Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 3 2005 25 Alemania y Francia se sumergen en sendas crisis políticas tras conocer sus preocupantes datos sobre desempleo Tabaré Vázquez toma posesión como presidente de Uruguay en un acto al que asiste el Príncipe Don Felipe SIMÓN PERES Viceprimer ministro de Israel Abbas es un líder de gran coraje que dice lo que piensa y hace lo que dice Integrado en el Gobierno de Ariel Sharón, el incombustible dirigente laborista expresa su apoyo al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, aunque insiste en que para cualquier avance en el proceso de paz deberá acabar con el terrorismo TEXTO: ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL AFP Asimismo, se recuerda que para mejorar la situación económica de los palestinos y hacer efectivas las ayudas internacionales hace falta desmantelar el sistema de cierres y otras restricciones en el movimiento de personas y bienes impuesto por Israel Entre los compromisos palestinos están la elaboración de una ley electoral y la ejecución del previsto calendario de elecciones locales y legislativas, la adecuación de la justicia, la creación de un sistema de pensiones, la unificación de las estructuras de seguridad, el nombramiento de un jefe de Policía y la lucha contra la corrupción. JERUSALÉN. Simón Peres es el veterano líder laborista israelí que sorprendió a muchos cuando decidió apoyar al Gobierno conservador del halcón Ariel Sharón, aceptar el cargo de viceprimer ministro y redorar así las credenciales del actual Ejecutivo de Israel para un eventual proceso de paz. Sin embargo, Peres sostiene que él no se ha movido de su sitio y que, si hay que preguntar a alguien sobre una posible rectificación habría que dirigirse más bien a Sharón y a su partido, el Likud: Yo no he cambiado- -asegura- El cambio está en los partidos de la derecha, que antes estaban contra un Estado palestino y ahora están a favor, que en el pasado construyeron asentamientos y que hoy los tienen que desmantelar Desde este eclecticismo, el socialista Peres hizo ante un grupo de periodistas españoles una abierta defensa del ex presidente del Gobierno, José María Aznar: Yo he tenido mucho respeto por Aznar y por la actitud que adoptó frente al terrorismo... tenía mucho carácter Una afirmación que parece tanto más contundente cuando añade a continuación: Los socialdemócratas no tenemos que estar siempre de acuerdo en todo No mencionó explícitamente a los socialdemócratas de nuestro país, pero era a una audiencia española a la que se dirigía. Simón Peres alza su mano durante una reciente votación en la Kneset a pesar de las trampas que se tienden en el camino, el proceso de paz avanza y nosotros debemos continuar y cumplir con la salida de Gaza Insiste en que gran parte de la responsabilidad del proceso depende de las medidas que tomen los palestinos para hacer frente de forma seria al terrorismo Pero, pese a todo, su apoyo al presidente palestino, Mahmud Abbas (alias Abu Mazen) es claro. Sus palabras no pueden ser más elogiosas: Abu Mazen dice lo que piensa y hace lo que dice. Esto nos impresiona. Es un líder de un gran coraje Son unas palabras que, indirectamente, nos recuerdan los reproches AP Cambio en España La aportación española España, que se ofreció como sede de alguna de las reuniones que se convoquen para el seguimiento del acuerdo, tomará un papel activo en los tres apartados de las conclusiones, según Moratinos. En el capítulo de seguridad, se integrará en el nuevo comité dirigido por EE. UU. Asimismo, España se ha comprometido a entregar 10 millones de euros en equipamento a la Policía palestina. En el terreno económico, Moratinos expresó el compromiso de elevar a 20 millones de euros la aportación anual que realiza la Agencia de Cooperación Internacional. En cuanto a la reforma política, el ministro español puso a disposición de la ANP expertos que puedan ayudar a redactar la futura Constitución y supervisores para las elecciones que van a desarrollarse. Señala que en España hubo una política y ahora hay otra Pero el diplomático Peres adopta también un tono positivo con el nuevo Gobierno de nuestro país, y puntualiza: Tenía mucho respeto a Aznar, pero también respeto al actual líder Insiste en que España busca su manera de luchar contra el terrorismo defiende al ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, como hombre de paz y explica que el hecho de que se celebre una reunión internacional como la que tendrá lugar el 11 de marzo en España pone de manifiesto la preocupación española por poner fin al terrorismo Como político encargado de impulsar el proceso de paz y con el recuerdo del reciente atentado contra una discoteca de Tel Aviv, Peres afirma que, que tan a menudo se escuchan entre los líderes israelíes sobre el desaparecido Yaser Arafat, de quien dicen todo lo contrario, a saber: que nunca decía lo que pensaba ni hacía lo que decía. Aunque si se le pregunta directamente sobre las diferencias entre Arafat y Abu Mazen, la respuesta de Peres es bastante más original: Uno está muerto y el otro está vivo Sentencia que tiene mucho de pragmático, algo que desarrolla cuando poco después explica que sin Arafat no podríamos haber empezado (el proceso de paz) pero con Arafat ya no podíamos continuar Último atentado Las palabras duras de verdad las reserva Peres para Siria, país al que advirtió de que puede salirle caro si no cambia de política: Siria debe elegir si toma el camino del terrorismo o el de la paz. Si opta por el terrorismo, pagará su precio Y el viceprimer ministro insiste, como todos los representantes israelíes, en que cuentan con información veraz de que las órdenes del atentado de Tel Aviv llegaron de Siria aunque no entró en detalles sobre las pruebas de tal acusación. Para reafirmarlo, asegura que en Damasco tienen su sede varias organizaciones terroristas por más que lo nieguen Y conmina una vez más: Siria debe decidir adónde va Siria debe elegir si opta por el terrorismo o por la paz. Si opta por el terrorismo, pagará su precio Sin Arafat no podríamos haber empezado (el proceso de paz) pero con Arafat ya no podíamos continuar