Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 2 2005 Los domingos 63 Guildhall, una casa municipal para la ceremonia civil En esta sala del Guildhall se realizará la boda civil St. George s Hall, donde se celebrará la recepción En Windsor esperan afluencia de turistas y curiosos. Lo único chocante es que en las tiendas de recuerdos sigue reinando la desaparecida Diana Compromiso sobre los huesos de Enrique VIII Los actos del día 8 de abril comenzarán con la boda civil en el Guildhall. Se trata de un pequeño edificio del siglo XVII, en la calle principal de Windsor por mismo arquitecto, Christopher Wren, que edificó la catedral de San Pablo de Londres, donde el príncipe Carlos se casó con Lady Diana. La sala en la que se celebrará el matrimonio está en el piso superior, sobre los soportales de su entrada. Luego los recién casados y sus invitados acudirán a la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, donde el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, presidirá una ceremonia religosa de dedicación y bendición del matrimonio. La iglesia gótica fue construida a finales del siglo XV, y en ella están enterrados diez monarcas. Uno de ellos es Enrique VIII, cuyos divorcios dieron origen a la separación de la Iglesia inglesa respecto de Roma. Su lápida se encuentra en medio del coro, a pocos metros del altar mayor donde se situarán el príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles. Tras la ceremonia religiosa, tendrá lugar la recepción en los Apartamentos de Estado del Castillo. Su principal dependencia para celebraciones es el gótico Salón de San Jorge, decorado con pinturas y armaduras, y con un trabajado techo de madera repleto de escudos la Order of the Garter. El salón fue restaurado tras ser devastado por la llamas del incendio de 1992, que también dañó seriamente otras salas del Castillo. El de Windsor es el único castillo real de Europa habitado sin interrupción desde la Edad Media. Fue creado por Guillermo el Conquistador en 1080, que escogió el lugar por tratarse de una zona de abundante caza y porque un promontorio de roca a cien pies sobre el curso del río Támesis aportaba excelentes condiciones defensivas. Desde entonces diversos reyes realizaron sucesivas ampliaciones. Carlos y Camilla, embelesados ante su futuro en común sea más o menos popular, lo cierto es que en este país hay muchos fans de la Familia Real y van a venir asegura la persona que centraliza el servicio de acomodamiento de la oficina de turismo del condado. En el centro de Windsor ya no hay plazas, porque además han reservado muchos periodistas y equipos de televisión, pero aún quedan en sitios cercanos advierte, con el expreso de deseo de no disuadir a quienes aún no tengan habitación. EFE EPA La sombra de Diana Algo más nerviosos están quienes regentan las tiendas de recuerdos, en las que la fotografía de Lady Diana se ve por todos lados. Aún no han recibido los pedidos que han hecho de tarjetas postales, platos, cucharas y demás típicos objetos que suelen llevar Una holografía de la Reina Madre observa el futuro de Carlos y Camilla la imagen de la Familia Real y que ahora deben incorporar la cara de Camilla Parker Bowles. Bueno, tampoco es una cosa que me deje sin dormir afirma uno de esos vendedores. Hasta ahora- -añade- -casi nadie ha pedido algo de Camilla y no creo que vaya a haber un gran furor, pero supongo que algo se venderá y espero que me lleguen los pedidos antes de Semana Santa Por ahora tampoco han aumentado las visitas al Castillo de Windsor, cuyas principales dependencias están abiertas al público, previo pago de 12,5 libras (18,6 euros) Ni su personal parece muy excitado con la próxima cita. Uno de los ujieres se limita a comentar con flema: Una gran boda, sí señor El día 8 de abril tendrán mucho trabajo, pero al menos no deberán colocar mesas y sillas para un banquete, porque la recepción se limitará a un bufé que se servirá de pie. Será, como se dice literalmente en inglés, un dedo- pie bufé La única preparación que se observa en Windsor es en la Capilla de San Jorge, cuyo exterior se ha cubierto con un andamio para realizar algunas reparaciones. Pero tampoco hay entusiasmo. La guía deja escapar una cierta desilusión por un enlace que probablemente no aprueba. Eso es lo querían y eso es lo que han conseguido dice. El Guildhall sólo está abierto al público los lunes, pero pronto tendrá que ampliar sus horarios porque los visitantes han comenzado a incorporarlo a su recorrido. Aunque quizás no haya mucho espacio entre boda y boda, porque el casamiento real será un reclamo. Al fin y al cabo el precio es asequible: alquilarlo una hora los días de diario- -el príncipe Carlos se casa en viernes- -cuesta 285 libras, que incluyen el pago de los servicios del notario y las 3,5 libras del certificado oficial de matrimonio.