Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 2 2005 11 Miguel Ángel Moratinos viaja a Guinea para diseñar una nueva relación bilateral Derramaremos vuestra sangre como si fuesen ríos escribió el terrorista Juramos por el Dios Todopoderoso que si no cesáis en vuestra injusticia y en las muertes de musulmanes con la excusa de combatir el terrorismo, volaremos vuestras casas por los aires y derramaremos vuestra sangre como si fuesen ríos. Nos hemos preparado para lo que llenará de terror vuestros corazones. Estos ataques son sólo una pequeña muestra y un aviso que os hacemos como parte de nuestro plan de Yihad La redacción de estas amenazas se atribuye a Youssef Belhadj, el marroquí que con el sobrenombre de Abu Dujan Al Afgani reivindicó los atentados del 11- M en el vídeo hallado el 13 de marzo de 2004 en una papelera próxima a la mezquita de la M- 30 de Madrid. En la cinta, un individuo anómino leyó un comunicado en el que el portavoz del ala militar de Ansar Al Qaida en Europa, Abu Dujan al Afgani se atribuía la responsabilidad de la matanza. Los análisis que realizó la Policía Científica concluyeron que la cinta había sido grabada de manera rudimentaria el 13 de marzo, 48 horas después de los atentados, sobre las cinco de la tarde. El vídeo presentaba las mismas características técnicas que uno que había sido adquirido en el Uno de los trenes donde los asesinos colocaron las mochilas- bomba de Chebli, en la llamada operación Dátil y Maymouni, el Tunecino con la decisión ya tomada de atentar en España, se valió de diferentes grupos de islamistas para formar la célula operativa. Uno de ellos fue el Grupo Islámico Combatiente Marroquí, del que formaban parte en España Mohamed Afalah, Mohamed Belhadj y Abdelmajid Bouchar, con los que igualmente Youssef Belhadj se reunió en Madrid. Éste no es el único dato que vincula a los huidos Afalah, Belhadj y Bouchar con el portavoz de Al Qaida para Europa, que está pendiente de ser extraditado a España. De hecho, dos días después de la explosión en el piso de Leganés (3 de abril de 2004) Mohamed Afalah, uno de los fugitivos, llamó por teléfono desde Barcelona a su hermano Ibrahim para que fuera a casa de Ibrahim Moussaten en Leganés a pedir los telefónos de Youssef Belhadj en Bélgica. Moussaten, detenido por la Policía el 1 de febrero con otros tres familiares, es sobrino por parte de madre DANIEL G. LÓPEZ de Youssef Belhadj. Ibrahim consiguió los números de teléfono y se los facilitó a su hermano en una segunda llamada que hizo el prófugo. De ahí que los investigadores sospecharan desde un principio que el destino de los tres huidos tras el suicidio de los siete terroristas de Leganés fuera Bélgica, aunque también se apuntó la posibilidad de Holanda. Campo de entrenamiento Además de facilitar la huida de Afalah, Bouchar y Belhadj, la Policía cree que Ibrahim y Mohamed Moussaten están relacionados con la estructura del Grupo Islámico Combatiente Marroquí en Europa, en concreto con los dirigentes de esa organización detenidos en Bélgica (en marzo de 2004) y Francia (junio de 2004) De hecho, uno de los hermanos Moussaten había recibido la propuesta de su tío Youssef Belhadj de trasladarse a un campo de entrenamiento en Afganistán para prepararse como mujahidin (combatiente) establecimiento que en Pinto tiene el indio Suresh Kumar, uno de los primeros detenidos, que luego fue puesto en libertad. El comunicado reivindicativo fue leído por un hombre que en la mano derecha sostenía un subfusil Sterling nueve milímetros y en la izquierda la hoja de papel que había sido redactada por Youssef Belhadj. Detrás del comunicante anónimo había una bandera rectangular con fondo verde y letras blancas escritas en árabe con al leyenda No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta La bandera estaba adherida a la pared con dos trozos de esparadrapo. El hombre hablaba en árabe con acento marroquí, llevaba gafas ocuras y ocultaba la cara con una sábana y un gorro. El cuerpo lo cubría con una túnica. Casi un año ha costado a la Policía averiguar la identidad del hombre que se escondía en Abu Dujan al Afgani sobrenombre que hasta el 13 de marzo de 2004 era desconocido no sólo por los servicios policiales y de inteligencia de España, sino también por los extranjeros. Belhadj escribió: Nos hacemos responsables del ataque acontecido en Madrid y ello tras dos años y medio de las benditas conquistas de Nueva York y Washington, en respuesta a su alineamiento con organizaciones terroristas mundiales y aquello de las organizaciones de Bush y de sus seguidores que mataron a nuestros niños y mujeres y los dejaron sin hogar en Irak y Afganistán