Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 2 3 2005 ABC Nacional Maragall se revuelve contra su partido y Chaves por encogerse ante sus demandas Sectores del PSOE defienden el modelo de reforma estatutaria andaluza como alternativa al catalán b La Junta de Andalucía reclama su derecho a plantear su propia reforma estatutaria y a defender sus posiciones en la revisión del sistema de financiación S. N. A. MARTÍNEZ- FORNÉS ENVIADA ESPECIAL MADRID MONTEVIDEO. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, dio ayer un paso más en la crisis política abierta a raíz de los derrumbes en el barrio del Carmelo y sus alusiones al cobro de comisiones del 3 por ciento en la etapa de CiU al enfrentarse directamente con el presidente del PSOE, Manuel Chaves, por defender el presidente de la Junta andaluza la solidaridad entre Autonomías. Desde Montevideo, donde asistió a la toma de posesión del nuevo presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, el dirigente del PSC acusó al Gobierno y al PSOE de haber entrado en cierto encogimiento ante sus reclamaciones de reformas constitucionales, estatutarias y de financiación autonómica. También agregó que el futuro de la España plural depende más de su proyecto de reformas institucionales que del modelo nacionalista vasco. Maragall apuntó a Chaves como cabeza de ese encogimiento por el discurso del dirigente del PSOE en el Parlamento andaluz, también glosado en la Tercera de ABC el pasado lunes. Chaves denunció los intentos de imponer criterios que obligarían a una reforma constitucional o que condicionarían seriamente el futuro sistema de financiación autonómica o la gestión de la Seguridad Social El presidente de la Junta de Andalucía, con su propuesta de reforma estatutaria dentro de la Constitución, que defiende la permanencia de una Administración central sólida y la igualdad Maragall, junto a su esposa, salen del hotel de Montevideo rumbo a la toma de posesión de Tabaré Vázquez EFE LA VASELINA Debemos aplicar toda la vaselina necesaria para, con nuestra experiencia, resolver esta crisis sin echar más leña al asunto y solidaridad entre Autonomías, es percibida por buena parte del PSOE y del Gobierno como una alternativa al modelo catalán de Maragall del que Zapatero se ha declarado devoto. EL SUFLÉ Tenemos que dejar reposar el suflé catalán porque la situación generada no es buena para nadie y nos haremos daño Ante el conflicto creado en Cataluña por Maragall, fuentes de la dirección socialista reconocen que no les preocupa en exceso el posible estancamiento de la reforma del estatuto, pero sí las EL ACCIDENTE Lo que está pasando no es un conflicto de intereses; todo fue un accidente al que han seguido otros accidentes de carácter político repercusiones que pueda tener la crisis en la estabilidad del Gobierno. Como modelo de reforma territorial, apuntaron en los citados medios, prefieren el de Chaves porque no crea agravios con las demás Autonomías. Mientras Zapatero comentaba en París, para quitar importancia al asunto, que las aguas volverán a su cauce Maragall abría el nuevo conflicto nada más aterrizar en Montevideo al hablar, en referencia a Chaves, de un freno a la evolución positiva y un encogimiento de algunas actitudes que me parecían claras y más compartidas con el socialismo español y el Gobierno Hoy levanto la bandera de la alerta- -añadió- Cuidado, que nadie piense que Cataluña, porque esté ensimismada en sus problemas, no está pendiente de lo que ocurre fuera El dirigente del PSC se refirió a sus diferencias con el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla. Según relató, Sevilla le envió una carta Sorpresiva reunión de Piqué y Carod contra arreglos subterráneos M. J. CAÑIZARES La tormenta política que vive Cataluña está provocando curiosas coincidencias. El presidente de ERC, Josep Lluís CarodRovira, convocó ayer al líder del PP catalán, Josep Piqué, para analizar la situación derivada de las acusaciones de corrupción lanzadas por el presidente autonómico, Pasqual Maragall, contra el gobierno de CiU. Carod y Piqué, que se reunieron durante una hora en un hotel de Barcelona, coincidieron en la necesidad de impedir que un posible acuerdo entre PSC y CiU dé carpetazo a la crisis, en detrimento de la trasparencia que ambos dirigentes creen necesaria en el ámbito de la gestión pública. Ambos dirigentes también están de acuerdo en que los grandes proyectos de futuro, como la re- forma del Estatuto de Autonomia o el nuevo sistema de financiación, no pueden quedar contaminados por la sospecha de acuerdos subterráneos al margen de la opinión pública. Carod y Piqué creen que el debate debe volver a centrarse en los problemas de los vecinos del barrio del Carmelo, que han perdido sus viviendas. En estos mismos términos se expresó el presiden- te del Parlamento catalán, Ernest Benach, quien pidió perdón a los afectados por las intervenciones desafortunadas del Pleno de la semana pasada, e instó a Pasqual Maragall y al presidente de CiU, Artur Mas, a rehacer sus relaciones. Las palabras de Benach fueron apoyadas por ERC y PP, mientras que PSC e ICV las criticaron por entender que cuestionan a toda la clase política.