Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 28 2 2005 ABC Cartas al director Los niños del Estado He leído una declaraciones de la vicepresidenta Fernández de la Vega que me han causado perplejidad, dicen textualmente: No queremos que la religión influya en el futuro de nuestros niños De estas declaraciones cabe deducir que los niños son del Estado y por tanto que corresponde a él determinar la educación que se les ha de dar. Hasta ahora la Constitución, que debería ser su referente a la hora de hacer valer los derechos que se reconocen en ella, determinaba: Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones Es de suponer que ha habido un cambio, que desconozco. No se trata de imponer a nadie mis convicciones. Si usted quiere educar a sus hijos con otros valores hágalo, pero por favor déjenos a los demás el derecho que le reconocemos a usted. No sé si sus propósitos incluyen también a los padres de otras religiones o sólo a los que reciben religión católica. Finalmente, le sugiero que pida a los organismos correspondientes los datos de las familias que en los colegios públicos han solicitado que a sus hijos se les imparta la asignatura de religión. Según se ha sabido a través de los medios de comunicación, está cercano al 90 por ciento. Esta actuación me hace pensar que hay otros intereses aparte de los estrictamente legales para que quieran conseguir este protagonismo en la educación de nuestros hijos. Fernando Villar Molina. Madrid. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es Preguntas a las 36 parejas Con motivo del informe favorable a cuatro proyectos de investigación con células madre embrionarias, donde tres de ellos se desarrollaran en Andalucía, la consejera de Salud de esta Comunidad, además de sacar pecho, magnifica noticia... hemos sido capaces de sacar adelante estos proyectos que representan un hito histórico agradeció también la generosidad de las 36 parejas andaluzas que ya han donado embriones para suministrarlos a los diferentes equipos de investigación, de forma que han puesto al servicio de la ciencia el material sobrante de la fecundación in vitro Ante este acto de generosidad sin precedentes me atrevo a preguntar a las 36 parejas, ¿estarían dispuestas, para un servicio a la ciencia a entregar con la misma generosidad cualquiera de sus hijos obtenidos por fecundación asistida? ¿Saben que esos embriones que entregan a la ciencia son tan hijos suyos como el que con tanto esfuerzo lograron naciera vivo? ¿Es realmente el suyo un acto de generosidad o de egoísmo? Jesús Domingo Martínez. Madrid. -Como presidente de la Junta de Andalucía, estoy seguro de que los andaluces del Carmelo saltaréis de alegría hoy, que festejamos nuestro Día de la Comunidad andaluza. Día de Andalucía Celebramos el 25 aniversario de nuestro autogobierno, con sus aspectos malos y buenos, como todo en la vida. Ahora, el Gobierno autonómico se propone reformar el marco de convivencia estatutario. El problema es que ni el señor Chaves, ni su partido han explicado en qué consiste la reforma autonómica. El líder de la oposición pide a Chaves que no decaiga el ímpetu a la hora de reclamar al Gobierno de Zapatero la deuda histórica. Lo malo es que Chaves ya no la reclama porque en Madrid gobierna el Partido Socialista. Eso es mirar por el partido, no por los ciudadanos. Paro, vivienda e inmigración, según una encuesta reciente, son las principales pre- ocupaciones de los andaluces. Y Siguen sin resolverse. Somos mundialmente conocidos por nuestro clima, las playas, variados monumentos de distintas culturas, la buena gente, el flamenco, la copla, la tradición religiosa de la Semana Santa y nuestra apertura hacia los visitantes. Nuestra región nunca fue xenófoba, separatista ni excluyente. Estamos orgullosos de ser españoles. Ana María García Iglesias. Marbella (Málaga) Televisión digital, ya Estaba viendo el telediario del mediodía, y tanto miedo me metieron con la nueva ola de frío que me decidí a ver el pronóstico del tiempo. Tengo que reconocer que para eso tuve que vencer el prejuicio que arrastro desde mi infancia de pensar que eso es de gente mayor Lo cierto es que al terminar el telediario comenzó el maratón de los anuncios: 10 minutos de reloj. Todo tipo de champús, automóviles, coleccionables de turno y un largo etcétera. Conforme se sucedían los anuncios comprobé una vez más que, como decía Dickens: El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta Total, que la congelación inicial se fue trasformando en un calentón de padre y muy señor mío. Esto en el bachillerato de antes creo que le llamábamos sublimación. Y fue entonces cuando me vino a la cabeza el comité de sabios (listillos dirían en mi tierra) de por qué no haré como Fungairiño y me dedico sólo a ver los documentales de la BBC, y sobre todo, de cuándo tendremos la televisión digital para que podamos ver lo que nos dé la gana a la hora que nos dé la gana, y pagando lo que nos dé la gana. Javier Schlatter Navarro. Pamplona. Secreto a voces Leo en este diario una reseña del libro Un mundo sin miedo del magistrado Baltasar Garzón, con la siguiente afirmación: No me gusta el tipo de jueces de horario de mañana y que, por la tarde o incluso en horas laborales, se convierten en preparadores subrepticios de oposiciones, para lo que no piden compatibilidad ni declaran a Hacienda lo que ganan. Mucho menos me gustan quienes lo consienten Son secretos a voces, a los que nadie pone coto y previsiblemente nadie lo hará Muchos de mis compañeros de la facultad de Derecho optaron por la preparación de oposiciones a la carrera judicial y siempre me sorprendía, cuando hablábamos del tema, que sus preparadores (los más de ellos magistrados en Audiencias Provinciales) no les diesen una factura justificativa de lo que les cobraban. Quizá peco de ingenuo pero, ¿no es aberrante que un juez tenga una importante fuente de ingresos en dinero negro? Además muchos de estos preparadores no se limitan a tener un par de alumnos a los que dedican una hora semanal sino que destinan, como se deduce de lo escrito por Garzón, varias tardes y parte de su horario laboral llegando, incluso, a duplicar su salario oficial... Si moralmente es deleznable puede ser además una causa del pertinaz retraso en la administración de justicia. No me parece mala idea prohibir a los jueces, al menos mientras no se solucione el atasco de los juzgados, desarrollar cualquier otra actividad profesional que les distraiga de las tareas propias de su profesión. El Consejo General del Poder Judicial quizá debiera poner más interés en sus tareas de inspección y no centrarse tanto en las luchas políticas o ¿acaso no les interesa perder esta posibilidad de aumentar su patrimonio? Raimundo Téllez Ferrer. Madrid.