Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Los domingos DOMINGO 27 2 2005 ABC LA NOCHE DE LOS OSCAR LA QUINIELA DE LOS OSCAR Mejor película El aviador Million Dollar Baby Descubriendo Nunca Jamás Ray Entre copas (Sideways) Leonardo di Caprio Mejor dirección Martin Scorsese El aviador Clint Eastwood Million Dolar Baby Taylor Hackford Ray Alexander Payne Entre copas Mike Leigh Vera Drake Clint Eastwood (Viene de la página anterior) donde nació en 1930, que en Million dollar baby da una austera lección de cómo se interpreta, cómo se filma y cómo se narra con nuevo e inextinguible brío una historia de boxeo femenino y cómo se encara la ayuda a bien morir. Porque la película también trata, como Mar adentro de la eutanasia, aunque en el caso del conservador Eastwood, ex alcalde republicano de Carmel, en la costa del Pacífico, su honestidad le lleva a rodar una escena en la que Frankie Dunn, que contra sus propias convicciones acepta entrenar a la joven boxeadora Maggie Fitzgerald (espléndida Hilary Swank) se enfrenta al dilema de acortar los sufrimientos de su pupila tras ser brutalmente noqueada en el ring y acceder a lo que le pide: que la ayude a morir. Frankie acude al cura católico al que fríe a preguntas después de cada misa para que le diga que diría Dios, y el sacerdote le responde: Deja a Dios al margen. Eso es algo que debes resolver entre tú y tu conciencia La película, que aspira a siete estatuillas, entre ellas las que premian al mejor director, mejor actor principal (Eastwood) mejor actriz, mejor secundario (Morgan Freeman) mejor guión adaptado y mejor montaje, ha vuelto a poner a Eastwood, paradójicamente, no sólo en la cima de Hollywood sino frente a otro gran narrador, otro gran cineasta estadounidense, Martin Scorsese. El mismo Scorsese que supervisó la serie de episodios sobre el blues en la que el dirigido por Eastwood- -que toca el piano en su capítulo- -resulta quizá el más emocionante, nunca ha ganado un Oscar. Nacido en Queens en 1942, hace tiempo que Scorsese no repite cotas logradas en Taxi driver o Toro salvaje Acude a esta edición de los premios con El aviador una ambiciosa película sobre las primeras décadas del multimillonario Howard Hughes, que la mayoría de los críticos no consideran la mejor de sus cintas pese a las once candidaturas que la convierten a priori en la gran favorita. Las últimas quinielas se decantan por Eastwood frente a Scorsese. Pero lo que en cualquier caso parece claro es que frente a la avaricia de los grandes estudios y las grandes corporaciones que los poseen y que buscan gratificación inmediata y dinero rápido, el cine que relata historias y que compagina el extraño mutante que es una película, arte e industria, artefacto que se refiere a la realidad humana, pero que lo arropa con la imaginación y con los recursos de la fotografía, la música, la in- Lucha de gigantes Scorsese o Eastwood. El aviador o Million Dollar Baby Al principio de la carrera hacia los Oscar parecía claro que la vida de Howard Hughes le proporcionaría al director de Taxi Driver su primer Oscar en el quinto intento. Un premio de justicia se decía. Pero, cuando se acerca la hora de la verdad, las cosas no están tan claras. La película de Eastwood crece como la espuma en las apuestas de los expertos PEDRO ALMODÓVAR UNOS SEGUNDOS U no no debe soñar con ganar un Oscar. Las trayectorias de los profesionales del cine no son proporcionales a la cantidad de nominaciones y premios que se reciben. Hay ejemplos de sobra. Scorsese, sin ir más lejos. Un año más, la Academia de Hollywood se siente en deuda con Martin Scorsese por no haberle otorgado todavía su merecidísimo Oscar al mejor director. Esta sensación resulta muy inquietante porque en la edición actual, el director de The Aviator tiene que vérselas con otro coloso, Eastwood, en el mejor momento de su larga carrera, y nadie (yo, des- de luego, no) podrá decir que sea injusto si de nuevo Scorsese se va de vacío frente a ese monumento a los buenos de corazón que es Million dollar Baby y a su maravilloso director. Lo malo fue que en el 76, Marty y su Taxi driver perdieron frente a Rocky ¡sí, la primera película de la serie! En el 80, al director de Toro salvaje le arrebataba el trofeo Robert Redford por Ordinary People y en el 90, el año de Good Fellas y el Padrino 3 la academia regalaba su Oscar al mejor film y mejor director al novato Kevin Costner por Bailando con lobos Quiero decir que un director pue- de llegar a ser un maestro sin haber acariciado la suave y dorada estatuilla, para mí, el trofeo mejor diseñado de los cientos que existen en el mundo. Asistí a tres de estas mastodónticas ceremonias. La primera, acompañado de Mujeres al borde... Cuando íbamos camino del evento, en la típica limusina, le dije a mi hermano Agustín: Esto solo compensa si te lo dan Desde que te nominan en tu país hasta la ceremonia de entrega pasan casi cinco meses de verdadero vía crucis (explicar con detalle en qué consiste el suplicio me llevaría mucho espacio) Después volví con Todo sobre mi madre y con Hable con ella En todas las ocasiones fue duro, pesado, agotador, pero cambié de opinión con respecto al 88, ahora sí estaría dispuesto a acudir una vez más aunque no me dieran nada. La excitación que sientes durante unos segundos es tan desbordante, tan indescriptible que a mí no me importaría repetir.