Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 LUNES 28 2 2005 ABC Cultura y espectáculos El cine independiente premia a Mar adentro Entre copas y dos filmes latinos Amenábar volvió a arrebatar un premio a Almodóvar en la víspera de los Oscar su premio a Javier Bardem, protagonista de la película, y que finalmente no ha viajado a Los Ángeles para asistir a la ceremonia ALFONSO ARMADA ENVIADO ESPECIAL HOLLYWOOD. Bajo una carpa en la playa de Santa Mónica, lejos de las saturadas arterias de Hollywood, los premios al Espíritu Independiente celebraron el sábado su vigésima edición e hicieron sus apuestas en lo que muchos consideran un negativo de los Oscar de la Academia. Prefirieron a Mar adentro frente a La mala educación como mejor película extranjera, a pesar de que la cinta de Pedro Almodóvar ha recibido mucho mejores críticas que la de Alejandro Amenábar y ha tenido más éxito en la taquilla estadounidense. Este premio es muy especial para mí. Cuando escribí la película estaba frente al mar y ahora recoger este galardón en la playa de Santa Mónica es como cerrar el círculo dijo el director, antes de dedicarlo a Javier Bardem, inexplicablemente ausente b El director dedicó de Los Ángeles. Su nombre desató una ovación. Ayer era retratado en un elegante portafolio en las páginas del magazine dominical del New York Times junto a una gran galería de actores y actrices. En un suelto, el mismo diario relataba una noche reciente en Los Ángeles- -cuando los Globos de Oro premiaron la película, pero no el trabajo de Bardem como Ramón Sampedro, que tampoco fue reconocido por los Oscar- en la que el serio Amenábar parecía un ratón al lado del actor de equina presencia y maneras infantiles. Pleno absoluto Entre copas la agridulce comedia de dos amigos de excursión etílica por los viñedos de Santa Bárbara que aspiraba a siete Oscar, hizo un pleno absoluto en los Spirit: mejor película, mejor director (Alexander Payne: que animó a los productores a seguir su ejemplo, porque hay audiencia para películas humanas mejor guión (Payne y Jim Taylor) mejor actor principal (Paul Giamatti, injustamente ninguneado en los Oscar, que se preguntó con sorna como podían haberle premiado si ni siquiera había sido capaz de encontrar las esca- Amenábar, a su llegada anoche al Kodak Theatre de Los Ángeles leras al estrado) y mejores actores de reparto (Thomas Haden Church y Virginia Madsen, que subió al escenario con su hijo y recordó sus 17 años haciendo cine independiente y lo duro que es hacer cine de bajo o ínfimo presupuesto) El cine que habla español sumó, con el de Mar adentro cinco estatuillas: La colombiana Catalina Sandino Moreno vio reconocido su deslumbrante debut en María llena eres de gracia en la que encarna a una mula que introduce droga en Estados Unidos llevándola en el estómago, con el Spirit a la mejor actriz, categoría por la que también aspiraba a un Oscar. El director y guionista estadounidense Joshua REUTERS AP La canción de la discordia Finalmente, Antonio Banderas y Carlos Santana fueron los encargados de cantar Al otro lado del río la canción compuesta por Jorge Drexler para la película Diarios de motocicleta y que es el primer tema en castellano que optaba a un Oscar. El cantautor se había quejado de que los organizadores de la ceremonia no le hubieran dejado interpretar su canción con el pretexto de no ser conocido en Estados Unidos. En la imagen, Antonio Banderas y Santana charlan tras el último ensayo de la canción. Marston, que se documentó a conciencia para rodar su primera película, recibió el premio al mejor primer guión. El actor mexicano Gael García Bernal, que decidió no asistir a la gala de los Oscar, donde iba a presentar un premio, porque a su amigo Jorge Drexler no le han dejado cantar Al otro lado del río la canción de Diarios de la motocicleta recibió en nombre de su compañero de reparto Rodrigo de la Serna el Spirit al mejor actor revelación por esa cinta que recrea un viaje de juventud de Che Guevara, papel que interpreta el propio García Bernal. Cabrón, felicidades. Ganaste, loco le dijo en español García Bernal,