Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 DOMINGO 27 2 2005 ABC Cultura y espectáculos El beso del asesino. Policiaca, 1955, con Frank Silvera, Lamie Smith, Irene Kane, Jerry Jarret, Mike Dana Felice Orlandi y Shaun O Brian. Atraco perfecto. Policiaca, 1956, también guión, con Sterling Hayden, Coleen Gray, Vince Edwards, Jay Flippen y Flisha Cook. Senderos de gloria. Bélica 1957, también guión, con Kirk Douglas, Ralph Meelker, Adolphe Menjou, George Macready y Wayne Morris. Espartaco. Histórica, 1960, fue comenzada por Anthony Mann, con Kirk Douglas, Laurence Olivier, Jean Simmons y Charles Laughton. Lolita. Drama, con guión del propio Nabokov, con James Mason, Peter Sellers, Sue Lyon, Shelley Winters, Gary Cockwell y Jerry Stovin. ¿Teléfono rojo? volamos hacia Moscú. Comedia, 1964, trambién guión, con Peter Sellers (4 papeles) George C. Scott y Sterling Hayden. Rodaje de la secuencia final de 2001, una odisea en el espacio (1968) en la que aparece el astronauta Dave Bowman, interpretado por Keir Dullea Un monumental libro que Taschen publicará muy pronto recoge cientos de materiales inéditos del cineasta más fascinante y hermético de la historia del cine. Su viuda, Christiane Kubrick, adelanta en exclusiva su espectacular contenido. Kubrick realizó apenas una docena de largometrajes, y sufrió el olvido de la Academia de Hollywood Viaje al centro de Stanley Kubrick TEXTO: JAVIER CORTIJO FOTOS: TASCHEN MADRID. Una experiencia visual que calase en el subconsciente. Eso es lo que el director de 2001 quería para su obra maestra en particular y su arte en general. Y eso eso es lo que, en forma de volumen de lujo y esplendor (544 páginas, 1.600 imágenes y documentos inéditos, 70 minutos de entrevista en CD Rom y 150 euros de precio) ofrece The Stanley Kubrick Archives aristotélico y platónico corpus que Taschen publicará a mediados de marzo y que muy bien podría servir de monolito literario para alabar al genio. Christiane Kubrick, su viuda y responsable de buena parte de la edición, habla para ABC de esta odisea editorial. ¿Cuál fue la génesis del libro? -Básicamente, dar salida a la enorme marea de documentación, archivo y material de rodaje que llevaba años acumulando polvo en el almacén. La verdad es que el esfuerzo ha sido enorme, ya que había cientos de fotografías de rodaje, story boards, diseños, notas y bocetos de todas las películas de Stanley. Realmente la labor editorial de Taschen ha sido fantástica, así como la mediación del coordinador Alison Castle de dar luz verde a un proyecto tan ambicioso. -Un proyecto que, además, esperaban millones de cinéfilos y kubrickianos ¿Cree que la sed de conocimientos sobre su marido habrá quedado saciada con este esfuerzo casi histórico? -No soy quién para juzgar su significado histórico aunque lo que sí puedo asegurar es que no defraudará en absoluto a sus admiradores. Con esa intención hemos sido tan meticulosos a la hora de recopilar el material. ¿Ha sido complicado conseguir los derechos de los casi dos mil documentos e imágenes, muchos de ellos inéditos, de que forman parte del libro?