Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 2 3 2005 ABC Internacional Un grupo liderado por EE. UU. supervisará la seguridad en los territorios palestinos España se incorporará al comité que pretende garantizar el cumplimiento del alto el fuego b Abbas expresó la conveniencia del apoyo internacional para crear el ambiente necesario que encauce el nuevo proceso político y permita avanzar en la Hoja de Ruta EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. La comunidad internacional se apresuró ayer a intentar aprovechar el momento de promesa y oportunidad en el que se encuentra Oriente Próximo con una convocatoria en Londres para respaldar las reformas que debe afrontar la Autoridad Nacional Palestina. Ésta puso por escrito un listado de compromisos, repartidos en tres apartados (homologación democrática del aparato institucional, fortalecimiento de las medidas de seguridad y mejora de las condiciones económicas) y la comunidad internacional listó otras medidas de apoyo. La principal novedad de los acuerdos adoptados en el Encuentro en Apoyo de la ANP- -no tuvo carácter de conferencia por la ausencia de Israel- -será la creación de un grupo de coordinación de seguridad, liderado por EE. UU. y en el que se integrará España. La misión de este grupo, dirigido por el general americano William Ward, es supervisar el cumplimiento del alto el fuego por parte palestina, dar garantías a Israel de los esfuerzos en materia de seguridad y clarificar responsabilidades ante posibles repeticiones de hostilidades, como el atentado suicida del pasado viernes. Al encuentro, en el que estuvieron representados 23 países, acudieron el presidente de la ANP, Mahmud Abbas; la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, y el secretario general de la ONU, Kofi Anan. Por España, estuvo presente el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. El primer ministro británico, Tony Blair, impulsor de la reunión, destacó que por primera vez se pone por escrito un compromiso general y recíproco, detallado y clarificado entre la voluntad reformadora de la ANP y el apoyo de la comunidad internacional, cuya ayuda económica comprometida supera los 700 millones de dólares. Es un paso práctico para construir una Palestina viable afirmó. Ese clima de relativo optimismo fue confirmado por Rice, que destacó que las perspectivas de paz son las mejores en años Condoleezza Rice, ayer en Londres EPA Tony Blair recibe a Mahmud Abbas a su llegada a la reunión sobre Palestina ción En el documento final se recuerda que la meta del proceso es la creación de dos Estados, un seguro Israel y una soberana, independiente, viable, democrática y territorialmente continua Palestina, viviendo cada uno al lado del otro en paz y seguridad A pesar de la ausencia de Israel en el encuentro, las conclusiones también hacen referencia a las obligaciones de Israel de implementar la Hoja de Ruta, con mención expresa a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que conciernen al Estado israelí. Por su parte, Abbas expresó la conveniencia del apoyo internacional para crear el ambiente necesario que encauce el nuevo proceso político comenzado y permita avanzar en la Hoja de Ruta, que es el único plan que tiene perspectivas reales de implementa- Las tres preocupaciones de Israel: terrorismo, terrorismo y terrorismo JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Conferencias, cumbres, reuniones de este tipo ha habido muchas en los últimos años; declaraciones, conclusiones, documentos, llamamientos se han hecho muchos sin solución de continuidad. Pero lo que hoy es portada, mañana es papel mojado. Lo mismo pasará con la cita de Londres Así fue cómo portavoces de la diplomacia israelí reaccionaban ayer a la conferencia de Londres, amparada por gran parte de la comunidad internacional para intentar ayudar a los palestinos a ayudarse a sí mismos. De reojo. Sin darle demasiada importancia. De lejos. Haciendo en algunos casos oídos sordos. Dejando asimismo que las noticias llegadas de la capital británica entraran por un oído y salieran por el otro. Así fue como se siguió en Israel ese cónclave de Londres que, pese su solemne envoltorio, quedará en casi nada con el paso de las semanas. Tiempo al tiempo. Tony Blair quiso hacer de esta cita de Londres una parada y fonda obligada antes de encarar el proceso de paz. Su ambiciosa apuesta quedó en una reunión de perfil bajo. No podía ser de otro modo después de que Israel se negara a participar. Satisfacción israelí Así, la reacción oficial hebrea, de puertas para fuera, a los comunicados del Cuarteto de Madrid en Londres, a las conclusiones por escrito de la conferencia de la capital británica, era de satisfacción. Entre bastidores, no obstante, todo muy distinto. Tres son las cosas que preocupan sobremanera en Tel Aviv, más después del atentado suicida palestino del viernes por la noche en el que murieron cinco israelíes: terrorismo, terrorismo y terrorismo. Mientras la ANP no luche de manera activa contra el terrorismo, mientras Mahmud Abbas no ordene desmantelar las infraestructuras de las organizaciones radicales, mientras no se desarme ni se detenga a los milicianos, el proceso político quedará congelado; la Hoja de Ruta seguirá desviada; los guiños de Abbas caerán en saco roto; las iniciativas políticas brillarán por su ausencia. Tres cosas son pues las que preocupan en Israel. Terrorismo, terrorismo y terrorismo. Todo lo demás depende de cómo se combatan, se anulen, se aniquilen esas tres cosas. Eso sí, de puertas para fuera, buenas palabras, reacciones positivas, comentarios optimistas. En Oriente Próximo, sobre todo entre bastidores, nada es lo que parece. Mucho menos si llega de Europa, mucho menos si no se centra única y exclusivamente en esas tres cosas que no son más que una multiplicada por tres: terrorismo, terrorismo y terrorismo.