Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid LUNES 28 2 2005 ABC Madrid CIUDAD ABIERTA ALEXANDRA MARC Empleada de hogar Rumanía no podrá prosperar porque la juventud se marcha TEXTO: M. J. ÁLVAREZ FOTO: DANIEL G. LÓPEZ El viaje me costó el triple que mi sueldo, tuve que pedir prestado Viajé en tráiler hasta Alemania con mi tío y un amigo- -el dueño del vehículo- Me quedé una semana en ése país en casa de otro familiar. Para comprar el billete de autobús tuve que pedir prestado a mi hermano: mi sueldo mensual era sólo de 50 euros y el tiket costaba 150. Llegué a la estación Sur y todo lo que veía me parecía bonito. Allí me esperaban mi hermano y mi cuñada. Vine con visado de turista. Aún no tengo los papeles en regla. Espero conseguirlos ahora con la regularización ya que dos empleadoras se han ofrecido y lo estamos gestionando El éxodo de Alexandra (21 años) como el de miles de rumanos, obedeció a motivos económicos. Tras acabar el bachiller trabajó un año como camarera en su ciudad natal (Medias) ayudando a su tía en su negocio. Fue durísimo afirmar. Su exiguo salario, 50 euros, no le daba para nada, a pesar de que lo intentaba estirar al máximo. No podía comprarme ropa, ni ir al cine, ni salir... Por ello, decidió seguir el camino emprendido por uno de sus tres hermanos- -Vasile, de 23- que decidió en el 2000 poner tierra de por medio y emigrar a nuestro país. Él me animó y no lo pensé dos veces explica. ¿Le resultó difícil encontrar trabajo? -En absoluto, sólo tres semanas. Me fui a vivir con él y con mi cuñada, por lo que no tuve el acuciante y urgente problema de la vivienda nada más llegar. La mujer de mi hermano, rumana, como yo, me ayudó. Iba a limpiar una vivienda tres días a la semana por las mañanas. Luego buzoneé, ofreciéndome por horas y encontré más casas. En ello sigo, no he parado desde entonces y dentro de unos En marzo, Alexandra cumplirá dos años en España días cumpliré ya dos años en este país. ¿Gana lo suficiente para vivir; no le gustaría encontrar otro empleo? -Sí. Estoy contenta. Trabajo ocho horas cada día; cuatro por la mañana y cuatro por la tarde. No me sobra, pero no tengo intención de cam- biar. Me tratan muy bien y me ayudan mucho, incluso en cuestiones personales. He dado con personas maravillosas. Con mi sueldo y con el de mi novio- -le conoció cuando vivía con su hermano- pagamos el piso de alquiler con otras dos parejas desde diciembre pasado. No obstante, no me importaría cuidar niños. ¿Qué espera lograr? -Documentarme, al igual que mi novio. Dos de mis empleadoras han presentado la oferta laboral en mi nombre y espero lograrlo. Así podremos casarnos, comprarnos un piso y visitar nuestro país. ¿Ha tenido problemas por ser inmigrante o no tener papeles? -No. Mis jefes me hacen olvidarlo; aunque, al estar lejos de los tuyos y de tu tierra, a veces pasas malos momentos, pero nunca he estado sola. Me siento feliz aquí porque puedo ahorrar. Madrid recibe muy bien a todo el que llega y la gente es amable y respetuosa. Lo único que me da pena es que la juventud se va de mi país y así no crecerá Rumanía Muy personal ¿Qué le ha sorprendido negativamente de España? -El terrorismo. Cuando era pequeña escuchaba noticias sobre ETA, pero no tiene nada que ver cuando lo vives de cerca. Sin lugar a dudas, los atentados del 11- M me sobrecogieron enormemente como a todo el mundo. Lloré como una tonta, aunque no conocía a nadie. Mi familia se preocupó por mí hasta que habló conmigo.