Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 3 2005 Internacional BALANCE DE LA GIRA EUROPEA DE BUSH 31 Waugh en su famosa Et in Arcadia ego sería una forma de suicidio. De hecho, el eje franco- alemán corre el riesgo de introyectar inconscientemente en la Europa que nace del Tratado Constitucional esa tentación si no recupera lo antes posible su útil asidero empírico- atlántico y recupera el contrapeso de su mirada más pragmática y realista. En este sentido, los europeos debemos mirar hacia el Atlántico, aunque con guiño y sabiduría lusa. Hay que dirigir la proa de nuestra vocación estratégica hacia él, encontrándonos con América pero tratando también de circunnavegarla- -quizá, incluso desviando parte de nuestro esfuerzo hacia la modélica África del Sur, pero con el objetivo puesto en la emergente India- En cualquier caso, el Atlántico es nuestra vía natural. A través de ella hemos de aventurarnos sobre ese más allá occidental que se abre principalmente a lo largo de la costa que recorre el continente americano de norte a sur, desde Alaska a Chile. La comunidad de valores trasatlánticos debe ser el motor refundador. El presidente Bush ha insistido en ello durante su viaje a Europa y sus encuentros con Chirac y Schröder. Lo que nos une a ambas orillas es mucho más que lo que nos separa: son los valores ilustrados de la sociedad abierta en la que creemos. La libertad que movilizaron las Revoluciones Atlánticas hicieron posible las sacudidas liberales que dieron forma en 1688, en 1776 y en 1789 a la George W. Bush, durante su visita a Alemania la pasada semana, con Schröder AP Modernidad occidental que compartimos. El trasiego de esos valores ha sido un ir y venir constante. Nunca se ha interrumpido porque nace de un aliento común que retrotrae su definición originaria a los parámetros intelectuales contenidos en aquel bello discurso emitido por Pericles cuando Atenas comenzaba su guerra del Peloponeso a mediados del siglo V a. C. Desde entonces existe Occidente como posibilidad. Su heterodoxia liberal ha tenido rivales portentosos que han hecho que el curso de la libertad haya sido temporalmente represado, pero sin llegar nunca a impedir que tarde o temprano los Muros de la sociedad cerrada fueran erosionados. En este sentido, su capacidad adaptativa y su flexibilidad son indiscutidas, tanto que ha logrado prender a lo largo y ancho del planeta. Precisamente el miedo a su difusión global es lo que estimula al totalitarismo islamista a plantear el brutal pulso que en estos momento conturba la seguridad de nuestro mundo. En este sentido, frente a quienes defienden diálogos imposibles hay que oponer el realismo de los que son viables, esto es, aquellos que se dan entre identidades de valores intercambiables. El cultivo de la semejanza con el otro que nos es próximo es lo único pragmáticamente posible y, por sí solo, una utopía fascinante. Quizá por eso mismo apuntaba Jabès que: Partir a la conquista de lo desconocido no es sino la secreta esperanza de descubrir su semejanza con lo conocido