza de las Monjas, hace ya muchos años, Julio Cortázar me contó el combate entre Dempsey y Firpo, que el novelista había escuchado por la radio en Buenos Aires, de muchacho. El mejor relato del mundo, sin duda. Pero ocurre que ahora no se hacen películas sobre el boxeo verdadero. Toro salvaje fue la última. Ben Buker, un boxeador español olvidado, me contó, tartamudo y sonado su combate con Graziano. Otro retrato inolvidable. Hoy el boxeo es como la magdalena de Proust para unos cuantos viejos aficionados cada vez con menos memoria, que no nos gusta el boxeo de patadas ni que las mujeres suban a un ring. Ignacio Aldecoa, el autor del inolvidable Young Sánchez se llevaría las manos a la cabeza con Million Dollar Baby que por cierto no pienso ver. Sigo pensando hoy que el campeón del mundo de los pesados es Joe Louis y que mañana es su combate de revancha con Marciano. E Javier Bardem y Tamar Novas, en una escena de Mar adentro ABC El número de cines que exhiben en EE. UU. Mar adentro se triplicó desde su estreno El filme se presentó en diciembre en 23 salas y ahora se proyecta en 65 b Los productores de la película de Amenábar esperan que el Oscar impulse su trayectoria en Estados Unidos, lo mismo que ocurrió tras el Globo de Oro JULIO BRAVO MADRID. Los responsables de Mar adentro esperan que el Oscar logrado por la película relance su trayectoria en Estados Unidos, aunque todavía no pueden precisar cómo va a sustanciarse. Presentada en Estados Unidos el 17 de diciembre con un estreno plataforma en únicamente 23 salas, la película de Alejandro Amenábar ha ido incrementando paulatinamente su presencia en aquel país, y el pasado fin de semana se proyectaba ya en 65 salas. Su recaudación hasta ahora, algo inferior al millón de dólares. Aunque no es ni mucho menos la cifra de una película de éxito La mala educación de su rival Pedro Almodóvar, ha recaudado 4,7 millones de dólares) hay precedentes que invitan a los productores al optimismo. El fin de semana posterior a la entrega de los Globos de Oro (donde Mar adentro fue premiada como mejor película extranjera) la película de Alejandro Amenábar experimentó un aumento en su recaudación del 38 por ciento y la distribuidora estadounidense de la cinta, Fine Line, aumentaba dos fines de semana después, el 4 de febrero, el número de cines donde se proyectaba: de 14 salas pasaba a 48. Si nos fijamos en Todo sobre mi ese cine que mira al boxeo con ojos de documental, aunque ese hueco lo llenaría por completo el de Leon Gast, When we were king Cuando éramos reyes en el que se exprime aquel mítico combate en Zaire de Cassius Clay y George Foreman, tan próximo a la perfección como esos dedos que se rozan en el aire de la bóveda de la Capilla Sixtina... O de repente, el cine y el boxeo se tropiezan en una película como El hombre tranquilo en la que Sean Thornton y Red Will Danaher encuentran el modo de que los actores que los interpretan, John Wayne y Victor McLaglen, rompan una cantina irlandesa a bofetones. La comitiva del Gobierno vasco a los Oscar costó el triple que el corto de Vigalondo VP VITORIA. El Partido Popular vasco ha pedido explicaciones al Gobierno autónomo por la presencia de la consejera de Cultura, Miren Azkarate, y de otras veinte personas en la gala de los Oscar junto a los responsables del corto 7.35 de la mañana subvencionado por el Ejecutivo que preside Ibarretxe. El parlamentario popular Iñaki Ortega ha asegurado no comprender la presencia de la consejera en dicho evento y ha criticado el gasto desorbitado que ha supuesto para el Gobierno vasco el viaje. Según sus datos, el viaje ha costado 54.000 euros, frente a los 18.000 del presupuesto del cortometraje. Ortega, que criticó el despilfarro del Gobierno vasco, que está negando el pan y la sal a los profesores sin perfil lingüístico anunció que presentará una iniciativa ante la Cámara vasca para aclarar lo ocurrido. madre la última película española que logró el Oscar en la categoría en que lo ha conseguido ahora Alejandro Amenábar, también encontramos un precedente positivo. El mismo fin de semana de celebración de la gala de los Oscar de 2000 (año en que fue premiada) la película de Pedro Almodóvar experimentó un incremento del 32,4 por ciento en su taquilla estadounidense (donde se había estrenado cinco meses antes) Tras el galardón, logrado la noche del 26 de marzo, hubo también un notable aumento de recaudación: un 51 por ciento más que en el fin de semana anterior. Fue un incremento muy efímero, sin embargo, ya que a partir de entonces la película empezó a perder taquilla hasta su desaparición de la cartelera estadounidense, a principios de julio de aquel año. Mar adentro ha sido vista en España por más de cuatro millones de personas y ha recaudado en nuestro país cerca de veinte millones de euros. Todavía se proyecta, según sus productores, en veinticinco salas, y ayer no se había decidido todavía si se iba a incrementar el número de copias para proyectar. Se ha estrenado en una veintena de países, como Francia, Italia, Reino Unido, Canadá, Argentina, Chile, Brasil, Colombia o México, y está previsto que llegue en los dos próximos meses a los cines de Alemania, Suiza, Australia, Japón (el último lugar al que viajará Alejandro Amenábar para promocionar la cinta antes de tomarse unas vacaciones) y Rusia.