Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 1 3 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND Las tensiones que arrastran las guerras civiles tienden a durar un siglo y son hereditarias EL PASADO QUE NOS AGUARDA Más que un pueblo ingobernable, el nuestro ha sido un pueblo sumiso ante el poder y es idealmente gobernable para aquellos gobernantes que lo ejercen sin preocupación de la fuente de donde dimana más radicalmente autonoE ha engendramistas que ha conocido la do un estado de historia de las democraespíritu que pucias occidentales... Sin emdiéramos llamar el sentido bargo, las palabras de Peespectacular de la vida púdro Sainz Rodríguez tieblica en España. La mayonen hoy absoluta vigencia. ría de los españoles han Podríamos haberlas escriasistido al desenvolvimienCÉSAR ALONSO DE to algunos e, incluso, me teto del Estado, y al desarroLOS RÍOS mo que ya lo hayamos helo de las batallas políticas cho. sostenidas para organizar ¿No hemos aprendido nada? le, como a un espectáculo que no les tocaba de cerca; han presenciaN más de una ocasión he dido las luchas de la vida pública sin cho que de todos los problepensar que en ellas no se debatía mas que ha padecido la sociedad un interés ajeno a ellos, sino que española y que representaban un en el fondo se estaba decidiendo el peligro para la convivencia, el úniinterés y hasta el honor de cada co que nos quedaba por resolver ciudadano era el modelo del Estado, a pesar Estas reflexiones han cumplido de que se estaban aplicando unas ochenta años. Corresponden a reformas realmente audaces. una conferencia que pronunció PePues bien, éste sigue ahí, abierto, dro Sainz Rodríguez el 19 de dipeligroso, amenazador y, quizá ciembre de 1924 con el título La por culpa de él, parecen resurgir evolución política española y el deotros: las confrontaciones ideolóber social de los intelectuales De gicas vuelven a engendrar odios y entonces acá ha habido una caída a dividir a los ciudadanos en bande la monarquía, una terrible guedos; la cuestión religiosa es utilizarra civil, casi cuatro décadas de réda por los laicistas para actualizar gimen autoritario, la restauraviejos contenciosos; la lectura del ción de la Monarquía y una expepasado no tiene que ver con una riencia que sería inexacto califirecuperación piadosa de la memocar como descentralización admiria, sino que se juega con interprenistrativa, ya que ha sido la imtaciones uniliateriales y tendenplantación de uno de los sistemas ciosas para convertir el pasado en obstáculo para la convivencia... Y ¿quiénes son los responsables de esta recaída en los antiguos males? ARA el tradicionalista Pedro Sainz Rodríguez, que fue uno de los políticos más batalladores contra la II República y expulsado de España por sus conspiraciones monárquicas después de haber sido ministro de Franco, la responsabilidad de la situación en los años veinte correspondía a la propia sociedad española por su desinterés de lo público, por su descompromiso cívico y su sentido espectacular de la vida política, consecuencia todo ello de su débil, cuando no inexistente, conciencia nacional... Esta atonía del pueblo español, esta falta de interés y preocupación por la vida pública, le ha hecho ver la vida del Estado como algo extraño a él, y esto ha sido causa, en mi opinión, de lo contradictoriamente que se le ha juzgado... Más que un pueblo ingobernable, el nuestro ha sido un pueblo sumiso ante el poder y es idealmente gobernable para aquellos gobernantes que lo ejercen sin preocupación de la fuente de donde dimana; pero es ingobernable para los gobernantes que necesitan la colaboración de la opinión pública y que esperan el poder de la selección y de la vitalidad ciudadanas A pesar de todo me niego a pensar que nos aguarde un pasado tan terrible. TODO POR LA NOTORIEDAD N I tan siquiera José Bono padece en el nivel con que le afecta a Baltasar Garzón el síndrome de la notoriedad. El ministro, maestro en presencias desde que militaba en el PSP, aprovecha la fuerza y la dirección del viento dominante para, en La Mancha, en Defensa o donde fuere, levantar el pedestal en el que encaramarse; pero lo del juez va mucho más allá y si no sopla el viento sopla él. Ésa debe de ser, por ejemplo, la intención del libro de desmemorias que acaba de lanzar al mercado, Un mundo sin miedo, y que mi admirado José Luis Martín Prieto, en alarde de inteligencia sintetizadora, ha valorado como malo de cojones El juez, que ya prepara el equipaje para una larga estancia docente en los EE. UU. lanza ahora al aire una propuesta escalofriante: la creación de una comisión que investigue los crímenes contra la humanidad que se cometieron desde el final de la Guerra Civil hasta la muerte de Franco. Independientemente del valor de la propuesta, que cada cual puede valorar de distintos modos, sorprenden en el juez Garzón dos circunstancias concurrentes en el caso. La primera se refiere a su lentitud de percepción y reacción y la segunda extraña sobremanera porque quien, como él, ha ocupado puestos de responsabilidad en los tres poderes del Estado- -Judicial, Legislativo, Ejecutivo, y otra vez, en el Judicial- -debiera tener asumido que el espíritu de la Transición se sustentó como resultado del pacto tácito de todas las fuerzas políticas significativas, en una suerte de amnesia que permitió pasar, de la Ley a la Ley desde una dictadura a una democracia con más errores que traumas. Treinta años después de la muerte del dictador, a Garzón le da por abrir un baúl de los recuerdos que tiene mucho de caja de Pandora. Por algo será, que nadie es tan calmoso en el análisis y seis lustros es mucho tiempo incluso para los ritmos acostumbrados en la judicatura española. ¿Querrá el juez, cuya vocación por la notoriedad no tiene fronteras, contrarrestar las acusaciones que le hacen desde Iberoamérica de haberle prestado mayor atención a las dictaduras de allá que a la de acá? ¿Está soltando lastre español con vistas a su ascensión internacional? En cualquier caso está cimentando un edificio de peligrosa ocupación. Ese periodo que va de 1939 a 1975 merece, como todos, la atención y el rigor de los historiadores, que es bueno conocer, y con detalle, los antecedentes del tiempo en que vivimos; pero abrirle ahora un proceso a Franco y al franquismo es políticamente improcedente y socialmente peligroso. Las tensiones que arrastran las guerras civiles tienden a durar un siglo y son hereditarias. Aquí, gracias al talento de unos y la renuncia de otros, se ha conseguido reducir ese tiempo y, en una pirueta cuasi circense, pasar de aquello a esto sin mayores costes y con claros beneficios para toda la sociedad. ¿Eso es lo que quiere romper Baltasar Garzón? S P E REVISTA DE PRENSA vía líder de los socialdemócratas está siendo asesorado por sus más directos consejeros. Los dos principales obstáculos para que Santana Lopes pueda ver realizada dicha ambición son dos personalidades de la derecha y ex líderes del PSD, Cavaco Silva y Marcelo Rebelo de Sousa, cuyo nombre también ha sonado para suceder a Sampaio. De momento, Santana Lopes debe decidir su futuro más inmediato una vez que José Sócrates tome posesión de su cargo como primer ministro, lo cual puede ocurrir a mediados del mes de marzo. En ese día, podrá optar automáticamente por uno de los dos cargos: su lugar como diputado en la Asamblea de la República o regresar al Ayuntamiento de Lisboa como alcalde, puesto para el que fue elegido en las elecciones de 2001. Santana ha pedido que le dejen descansar un poco y sus colaboradores dicen que hará una travesía en el desierto intentado apartarse de las polémicas internas del partido. BELÉN RODRIGO Santana quiere ser presidente Después de perder las elecciones legislativas en Portugal, se empieza a especular sobre el futuro del primer ministro saliente, Pedro Santana Lopes. El rotativo luso Diario de Noticias afirma que su futuro puede pasar por presentarse a las elecciones presidenciales de enero de 2006 para suceder a Jorge Sampaio. Un dirigente del PSD y seguidor de Santana Lopes ha asegurado a este periódico que de momento no hay ningún escenario excluido por lo que surge así la vieja ambición de Santana antes de sustituir a Durão Barroso al frente del partido y del Gobierno. Tras la derrota electoral, el toda- Juzgar a Sadam en una jaula El diario británico The Sun reveló que Sadam Husein será juzgado en una jaula similar a la utilizada para encerrar a Hannibal Lecter, interpretado por Anthony Hopkins, en la película El silencio de los corderos El tabloide tuvo acceso en exclusiva a uno de los palacios del ex dictador en Bagdad que está siendo rehabilitado por soldados estadounidenses y personal de las Fuerzas de Seguridad británicas para celebrar el juicio de Sadam Husein. El ex dictador será colocado en una celda subterránea por la noche y todas las mañanas será trasladado a la jaula de la sala del tribunal, explicó el The Sun. S. I.