Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Cultura DOMINGO 27 2 2005 ABC L Esquive da la sorpresa en los César, la gran cita del cine francés EFE PARÍS. La inesperada y modesta producción L Esquive del cineasta de origen tunecino Abdellatif Kechiche, se convirtió en la gran triunfadora de la ceremonia de los César, al ganar las estatuillas de mejor película y mejor director. La gala no deparó el esperado duelo entre Largo domingo de noviazgo de Jean- Pierre Jeunet, y Los chicos del coro de Christophe Barratier, porque la eclosión de L Esquive los eclipsó. Pero si la obra de Jeunet- director de Amélie -salvó la cara gracias a César menores- en total sumó cinco- Los chicos del coro no pudo esconder su fracaso tras las dos estatuillas (música y sonido) que le dejan desvalido ante la entrega hoy de los Oscar, pues es rival directa de Mar adentro en la categoría de mejor cinta extranjera. L Esquive se alzó además con los premios al mejor guión, obra de Kechiche y de Ghalya Lacroix, y al de mejor actriz novel, que recayó en la jovencísima Sara Forestier. El premio al mejor filme extranjero fue para Lost in traslation de Sofia Coppola, Yolande Moreau fue elegida mejor actriz y Mathieu Amalric mejor actor. Nacho Vigalondo ojeaba libros de cinéfilo hace unos días en una librería de Madrid JULIÁN DE DOMINGO Almódovar, de vacío Almodóvar había acudido a París para tratar de llevarse su quinto César, esta vez con La mala educación pero en la categoría de mejor película de la Unión Europea (UE) las vencedoras fueron Solo un beso del británico Ken Loach, y La vida es un milagro del bosnio Emir Kusturica, que empataron en la votación del jurado. Nacho Vigalondo, candidato al Oscar al mejor corto, en chancletas por Los Ángeles Podemos ser tan arrogantes como los políticos y decir que vamos a ganar y musical 7: 35 de la mañana podría dar hoy la gran sorpresa en la gala de Hollywood y ser el primero que recaiga en un cortometrajista español ALFONSO ARMADA ENVIADO ESPECIAL HOLLYWOOD. Coherente todavía al máximo con su condición de cortometrajista dinamitero, Nacho Vigalondo recibe en chancletas a plumíferos y camarógrafos en la desangelada recepción del Ramada Inn de la Pequeña Armenia angelina, un vecindario periférico donde viven casi tantas almas como en Yereván. El motel y su entorno- -un hispano en chándal verde loro da vueltas a la manzana con la melancolía de un cronómetro- -son un excelente escenario natural para rodar una versión freaky de Psicosis y Vigalondo, visiblemente agotado de su primer desembarco en Los Ángeles y Estados Unidos como candidato al Oscar al mejor corto de ficción por 7: 35 de la mañana pasa la esponja y almacena ideas en el sumidero para futuras obras mientras proclama: Los cortometrab Su divertidísimo Mar adentro recibe otro premio en la víspera de la gran noche EFE LOS ÁNGELES. La película española Mar adentro de Alejandro Aménabar, obtuvo el galardón a la mejor película extranjera, la misma categoría a la que aspira mañana domingo en los Oscar, en la entrega de los premios Espíritu Independiente. Como cada año, la 20 edición de los premios Espíritu Independiente se concedieron en una gran tienda de campaña instalada en la playa de Santa Mónica (California) como les gusta decir a sus organizadores del lugar más alejado de Hollywood antes de llegar al mar. Amenábar dedicó la estatuilla, con la forma de una mujer en un pedestal, a Javier Bardem. jistas nos podemos permitir el lujo de ser más irresponsables, de ser menos diplomáticos y tener como los políticos la arrogancia de decir Vamos a ganar Acompañado de una corte informal más nutrida que la de Alejandro Amenábar, en la que se incluyen cinco miembros de la productora, consejera y viceconsejero del Gobierno vasco que ha distribuido la multipremiada cinta, un representante de la rama cinematográfica del Gobierno central (Madrid y Vitoria han ayudado a financiar el viaje) y amigos más o menos pudientes que aprovecharon la semana de vísperas para perderse en la noche de Los Ángeles y Las Vegas, el asturiano Vigalondo compagina las obligaciones de su nuevo estatus- -cenas, recepciones, ensayos en el teatro Kodak- -con sesiones de cafeína, derrotado en la cama del motel, devorando pilas de DVD s y tragos de Coppola (además de cine, Francis Ford atiende su viña) Pero no ha perdido ni la frescura ni ¿Ganar? A veces pienso que estamos a la cabeza y otras, a la cola, cuando el cerebro empieza a segregar la enzima del bajón la lucidez. Admite que ha pasado por varios estadios de ansiedad: Va por oleadas. A veces pienso que estamos a la cabeza y otras a la cola, cuando el cerebro empieza a segregar la enzima del bajón A diferencia de los otros cortos, que ha podido ver- -y empezar a hacer buenas migas con sus padres- el director, guionista y actor comenta que el suyo es más delicado. Los otros son espléndidos dramones. El nuestro es muy rápido, con elementos de comedia. El público ha respondido muy bien Subraya que los cortos de este año se despegan de la tradición Oscar, donde ya en el título siempre te encontrabas con las palabras judío, Holocausto o nazi El hecho de tener proyectos ya empezados antes de que el dragón de los Oscar irrumpiera en su vida le ha ayudado a mantener cierta integridad como cineasta aunque también dice que nunca ha sido de los que se quedaban la madrugada de autos pendientes de la ceremonia angelina. De hecho, la de hoy será la primera que contemple en su integridad. Y desde el corazón de la trama. No se considera mitómano, pero aparte de a Beyoncé que interpretará tres de las canciones candidatas a premio tenía ganas de conocer a Clint Eastwood Pudo satisfacer en parte su sed en una cena de nominados. En un pasillo acertó a decirle: