Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 2 3 2005 ABC No se lo merecen Cartas al director Transporte aéreo Soy empleado de una compañía aérea y esta noticia en la Prensa británica me parece alarmante: un Boeing 747 de British Airways despegó de Los Ángeles con destino a Londres y 351 pasajeros a bordo. A los pocos segundos del despegue se produjo un fallo en uno de los cuatro motores. El comandante, tras dar unas cuantas vueltas y hacer unas consultas, decidió continuar un vuelo de once horas, cruzando el Océano, rumbo a Londres, con sólo tres de los cuatro motores operativos. El avión no pudo alcanzar su altitud de crucero normal y se vio obligado a volar más bajo, donde hay más turbulencias y se consume más combustible. Tanto es así que no le alcanzó para llegar a Heathrow y tuvo que solicitar aterrizar de emergencia en Manchester. La nueva normativa europea que obliga a las compañías a reembolsar el dinero de sus billetes a los pasajeros cuando hay retrasos obligó y presionó a este comandante a proseguir el vuelo. Una normativa que pretende beneficiar al pasajero puede terminar convirtiéndose en su sentencia de muerte. Lo mismo sucede con la normativa que penaliza el overbooking Los pasajeros hacen reservas de billetes con coste cero para ellos. Después no se presentan al vuelo y no tienen penalización. Yo sugiero prohibir totalmente el overbooking en vez de penalizarlo. A cambio, al hacer una reserva, el pasajero estará obligado a pagar íntegramente el precio de su billete. Si no se presenta al vuelo, pierde su billete y su dinero, pero nunca correrá el riesgo de encontrarse sin plaza. Permitir reservar billetes sin pagarlos y después penalizar el overbooking es una ruina Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es para las aerolíneas. Penalizar los retrasos, por causas técnicas, un riesgo para la seguridad de los pasajeros. John Hillegas Garay. Londres. Cincuenta aniversario de Taurus Me dirijo al periódico con motivo de la reciente publicación del libro Taurus, cincuenta años de una editorial (1954- 2004) de la cual mi padre, Francisco García Pavón, colaborador de ABC, fue director desde 1960 hasta 1969. Uno de sus autores se ha permitido menospreciar la persona que mi padre era y su labor desarrollada como director general. Tan desconocido resulta el nombre del señor Gutiérrez como sus obras completas- -en el caso de que algo haya escrito- -para descalificar a mi padre como escritor y des- acreditar su labor editorial, utilizando términos de lo más burdos. La dedicación de mi padre a la literatura española quedó sobradamente demostrada no sólo por su obra literaria, sino también por su trabajo realizado como profesor en la Escuela de Arte Dramático, por su labor como crítico teatral, como articulista y por su apoyo incondicional a los narradores de su tiempo, como bien se puede comprobar en muchas antologías de cuentistas espa- ñolas. En cuanto a editor, ha dejado en el catálogo de Taurus colecciones literarias cuyo éxito es sobradamente conocido por sus lectores. Por tanto, estas líneas salen al paso de unos juicios que considero calumniosos, puesto que Francisco García Pavón siempre fue un ser honesto como persona y como escritor, como bien es sabido por todos los que tuvimos la suerte de estar cerca de él. Sonia García Soubriet. Madrid. Señor presidente del Gobierno: Soy católica, practicante, profesora de Primaria, habilitada para Religión, diplomada en Ciencias Religiosas por la Universidad. Ejerzo como profesora de Religión desde hace diez años, y desde la tribuna de un rincón del aula de mi colegio público le invito a que piense en si mis alumnos se merecen: Que los niños no puedan saber, cuando visitamos a la Patrona, la Virgen del Pino, qué significa el arte en la fe. Y que no tengan una formación integral, y, el día de mañana, cuando viajen, no sepan el porqué de tantas manifestaciones del cristianismo en la cultura europea y universal. Que les quite a 244 familias de mi colegio- -un total del 97 por ciento del alumnado de Primaria- -el derecho que tienen de dar educación religiosa a sus hijos, poniéndolos en mis manos porque ellos no tienen tiempo de enseñarles o porque tampoco saben cómo hacerlo. Además de todo lo anterior, dejaría a un colectivo de alrededor de 18.000 familias sin sustento. Para acabar, le animo a que sea valiente y piense en conciencia: usted tiene en sus manos un arma de destrucción masiva moral, que es la ley que quiere imponer, y yo, como contrapartida, tengo en mis manos un arma de instrucción masiva moral, que es la enseñanza religiosa escolar. Carmen Espino Rivero. Las Palmas de Gran Canaria. ¿Inconcebible? El señor Joan Puigcercós ha declarado que le parece inconcebible el que el señor Marín no permita utilizar en las sesiones del Congreso de los Diputados lenguas distintas al castellano. Sin embargo, a mí lo que me parece inconcebible es que haya políticos empeñados en crear nuevos problemas donde no los hay. Me parece inconcebible que en un país en el que todo el mundo habla una lengua, que medio mundo desearía aprender, se quieran incluir las lenguas regionales en el Parlamento nacional. Me parece inconcebible la libertad con la que algunos políticos reclaman medidas estúpidas que no solucionan nada y que nos cuestan dinero a todos los españoles. Inconcebible hay muchas cosas, señor Puigcercós, como que haya gente que ocupe cargos de responsabilidad y anden tan escasos de razón Rodrigo Aguado Tuduri. Madrid. Desencuentro El desencuentro entre la Asociación de Víctimas del Terrorismo y el Alto Comisionado del Gobierno, Gregorio Peces- Barba; las recientes declaraciones de Conde- Pumpido sobre el recurso de Manos Limpias en el caso Atucha y el indignante por caluroso recibimiento que se le ha dispensado a Gerry Adams, uno de los jefes de la banda terrorista irlandesa IRA, no son sino más y más pruebas del claro acercamiento que el Gobierno de Zapatero está haciendo al sector más radical de la Comunidad vasca, por mucho que lo nieguen (luego hablan de bocas pequeñas Supongo que Rodríguez Zapatero quiere pasar a la Historia como el presidente que acabó con el terrorismo en España ¡y quién no! y como no tiene la firmeza necesaria para enfrentarse al problema como debería, opta por lo que mejor le sale: ceder diciendo que sí a todo menos al PP y a sus simpatizantes. Cuando tras las elecciones vascas el PSOE pacte con el PNV un gobierno para esa sufrida Autonomía, todo estará consumado- -unos años aplicando el plan López para luego pasar directamente al plan Ibarreche y la autodeterminación- y habrán ganado los de las pistolas y quienes les apoyan. Lo verdaderamente terrible es que entre estos últimos se contará el Gobierno de la nación. Mario González Gutiérrez. Madrid.