Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 2 2005 21 La Asamblea Nacional Francesa se reúne hoy para aprobar los cambios que exige la Constitución de la UE Siria simboliza su buena voluntad con la captura y entrega a Bagdad de uno de los rebeldes más buscados Rusia e Irán firman el acuerdo para el suministro de combustible nuclear Las entregas no se realizarán hasta 2006 para tratar de tranquilizar a Estados Unidos b No parece probable que este retraso vaya a eliminar definitivamente los recelos de EE. UU. cuyo presidente cree que Irán quiere dotarse de armas nucleares RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. A fin de observar cómo evolucionan los acontecimientos, Moscú se ha dado un plazo de un año antes de empezar a enviar uranio a la central atómica iraní de Bushehr. El acuerdo de cooperación en materia nuclear firmado ayer entre Rusia e Irán incluía un calendario que ha sido modificado tras el encuentro que mantuvieron el pasado jueves en Bratislava (Eslovaquia) los presidentes ruso y estadounidense, Vladimir Putin y George W. Bush. Según el borrador inicial, el combustible nuclear ruso debería haber empezado a llegar a Bushehr en marzo. Sin embargo, esa fecha ha sido pospuesta hasta comienzos de 2006. No parece probable, no obstante, que este retraso vaya a eliminar definitivamente los recelos de Estados Unidos, cuyo máximo dirigente está convencido de que Irán, uno de los países que incluye en el llamado eje del mal trata de dotarse de armas atómicas a toda costa. El acuerdo, rubricado ayer en la misma planta de Bushehr por el director de la Agencia Iraní de Energía Atómica, Gholamreza Aghazadeh, y su homólogo ruso, Alexánder Rumiántsev, permitirá que entre en servicio el único reactor nuclear que posee Irán. Aghazadeh puntualizó que en los próximos diez meses, técnicos rusos completarán los trabajos de montaje del reactor y, seis meses más tarde, la central podrá empezar a producir electricidad Aunque Rumiántsev dijo que todo se hará con la mayor rapidez, lo cierto es que las autoridades iraníes se habían hecho a la idea de que la central de Bushehr estaría operativa ya a finales del presente año o comienzos de 2006. La decisión rusa, después de dos años de tira y afloja, provocó sorpresa. El acuerdo debería haberse firmado el sábado pero, tras cierto forcejeo, se logró concluir ayer. Antes, los iraníes tuvieron que estampar su firma en un protocolo adicional que les compromete a devolver a Rusia el material nuclear de desecho. Y es que, a partir de ese combustible ya utilizado, puede obtenerse el plutonio necesario para la fabricación de bombas atómicas. Moscú espera que la firma de ese protocolo, exigida por la Agencia Internacio- nal de Energía Atómica (AIEA) contribuya también a tranquilizar los ánimos en Estados Unidos. En un tercer documento, las partes establecen las respectivas obligaciones financieras en lo relativo al transporte de uranio a Irán y el regreso a Rusia del material de desecho. Rumiántsev no ha especificado qué medio y ruta de transporte se empleará, pero ha asegurado que todo se hará con arreglo a las normas vigentes Con la construcción de la planta de Bushehr, Rusia se ha embolsado más de 800 millones de dólares. Según los expertos, este contrato ha puesto a flote la industrial nuclear rusa. Durante la visita que efectuó a Moscú el pasado día 18 Hassán Rohani, secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Irán, Putin dijo confiar en que Irán respete al pie de la letra los acuerdos alcanzados con Rusia y la comunidad internacional y se abstenga de utilizar la tecnología nuclear que reciba con fines militares. Ese mismo día, el presidente ruso anunció que en los próximos meses viajará a Teherán con la intención de impulsar nuevos proyectos en el sector nuclear. Mohamed Jatamí Teherán anuncia que volverá a enriquecer uranio R. M. M MOSCÚ. En su intervención durante la firma del acuerdo con Rusia para el suministro de combustible nuclear a la central de Bushehr, el director de la Agencia Iraní de Energía Atómica, Gholamreza Aghazadeh, advirtió ayer que su país no suspenderá de forma permanente el enriquecimiento de uranio proceso imprescindible en la fabricación de bombas atómicas. Hassán Rohani, secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Irán, fue más allá al declarar que las labores de enriquecimiento de uranio serán reanudadas y eso, añadió, no podrá ser negociable En relación con las conversaciones llevadas a cabo entre Irán, Francia, Alemania y Reino Unido, Aghazadeh dijo que alcanzamos un acuerdo con los países europeos en París, en el que Europa reconoce que nuestras actividades nucleares son legítimas A tenor de aquellas negociaciones, las autoridades iraníes aceptaron suspender el enriquecimiento de uranio, hasta que aporten pruebas que demuestren que su programa nuclear no es para uso militar. A cambio, Irán ha sido autorizado a llevar a término el tratamiento de material nuclear para producir UF 4 (tetrafluoruro de uranio) Este proceso, según fuentes de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) finalizó hacia el pasado día 20. La obtención de ese polvo de uranio constituye una de las etapas para su enriquecimiento. Hasta el momento, Irán ha transformado 37 toneladas de una sustancia denominada yellowcake (concentrado que contiene un 70 de uranio) en UF 4. El siguiente paso, para el que Irán no cuenta El régimen de los ayatolás insiste en que su actividad será civil, y no persigue el arma atómica aún con el consentimiento de la AIEA, ni tampoco de París, Londres y Berlín, consiste en convertir el UF 4 en UF 6. Mediante centrifugadoras, del UF 6 se extrae el uranio enriquecido, material que sirve como combustible para los reactores nucleares pero también para elaborar la carga de una bomba atómica. Según los especialistas, con las 37 toneladas de yellowcake que Irán ha procesado, se podrían fabricar tres bombas nucleares. Hasta el momento, la AIEA no tiene conocimiento de que Teherán haya comenzado a producir UF 6, pero subsiste la inquietud ante la posibilidad de que exista alguna instalación clandestina en condiciones de elaborar esa materia gaseosa. El portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Hamid Reza Asefi, afirmó ayer que Teherán desea alcanzar una solución de compromiso que ponga fin a la inquietud de los europeos y haga posible nuestras legítimas reivindicaciones En cualquier caso, las advertencias lanzadas ayer por Aghazadeh y Rohani demuestran que las autoridades iraníes están perdiendo la paciencia y exigen una pronta solución para reanudar el enriquecimiento de uranio con la autorización de la AIEA.