Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 3 2005 Nacional 15 Garzón se despide de la Audiencia con el procesamiento de Álvarez y Permach por pertenencia a ETA Libra una orden de detención internacional contra Josu Ternera Joseba Álvarez señala que la presencia de ETA en las negociaciones es fundamental y niega conversaciones entre el Gobierno y la banda NATI VILLANUEVA MADRID. Apenas cinco horas antes de emprender rumbo hacia Nueva York, donde permanecerá durante nueve meses con una licencia de estudios, el juez Baltasar Garzón puso ayer fin a su actividad en la Audiencia Nacional dictando auto de procesamiento contra los ex parlamentarios de Sozialista Abertzaleak- -la ilegalizada Batasuna- -Joseba Permach y Joseba Álvarez por pertenencia a ETA. Al mismo tiempo, el magistrado libraba sendas órdenes de detención, una europea y otra internacional de busca y captura, contra José Antonio Urruticoechea, Josu Ternera sobre quien decretó además- -y a diferencia de los otros dos procesados- -su ingreso en prisión provisional. Garzón señala en el auto que Herri Batasuna forma parte de ETA, no sólo como brazo político u organización del entorno de aquélla, sino como una estructura más del complejo políticoviolento diseñado para conseguir, enb El ex diputado proetarra acordar el procesamiento de los ex diputados proetarras, algo que si no se había hecho hasta ahora era porque hasta la disolución del Parlamento vasco, el 24 de febrero pasado, ambos conservaban la condición de aforados. En cuanto a Josu Ternera huido de la Justicia desde noviembre de 2002- -cuando fue citado a declarar como imputado por el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza en 1987- Garzón recuerda que, además de su militancia y responsabilidad histórica en ETA desde que salió en libertad el 14 de enero de 1999 se convirtió en miembro de EH y Batasuna y ejerció una labor directiva del complejo terrorista liderado por la banda terrorista. Baltasar Garzón EFE Excarcelación de presos políticos tre otras, una finalidad concreta la autodeterminación de la denominada Euskal Herria A continuación añade que lo que denominan conflicto no es más que una actividad criminal de contenido terrorista Los cargos que Permach y Álvarez han ocupado en organizaciones de la izquierda abertzale, así como su asistencia a manifestaciones y homenajes a etarras o a mítines en los que se quemaron banderas españolas son indicios suficientes, según el juez, para Permach y Álvarez fueron citados ayer en la Audiencia Nacional para prestar declaración indagatoria ante Garzón. Momentos antes de entrar en el Juzgado, el segundo negó que ETA y el Gobierno hayan mantenido conversaciones, pero señaló que la presencia de la banda terrorista es fundamental en las negociaciones, a su juicio, necesarias para solucionar el conflicto vasco lo que no sucederá- -vaticinó- -sin la excarcelación de los presos políticos EDURNE URIARTE LA VENDA as resistencias a la ilegalización de Batasuna o al reconocimiento de que esta formación política está integrada en ETA, que es lo mismo, están parcialmente relacionadas con la coincidencia de los resistentes con parte del discurso de Batasuna o con su mundo social. Hay algo más que es la negación de lo que no se quiere ver, y que nos remite, no a un problema político, sino psicológico, de psicología colectiva en situaciones de crímenes políticos. En la manifestación del sábado en Bilbao contra el juicio en la Audiencia Nacional a las organizaciones juveniles de ETA, Jarrai- Haika- Segi, había dirigentes del PNV y de EA y algún conocido periodista, todos ellos gentes que condenan los crímenes terroristas pero que, sin embargo, niegan la integración de estas organizaciones en ETA. El domingo, Martínez y Pagola ofrecían en estas mismas páginas algunos datos demoledores sobre esa rela- L ción, por ejemplo, que nada menos que mil personas de las organizaciones juveniles se ha integrado en los comandos etarras y en la kale borroka en los últimos años. Policías y jueces han ofrecido ése y otro sinfín de datos que hacen intelectualmente incontestable la vinculación terrorista. Pero hay intelectos, miles en el País Vasco, y bastantes en el resto de España, que no se lo creen. Y no es que escenifiquen una mentira. Es que se han fabricado una venda que les impide ver aquello que rompe los equilibrios psicológicos de su realidad. Y el reconocimiento abierto de que los colaboradores de los asesinos son varios miles que comparten ideología y vida cotidiana es demasiado perturbador. La experiencia nazi, salvando las grandes distancias de todo tipo, es muy útil para entender los mecanismos psicológicos frente a los crímenes políticos. Últimamente se ha pu- blicado un libro fascinante que recoge las entrevistas realizadas por Leon Goldensohn a los dirigentes nazis juzgados en Nuremberg y editadas por el historiador Robert Gellately (Las entrevistas de Nuremberg, Taurus, 2004) Una buena parte de ellos afirma que no creyó que el asesinato de los judíos fuera cierto. Y no se trata tan sólo de autodefensa ante el juicio. Hay algo más. Hay una genuina negación psicológica, como la de Hans Fritzsche, un alto colaborador de Göbbels, que afirma: Göbbels me ocultó el asesinato de 5 millones de judíos. Creía que era propaganda enemiga Hasta Hermann Göring, el comandante en jefe de la Luftwaffe pensaba que se trata de propaganda enemiga Si aquellos jefes nazis llegaron a creer, quisieron creer, que varios millones de asesinatos eran propaganda enemiga, es fácil imaginar lo sencilla que es la negación de cualquier cosa cuando los asesinatos que hay de por medio son mil. Y no es un problema sólo del País Vasco. Pienso, por ejemplo, en el excelso recibimiento que ha tenido Gerry Adams en España hace unos días. Es un dirigente del IRA, como lo acaba de reiterar el ministro de Justicia de Irlanda. Pero da igual, nos ponemos otra venda.