Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Cultura MARTES 1 3 2005 ABC Graciela Montes y Ema Wolf ganan el Alfaguara con El turno del escriba b Una novela ambientada en Géno- TOROS FERIA DE LA MAGDALENA Lo nunca visto en Castellón Plaza de toros de Castellón. Lunes, 28 de febrero de 2005. Segunda corrida. Media entrada. Toros de Baltasar Ibán, excesivamente desiguales de presentación, descastados, deslucidos y complicados. Uceda Leal, de negro y oro. Estocada y cuatro descabellos (silencio) En el cuarto, pinchazo y estocada (silencio) Sebastián Castella, de malva y oro. Bajonazo (oreja) En el quinto, pinchazo y estocada desprendida. Aviso (petición y saludos) Paco Ramos, de rosa pálido y oro. Estocada delantera (oreja) En el sexto, dos pinchazos y estocada desprendida (silencio) va en el siglo XIII se alzó ayer con este premio al que se habían presentado 649 obras, 457 de Hispanoamérica y 192 de España ABC MADRID. El jurado, que adoptó esta decisión por mayoría, estuvo presidido por José Manuel Caballero Bonald, e integrado por Juan González, Ana María Moix, Iván Thays, Manuel Rivas, Silvia Hopenhayn y el cineasta Fernando León de Aranoa. Tras hacerse público el fallo, Caballero Bonald defendió la calidad del texto ganador, con independencia del clima histórico en el que se desarrolla la novela. La obra ganadora recupera realmente lo que es la absoluta capacidad artística de la novela dijo el escritor gaditano, quien añadió que El turno del escriba es un dechado de virtudes literarias El escritor defendió la absoluta independencia que ha tenido el jurado para decidirse por una obra ganadora, elegida entre siete finalistas, y apuntó que la tarea de selección ha sido un trabajo complejo e intrincado Una época fascinante El acta del jurado destaca que la novela es la recreación de una época fascinante de la Humanidad, la de los descubrimientos y la atracción por lo desconocido, que trasciende el marco histórico para convertir su escritura deslumbrante en un acto de libertad Las dos escritoras, muy conocidas en Argentina por ser autoras de cuentos infantiles y juveniles, explicaron a Efe en conversación telefónica que escribir con dos cerebros y a cuatro manos ha sido una experiencia formidable por el respeto que nos tenemos Es una novela documentada absolutamente en su aspecto histórico hasta en los detalles más minuciosos. La parte histórica es totalmente real, y la ficción son los huecos que deja la historia precisó Graciela Montes. Por su parte, Ema Wolf señaló que el libro es un viaje y, como la escritura, es un libro para salvarse A esta edición del premio se han presentado 649 novelas, 14 más que el año pasado, 457 de ellas procedentes de Hispanoamérica y 192 de España. En anteriores ediciones ganaron el premio Laura Restrepo con Delirio (2004) Xavier Velasco con Diablo Guardián (2003) Tomás Eloy Martínez con El vuelo de la reina (2002) Elena Poniatowska con La piel del cielo (2001) Clara Sánchez con Últimas noticias del paraíso (2000) Manuel Vicent con Son de mar (1999) y Sergio Ramírez y Eliseo Alberto lo compartieron en 1998 con Margarita está linda la mar y Caracol Beach ZABALA DE LA SERNA CASTELLÓN. La gente hacía fotografías. Palmeaba. Emitía sonidos admirativos. Agitaba las almohadillas. Otros cantaban Navidad, Navidad, dulce Navidad. La algarabía alcanzó notorio eco. La banda de música no sabía si arrancarse con un pasodoble y el torero se crecía ante aquel entusiasmo. ¡Allí, allí, es Amenábar! exclamó alguien. Que no hombre, que está en Nueva York con el óscar ése respondió otro. En los tendidos había más abrigos de pieles que personas. Y alguna foca muy vista. ¿Entonces? ¿Qué era lo que causaba tal estado de perplejidad y asombro? Es que nevaba. Lo nunca visto en Castellón. La nieve. Enormes copos bailados por ráfagas de una ventisca polar caían. Y si caen con un poco más de intensidad y duración, Sebastián Castella le corta la oreja al famélico y flojo quinto de la mala corrida de Baltasar Ibán, ni de lejos parecida a la que conquistó los premios ganaderos de la pasada Magdalena, ni por hechuras ni por juego. El francés, hombre testarudo, muleteó con afán y denuedo para imponerse a las circunstancias descastadas del toro feble. No logró el triunfo porque pinchó y porque la estocada desprendida no contuvo efectos inmediatos. Hubiera sumado otro trofeo al consegui- Espectacular voltereta de Paco Ramos con el toro de su alternativa do ante el cambiante tercero, que apuntó cosas en el saludo a la verónica y en los compases previos de la faena, tras el vibrante principio de pases pendulares por la espalda. Una tanda de derechazos tersos y ligados y la cosa siguió la ruta decadente del toro, que por el pitón izquierdo provocó un socavón en el tono alegre de la obra. Castella trató de remontar a base de valor, de buscarle las vueltas al éxito con circulares invertidos y redondos completos, que permanecieron en la memoria colectiva por encima del bajonazo final. Paco Ramos sobrevivió con dignidad a la fecha de su alternativa, pese a los elementos adversos. El toro de la ceremonia, de irregular fijeza- -ora miraba la muleta, ora la taleguilla- se medio dejó por el lado derecho sin entregarse nunca; a izquierdas fue un mal bicho. Y llegó una voltereta anunciada. Cada vez se orientaba más. Ra- ALBERTO DE JESÚS mos resolvió de eficaz espadazo para hacerse con una oreja de las que se guardan (y se dan) con cariño. Al sexto, que amagó con no sostenerse, lo superó con tesón, con la ilusión que le mantuvo activo en quites y torero toda la tarde. Uceda Leal se estrelló con el feo estilo del segundo. No se alargó y tiró de su infalible arma: la espada se hundió despacio por arriba, pero necesitó del verduguillo. Equivocó el cuarto a todo el mundo, incluso al elegante matador, que brindó al público con la mente puesta en las verónicas con las que había cimbreado con gusto y cadencia las todavía suaves embestidas. Todo cambió en la muleta con los desagradables viajes del morucho contra el esfuerzo de Uceda. Una estocada en todo lo alto, tras pinchazo, pasaportó al agrio animal. Indudablemente, la noticia fue la nieve a estas alturas sobre el mar. Rincón cierra con broche de oro en Bogotá su temporada americana ABC BOGOTÁ (COLOMBIA) César Rincón puso un broche de oro en Bogotá a su exitosa temporada en tierras americana, donde se ha erigido como triunfador indiscutible en Maracaibo, Cali, Manizales, Duitama, Bucaramanga, Medellín y Bogotá. El pasado domingo, la plaza de Santamaría vibró con su toreo y Rincón abandonó a hombros el coso. Fue una tarde lluviosa, en la que Matías Tejela también se llevó un trofeo y Pedro Gutiérrez El Capea no tuvo suerte en su confirmación de alternativa. Con más de tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Agualuna, de impecable presentación y de juego desigual. El primero de Rincón, con un pitón derecho nulo, permitió que el bogotano brindara un suave y templado tras- Monumental de México Christian Ortega destacó y cortó una oreja ABC. Los mexicanos César Castañeda, Leopoldo Casasola y Christian Ortega estuvieron por encima del encierro de Cuatro Caminos. Castañeda, que confirmó la alternativa, saludos y palmas. Casasola, saludos y ovación. Ortega, oreja y ovación. teo por el lado izquierdo. Saludó desde el tercio. La lidia del cuarto se desarrolló en medio de la lluvia, que comenzó a caer con persistencia. Esto no impidió que el maestro luciera su sapiencia y ejecutara una faena llena de temple. Dominio absoluto de la situación. Las dos orejas le fueron otorgadas en medio de una estruendosa ovación. Tejela aprovechó el pitón derecho del tercero y desarrolló una faena muy del gusto del público. Logró un trofeo. Con el parado cuarto oyó palmas. El Capea recibió al toro de la ceremonia con faroles de rodillas, seguidos de buenas verónicas. Luego esbozó una variada faena con un enemigo que se negaba a salir de las tablas. Saludó desde el tercio. En el sexto se vio forzado a emplearse a fondo para lograr una faena valerosa. Estocada y gran ovación. Matamoros (México) Éxito de Juan Bautista en su vuelta a los ruedos EFE. El matador de toros francés Juan Bautista salió a hombros en su reaparición en tierras aztecas. Se lidiaron toros de Arroyo Zarco; el cuarto fue indultado. El rejoneador Gastón Santos, saludos. Eloy Cavazos, dos orejas y dos orejas y rabo simbólicos. Bautista, tres orejas.