Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 2 2005 Los domingos 61 COSTUMBRES Marinos del HMS Monmouth desfilan en el 25 aniversario de la independencia de Santa Lucía, el pasado año. La Commonwealth se mantiene, pero la Navy cambia La Armada británica prepara una campaña de anuncios en revistas gay para reclutar homosexuales. De perseguidos han pasado a solicitados La Navy quiere gays icono gay del fornido marinero, con ajustada camiseta a rayas, puede ser un buen reclamo para la campaña publicitaria que va a emprender la Armada británica con el fin de reclutar personal homosexual para sus barcos. La necesidad de aumentar el número de aspirantes ha llevado al Almirantazgo a preparar la inserción de anuncios en revistas dirigidas a homosexuales y lesbianas. Tu país te quiere fue el lema del cartel popularizado para el alistamiento en la Primera Guerra Mundial, en el que Lord Kitchener, de poblados mostachos, señalaba al frente con su dedo índice. Ahora curiosamente ese dedo se dirige hacia los homosexuales. El Ministerio de Defensa desea extender en los ambientes gay la imagen de unas Fuerzas Armadas respetuosas con la orientación sexual de sus miembros, después de que hace cuatro años se aboliera la exclusión de la carrera militar de los no heterosexuales. La Fuerza Aérea y el Ejército seguirán el camino abierto por la Royal Navy. Stonewall, el principal grupo de presión gay del Reino Unido, llevó en 1999 al Ministerio de Defensa ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en una cruda batalla por el despido de la Navy y de la RAF de cuatro militares homosexuales. La sentencia les dio la razón, y hubo que abolir en 2000 una norma de doscientos años de historia. Ahora la colaboración de Stonewall El TEXTO: E. J. BLASCO CORRESPONSAL EN LONDRES ha sido requerida por Defensa para que asesore en la penetración del reclutamiento entre el ambiente gay y supervise las condiciones de igualdad en las que los militares desarrollan su actividad, sin discriminación por identidad sexual. El Ministerio no es el único socio notable de Stonewall. En el programa Campeones en la diversidad de esta organización participan también empresas como British Airways, IBM y Sainsbury s, una de las mayores cadenas de supermercados. Nadie va a tener que revelar su orientación sexual para enrolarse en las Fuerzas Armadas en general, sino que se trata de convencer a los no heterosexuales de que no van a padecer discriminación, abuso o intimidación afirma un portavoz del Ministerio de Defensa, quien apunta que personal abiertamente homosexual participa activamente en el despliegue de Irak. En realidad, no buscamos sólo ho- El lema de la Primera Guerra, Tu país te quiere se utilizará para reclutar a los futuros marinos mosexuales- -añade- sino que también nos anunciamos en revistas de ciclismo o natación, por ejemplo, no porque vayamos detrás de ciclistas o nadadores, sino porque nuestro objetivo es gente entre 16 y 24 años Defensa, en cualquier caso, precisa que naturalmente seguirá vigente la estricta norma de no sexo, no besos ni alardes de sexualidad en el servicio. Sentido común y buenas maneras seguirá siendo el lema. Por otra parte, los derechos de los homosexuales serán los mismos que en la vida civil. Los homosexuales que hayan formalizado su relación podrán solicitar vivir juntos en los cuarteles. Desde Stonewall se da la bienvenida al cambio de política de la Navy. Ben Summerskill, director general de esta organización, confía en que esto ayude a los homosexuales a entrar en la carrera militar y a que quienes ya están en servicio puedan mostrar abiertamente su condición sin temor Estimó que unos 2.100 marineros consideran que la situación aún no ha mejorado como para dar ese paso. La revista Gay Times ha bromeado estos días sobre la expresión Te quiere de Lord Kitchener. De éste se desconocen sus preferencias sexuales, pero su poco interés por el sexo opuesto- -héroe en la guerra de los Boers, le interesaba más el Imperio- -ha dado pie para que también se lo apropie el movimiento gay. Ron, sodomía y látigo A Winston Churchill se le atribuye la frase de que la tradición naval británica no era nada más que ron, sodomía y látigo El castigo con azotes fue abolido en 1949 y la ración diaria de ron fue suprimida en 1970. La única tradición que ha sobrevivido, por tanto, ha sido la homosexualidad, que sólo en 2000 obtuvo bendición oficial. La vida en el mar se presenta como forjadora de recias virtudes y sólidos caracteres, como recuerda este año la propia Royal Navy en el bicentenario de la batalla de Trafalgar y los vítores a su héroe, Horacio Nelson. Pero a tenor de lo expresado por algunos mandos, también ha habido espacio para la práctica homosexual. El 50 por ciento de la flota ha pecado homosexualmente en algún momento de su carrera naval advirtió en 1968 Sir Frank Roddam Twiss, segundo Lord del Mar. Y algo después el almirante Sir John Fitzroy Duyland Bush, jefe de la Flota Occidental, admitió que lamentablemente había amplias evidencias a pesar de la prohibición vigente, según publica The Guardian