Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MARTES 1 3 2005 ABC Cultura y espectáculos Amenábar gana un Oscar en la tarde de gloria de Clint Eastwood Million Dollar Baby y El aviador fueron las películas más premiadas su galardón a la mejor película de habla no inglesa a Sampedro y a Bardem; el uruguayo afincado en España Jorge Drexler, premio a la mejor canción ALFONSO ARMADA ENVIADO ESPECIAL HOLLYWOOD. Alejandro Amenábar añadió el domingo su nombre al arbitrario parnaso de Hollywood como director de Mar adentro la cuarta película española que se hace con el Oscar a la mejor de habla no inglesa. El premio tuvo una dulzura añadida para el cineasta español nacido en Chile hace casi 33 años porque coincidió con una tarde de gloria para su admirado Clint Eastwood, que a sus 74 años se convirtió en el cineasta más provecto que recibe el premio al mejor director (su segunda estatuilla, tras Sin perdón y que además vio cómo su contundente y sobria Million Dollar Baby (que, como el filme de Amenábar, también aboga por la eutanasia) fue la triunfadora de la septuagésimo séptima edición de los premios más celebrados de la industria y el arte cinematográficos: mejor película, mejor actriz principal (Hilary Swank, que, con su trágica epopeya de boxeadora, ganó su segundo Oscar y por segunda vez se lo quitó a Annette Bening, aunque muchos pensaban que la que más lo merecía era la Imelda Staunton de Vera Drake y mejor actor de reparto (Morgan Freeman, cuya primera estatuilla le permitió agradecer a Eastwood su forma de dirigir: dar carta blanca a los intérpretes) Como estaba cantado, Jamie Foxx se hizo con el premio al mejor actor por su soberbia encarnación de Ray Charles. Dedicó el Oscar, mordiéndose las lágrimas, a su abuela: su primera maestra de teatro. Es la primera vez que dos actores negros copan las categorías de actuación. b El cineasta dedicó para un mercado de casi 300 millones de almas) Tras arrasar en los Goya y ganar el Globo de Oro y el premio al Espíritu Independiente en la misma categoría, el Oscar culmina la trayectoria de la cuarta película de Amenábar, que ayer dejó destilar más emoción de la que suele. Desde el escenario del Kodak Theatre dijo al recibir el premio de manos de una encantada Gwyneth Paltrow- -que en vez del título gritó España Esta película está basada en la vida de un hombre que pese a su deseo de morir emanaba mucha luz a su alrededor, así que la primera parte de ese premio le pertenece, donde quiera que esté. La segunda parte es para Javier Bardem por su excelente actuación y su generosidad El nombre del actor, que hace cuatro años fue candidato al Oscar al mejor actor por su encarnación del escritor cubano Reynaldo Arenas en Antes que anochezca desató una tormenta de aplausos e hizo más sonora su inexplicable ausencia. Premio definitivo Drexler entona su canción a capella tras recibir el Oscar REUTERS Lo más duro fue la alfombra; es la venta del pescado A. A. HOLLYWOOD. La calma volvió a Alejandro Amenábar con la victoria de Mar adentro Según reconoció, los nervios acabaron apoderándose de él a medida que se acercó la ceremonia, donde llegó sin apenas haber dormido y con dolor de cabeza. Lo más duro fue la alfombra roja; es la venta del pescado y eres la merluza que no quiere nadie comentó sobre esos últimos metros en los que los protagonistas posan antes de entrar en el Kodak Theatre. Su llamada a Javier Bardem, que siguió los Oscar por televisión desde España, la resumió como una conversación llena de felicidad con el protagonista de su cinta. Como recordó el productor de Mar adentro Fernando Bovaira, Bardem debería haber estado entre los candidatos a mejor actor de esta edición. Yo sabía que era muy difícil en un año como éste añadió el realizador español. Favorita La historia del tetrapléjico gallego Ramón Sampedro, que defendió hasta el último aliento su derecho a elegir el momento de su muerte, ganó el domingo, en la versión espectacular con la que la vistió Alejandro Amenábar, un premio para el que partía como favorita, aunque las críticas en Estados Unidos no han sido unánimes en su aprecio y el público se ha mostrado reticente (hasta ayer llevaba recaudados 800.000 dólares, una cifra misérrima Con su aplomo y humildad habituales, Amenábar admitió que el Oscar era como un premio definitivo para cualquier cineasta, pero dijo que no creía que le fuera a cambiar ni a él ni a su carrera, y que Hollywood sigue sin tentarle. Manolo García, de frac blanco como Spike Lee, se quedó sin el Oscar al que aspiraba al mejor maquillaje (junto a Jo Allen) y dijo que había llorado muchísimo pero de emoción por un premio que Amenábar dedicó a todo el equipo. El nuevo director general de Cinematografía, Fernando Lara, no ocultaba el domingo su satisfacción ante la primera buena noticia sobre el cine español que recibe desde que le nombraron, tras jarros de agua fría como las cifras de asistencia y el portazo de Almodóvar a la Academia. Lara espera que el Oscar de Amenábar, unido al de Jorge Drexler por la canción de Diarios de motocicleta ayude a que el público español recupere la fe en su cine. A pesar de que, con once candidaturas, El aviador partía como gran favorita, y que logró los cinco primeros premios a los que optaba (fotografía, montaje, dirección artística, vestuario y mejor actriz de reparto, que se llevó Cate Blanchett por su convincente recreación de Katharine Hepburn) la hagiografía de los primeros años del multimillonario, fanático de la aviación y productor cinematográfico Howard Hughes no estaba a la altura de las grandes piezas de su director, Martin Scorsese, que finalmente perdió en el duelo que las últimas quinielas plantearon frente a Eastwood. Era la quinta vez que el cineasta nacido en Queens (Nueva York) hace 62 años optaba al Oscar, y se volvió a quedar sin él. La trifulca entre sus productores para ver quiénes habrían de subir al escenario para cobrar la pieza quedó patética. La superproducción al estilo del viejo Hollywood se estrelló contra la íntima obra de Clint Eastwood, que se las vio y se las deseó para que la Warner Brothers se embarcara en el proyecto. Ayer agrade-