Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 3 2005 55 Cultura y espectáculos Cine y boxeo forman un matrimonio que ha dado grandes éxitos. El último, firmado por Clint Eastwood Ala de una carraca (a la izquierda) y Hierbas de Alberto Durero ALBERTINA DE VIENA La Galería Albertina de Viena culpa al transportista por haber traído sin permiso los dureros al Prado El museo alega que no cuenta con personal para hacer los trámites de mil préstamos al año que la institución trabaja desde hace años, admitía ayer su error. Se justificó diciendo que esos permisos siempre se otorgan de inmediato ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Después de que el Ministerio de Cultura austriaco anunciara el lunes que La liebre y otras cuatro obras de la Albertina sólo permanecerán cuatro semanas en la muestra sobre Alberto Durero que el Prado abre el día 8, la galería vienesa rizó el rizo del despropósito al responsabilizar al transportista de haber sacado las piezas de Austria sin la autorización de la Oficina Federal del Patrimonio Monumental (BDA) El director de la Albertina, Klaus Albrecht Schröder, rehusó el lunes toda responsabilidad y aseguró que la empresa de transportes Kunsttrans, que lleva trabajando con la Albertina casi dos décadas, se había comprometido verbalmente a tramitar los permisos correspondientes y para ello recibió del museo la documentación necesaria. En declaraciones al principal programa cultural de la televisión austriaca, Schröder reconoció que este sistema de trabajo es una mala costumbre aunque alegó que su museo tramita más de 1.000 préstamos al año y que necesitaría todo un equipo para b Kunsttrans, firma con la gestionar por él mismo los permisos. Así las cosas, la empresa de transportes remitió al BDA la solicitud de los permisos el día 15 de febrero e inició el traslado al día siguiente. El día 22, las autoridades culturales austriacas rechazaron la solicitud, cuando los cuadros ya llevaban cinco días en Madrid. El envío de obras de arte al extranjero debe recibir un doble permiso, primero del Patronato del museo y luego ser ratificado por Orden Ministerial. Faltan aún por llegar a Madrid treinta obras N. PULIDO MADRID. A falta de seis días para que abra sus puertas la exposición Durero. Obras maestras de la Albertina (está previsto que la inauguren los Príncipes de Asturias el próximo lunes) aún faltan por llegar 30 de las 87 obras que la pinacoteca vienesa se comprometió a prestar al Prado el 10 de noviembre de 2004. Una de ellas Hierbas ni siquiera vendrá. Aún no hay fecha de presentación de la muestra (se baraja el viernes y el mismo lunes) gran apuesta del museo español para 2005. Tras el comunicado del lunes, el Prado guardaba ayer mutismo, pero fuentes del museo insistían en la confianza en que la Albertina y las autoridades austriacas cumplan con los compromisos adquiridos. Es de suponer que Miguel Zugaza estará tratando de evitar que cinco de las obras estrella de la muestra sólo se exhiban durante un mes y se sustituyan por réplicas hasta el cierre de la muestra el 29 de mayo. Forma de trabajo habitual En declaraciones a ABC, el portavoz de la Albertina, Stefan Musil, volvió ayer a señalar que esta forma de trabajar es habitual (así se hizo en noviembre con el préstamo de obras de Miguel Ángel al Guggenheim de Bilbao) que en esta ocasión el transportista retrasó la solicitud de los permisos y que la Albertina desconocía lo irregular del traslado. Según el museo, nada más tener noticia de la situación, se paralizó el envío de un segundo grupo de cuadros. Por su parte, Kunsttrans emitió un comunicado en el que reconocía su error y lamentaba lo sucedido, aunque La ministra de Cultura austriaca dice que ha sido un grave error por haber pedido la documentación tarde argumentaba que normalmente la autorización para estos traslados se produce de forma casi inmediata. En cualquier caso, la empresa aseguró que en el futuro respetará estrictamente las reglas al prestar sus servicios. Sin embargo, la ministra de Cultura, Elisabeth Gehrer, no ha dudado en afirmar que el director de la pinacoteca ha cometido un error evidente al enviar la documentación demasiado tarde al BDA Aunque no se ha hablado de posibles ceses o sanciones, los medios de comunicación austriacos han calificado el caso de grotesco y han acusado a Schröder de tirar balones fuera acusando al transportista. Por otra parte, ABC pudo saber ayer que la lista de obras que, por su valor o delicadeza, tienen prohibido salir al extranjero, y entre las que se encuentran los grandes trabajos de Durero, dejó de ser válida en los años 90 al modificarse la ley de gestión de los museos. En cualquier caso, y mientras se aclara quién es el culpable, la víctima será el Museo del Prado, que se queda sin seis de las 87 obras que la Albertina se había comprometido, mediante contrato, a cederle hasta el próximo día 29 de mayo. La liebre Carraca muerta Ala de una carraca Virgen con animales y Estudio para la cabeza de anciano serán sustituidas por réplicas tras cuatro semanas. Una sexta pieza, Hierbas ni siquiera será enviada a Madrid.