Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 3 2005 Opinión 5 Sin fronteras Mientras la ministra de Sanidad, Elena Salgado, sigue buscando el preceptivo consenso para sacar adelante su Ley de Investigación y Biomedicina, un centro científico catalán anunció ayer su intención de generar células embrionarias a través de la clonación. El tiempo pasa, la ciencia avanza y la ley no llega para reforzar las barreras de la ética en los laboratorios del nuevo siglo. La legislatura del diálogo El presidente de CiU, Artur Mas, consideró ayer rota la capacidad de diálogo con Maragall y dejó en el aire el proceso de reforma estatutaria. Mientras, Rajoy rechazaba la comisión Gobierno- PP para debatir el modelo de Estado porque se ha quedado en nada y, para completar el cuadro, la AVT decidía romper relaciones con el alto comisionado para las Víctimas del Terrorismo, Gregorio PecesBarba. Un año después de la victoria del 14- M, que marcó el arranque de la legislatura del diálogo y el consenso España es una balsa de aceite ¿hirviendo? en la que ya sólo flota la sonrisa de Zapatero. Cambio de rumbo Desbordado por los acontecimientos, el primer ministro del Líbano, el prosirio Omar Karami, anunció ayer su dimisión. La respuesta popular al asesinato de Rafik Hariri, materializada por miles de personas que desafiaron la prohibición de manifestarse, ha forzado una crisis que pone a prueba la tradicional presencia de Siria en un país que empieza a denunciar los excesos de vecinos e intrusos. EFE Estatuto congelado. La crisis política se agrava día a día en Cataluña. Horas después de que CiU asegurara que no asistirá a ninguna reunión que convoque Pasqual Maragall para la reforma del Estatuto, Jordi Pujol irrumpía en el torbellino declarativo al asegurar que el líder del PSC ha provocado una ruptura profunda del país con sus acusaciones extremadamente graves de corrupción. Mientras, Maragall era arropado por la Ejecutiva de su partido; tanto que el primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, afirmó que el presidente de la Generalitat no tiene nada que rectificar porque- -en contra de lo que todo el mundo creyó oír- no formuló ninguna acusación contra CiU En la imagen, la imagen del barrio del Carmelo bajo el manto blanco que dejó la nevada caída ayer en Barcelona. inmediato al lugar del desastre, marcha al País Vasco para- -tal para cual- -reír las gracias del nacionalismo ídem. Por no hablar de ese amigo de los oprimidos que es Carod- Rovira, viajero de profesión que coge el coche para a ir a Perpiñán y el puente aéreo para visitar a Rodríguez Zapatero, pero que no se atreve a pisar el Carmelo. Una clase política que no asume la responsabilidad del desastre y se limita a cesar a un director general, porque alguna cabeza hay que dar al populacho. Y una clase política- -el tripartito y CiU, principal fuerza de la oposición- -que ya está haciendo todo lo posible para enterrar la grave acusación- -el famoso tres por ciento- -que este aprendiz de político que es Maragall lanzó en sede parlamentaria. Hay que salvar el nuevo Estatuto, dicen. Y porque Cataluña necesita con urgencia un nuevo Estatuto que otorgue más competencias- ¿para qué? -y soberanía- ¿para qué? -se pondrán de acuerdo y enterrarán cualquier vergüenza. Todo por Cataluña. El Carmelo cubierto de nieve es un bello paisaje de postal que no puede ocultar las miserias de una clase política nacionalista que, de tanto hablar de la nación, se olvida de la gestión. Ayer, en el Carmelo, todo estaba congelado. BAJO LA NIEVE DEL CARMELO MIQUEL PORTA PERALES L Carmelo cubierto de nieve es un bello paisaje de postal. Pero, bajo la nieve del Carmelo se esconde el drama de mil vecinos sin vivienda y quince mil afectados que esperan una solución. Y bajo la nieve del Carmelo se esconden también las miserias de una clase política nacionalista que pierde lamentablemente el tiempo con elucubraciones sobre el ser de Cataluña mientras E las carreteras se colapsan, la sanidad no levanta el vuelo, la educación empeora y los túneles y las casas se hunden. Una clase política que- -además de intentar poner límites a la libertad de información con un protocolo vergonzoso- -tarda en reaccionar como lo demuestra el presidente Maragall, incapaz de acudir al Carmelo el día de autos, o el consejero jefe Bargalló, que, en lugar de desplazarse de