Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 28 2 2005 ABC JORGE TRIAS SAGNIER Es curioso que tengan que ser los de fuera quienes nos recuerden a los católicos la excepcionalidad de las personas que dirigen nuestra Iglesia MÁS TRES POR CIENTO Vulnerada la razón de esta legislatura autonómica, dar prioridad a la salud de la vida pública en Cataluña no significaría un estado de emergencia sino de naturalidad democrática convergentes, aposentadas en despachos de influencias compartidos, como a mediodía se comparten mesa y manteles. Asoman en el cartel de invitados el juez Estivill, Movilma o Filesa. Es como leer la línea del destino escrita en la palma del socavón del Carmelo. Si todo correspondiera a la infausta financiación de los partidos, la desidia a la hora de solventarlo no exculpa esa presunta sistematización de la corrupción pública, del mismo que si nada puede probarse, Pasqual Maragall ha perdido su credibilidad política e institucional, a merced ya de unos socios de gobierno que le debilitarán al máximo, por irresponsabilidad congénita. POLÍTICA Y SANTIDAD L historiador Hugh Thomas, en una interesante entrevista que le hace esta semana Cristina Carrillo de Albornoz en el Magazine, afirma algo que, como todo lo que es obvio, conviene recordar: política y santidad suelen estar reñidas. ¿Por qué? Pues porque los políticos son demasiado duros, aunque, dice, hay excepciones, como el Papa actual. Thomas, que confiesa que no es católico, transmite su convicción de que Juan Pablo II será santificado, y, además, ha tenido actuaciones políticas excepcionales como su indiscutible papel en la caída del comunismo. Es curioso que en tantas ocasiones tengan que ser los de fuera quienes nos recuerden a los católicos la excepcionalidad de las personas que dirigen nuestra Iglesia. Weiler, por ejemplo, profesor de estudios internacionales de la New York University, que es de religión judía, recuerda que muchos católicos leen a Derrida, Fukuyama o Eco, pero que no se les ocurre ojear las encíclicas del Papa. Juan Pablo II, cuya agonía vital, como escribía hace unos días Juan Manuel de Prada, compadecemos desde dentro, respirando por su misma herida luminosa, nos ha legado, para los católicos que vivimos intensamente la política, lo que sin duda será, a partir de ahora, algo así como un manual de comportamiento moral. Memoria e Identidad recoge las conversaciones mantenidas por el Santo Padre con dos filósofos polacos en Castel Gandolfo en el verano de 1993. Es un libro de profundidad filosófica, de facilísima lectura, de verdades apabullantes, que no hace falta ser nada especial para entenderlo y disfrutar con su lectura. Simplemente hay que ser curioso, buceador de las profundidades de la historia, escalador de la verdad o libre caminante en busca del bien. En resumen, lo que sin duda estoy seguro que son la inmensa mayoría de ustedes, lectores de ABC: hombres de bien. Para mí, quizá, lo más interesante es la reflexión sobre el mal y su materialización ideológica en el siglo XX en el nazismo y en el comunismo, las ideologías del mal llegando el Papa a hacer suyo ese calificativo de bestialidad para referirse al nazismo. Juan Pablo II encuentra las raíces del mal en el relato genesíaco y lo describe con tanta sencillez y lo hilvana tan bien con el mundo en el que vivimos, que adquiere pleno sentido su afirmación de que la historia de la humanidad es una trama de la coexistencia entre el bien y el mal En esas páginas podemos encontrar, además, al Papa místico cuando recuerda el Miserere mei del Rey David, arrepentido por su infamia y su pecado; al Papa que comprende el patriotismo pero que advierte de los inmensos peligros del nacionalismo; al Papa que nos previene ante las redes del terror que asolan los países, entre ellos España; al Papa que describe en primera persona el atentado que sufrió en la Plaza de San Pedro; al Papa, en suma, defensor insobornable de la vida humana desde que se crea hasta que muere. Un Papa, en fin, extraordinariamente humano que ya está en el umbral del refugio definitivo en la eternidad Recordando el Evangelio de ayer, el agua viva se ha convertido en él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna E L sionan las virtudes cívicas y A legitimidad política acaban por afectar al crecien Cataluña no podrá miento económico. Contriser la misma hasta buyen a la ineficacia de los que la sociedad sepa con cergobiernos y acaban por geneteza que Pasqual Maragall, rar metástasis generales. A presidente de la Generalitat, todo parecía apuntar Maraponía la mano en la llaga al gall cuando se levantó para hablar de la legendaria comiVALENTÍ PUIG hablar desde su escaño para sión del tres por ciento o estafulminar a Artur Mas. Se lo ba en algún juego de adivipidiera el cuerpo o fuese un exabrupnanzas. No es frecuente que de un to, ahí quedó lo dicho. Lo cierto es modo tan raudo un gobernante geneque algún medio de comunicación fire tanta inseguridad jurídica, increlosocialista había vuelto a hablar mente la desconfianza institucional del tres por ciento antes del debate de los ciudadanos, torpedee sin quesobre el Carmelo y en el entrelinearer los controles de la administrado del debate se habían hecho unas ción pública y espante a los inversoalusiones metafóricas, sin mentarse res que confían en la transparencia explícitamente los casos conocidos y en la igualdadde oportunidadesandurante el pujolismo ni los que cote una licitación. La transfiguración rresponden a la Administración sodel paisaje de la confianza a la descialista de la ciudad de Barcelona. confianza tiene un ejemplo: en aqueFue todo funambulesco, un tantear llos barrios de Barcelona donde se el filo de la navaja, hasta que Maraquería una línea de metro ahora se gall habló abruptamente, con luz y está pidiendo que los túneles pasen taquígrafos. De inmediato rectificó lo más lejos posible. pero la mecha ya estaba encendida, No hace falta haber leído a Fukuchisporroteando hacia la santabáryama para entender que uno de los bara de un soi disant sistema políingredientes fundamentales de la tico autonómico que parece haber prosperidad es la confianza. El tres durado mientras las clavículas suspor ciento es todo lo contrario y, cotentaron la capacidad de mirar para mo saben los economistas que analiotro lado. zan los efectos de la corrupción, los pactos delcapó, la omertà y el sisteEAPARECEN en el folclore prema de la mordida obstruyen la lisente las redes llamadas sociobertad efectiva de los mercados, ero- L R OS recursos estilísticos de Maragall para salirse del enredo se desconocen. Otro pacto del capó parece inverosímil, aunque la flexibilidad de los concurrentes da, en caso de daño mutuo, para mucho. Una opción es clara: las elecciones anticipadas. Vulnerada la razón de esta legislatura autonómica, dar prioridad a la salud de la vida pública en Cataluña no significaría un estado de emergencia sino de naturalidad democrática. Eso significa una campaña electoral en la que salga todo, antes de meter el elefante en la cacharrería de un nuevo estatuto de autonomía. El problema una vez más estaría en delimitar cómo se financia la campaña. Tras la Renaixença el noucentisme y el antifranquismo a la clase política catalana se le replantea en crudo la cuestión de la virtud y el deber. vpuig abc. es REVISTA DE PRENSA El ombudsman parlamentario calcula que el Gobierno comenzó a hablar de la legalidad de una invasión de Irak en la primavera de 2002. Los investigadores detectan incluso algunas primeras veladas alusiones en las comparecencias ante la Prensa del Gobierno por aquellas fechas, como la realizada por el ministro de Exteriores, Jack Straw, en la que condenaba una incursión israelí en territorio palestino y en la que hacía referencia a la autoridad política y moral de la ONU, que no iba a ser dejada de lado a la ligera Estas declaraciones fueron realizadas el 9 de abril de 2002, un día después de que Blair regresara de su encuentro con Bush en Texas. Mientras el Gobierno negaba que en aquel momento se estuviera produciendo un consejo de guerra sobre Irak, sus funcionarios estudiaban la legalidad del ataque dice el diario. En la actualidad- -continúa- -los demócratas- liberales parecen los más preocupados con este asunto S. I. Luces sobre el eje Bush- Blair Tony Blair se comprometió en abril de 2002 con George W. Bush a invadir Irak durante una visita a su rancho en Crawford (Texas) según las evidencias de las que se hace eco el diario británico The Independent y que podrían arrojar luz sobre el momento en el que se produjo este acuerdo, ocultado por el Gobierno británico. Según indica el diario, Downing Street ha evitado hasta ahora difundir la fecha del acuerdo para la invasión de Irak a pesar de las presiones y las críticas, pero las evidencias más recientes obtenidas por los investigadores sugieren que el compromiso se adoptó un año antes de la guerra. Los tic de Néstor Kirchner El presidente Néstor Kirchner odia todo uniforme o sotana según Carlos Menem, entrevistado por el diario La Nación. El matutino publica un reportaje en el que pregunta a Menem sobre el relevo en la Fuerza Aérea por un escándalo de narcotráfico, y sobre la petición al Vaticano de cesar al vicario castrense por sus críticas contra un ministro. El presidente tiene un odio recalcitrante contra todo lo que tiene uniforme y sotana. No fue responsabilidad de un solo sector de la Fuerza Aérea dijo Menem, que acusa al Gobierno de no investigar a fondo el contrabando de cocaína por el aeropuerto de Ezeiza. S. I.