Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 2 2005 Internacional 33 En abril del año 2000 el presidente de Rusia, Vladimir Putin, afirmaba que la guerra en Chechenia había acabado. Cinco años más tarde, las operaciones militares continúan mientras la población civil sigue sumida en la miseria y la postración Chechenia, susurros desde el olvido TEXTO Y FOTOS: ALVARO YBARRA ZAVALA ENVIADO ESPECIAL GROZNI. Un amasijo de ruinas y cascotes es el más fiel testimonio de la historia reciente de esta república caucásica. Grozni, la capital de Chechenia, sigue siendo hoy un ciudad destruida. Las huellas de los bombardeos que decoran los pocos edificios que aún permanecen en pie, los controles militares y las patrullas de desminado son el fiel testimonio de que aún este territorio sigue siendo víctima de una guerra. Oficialmente el conflicto finalizó en abril de 2000 y, desde enero de 2002, las operaciones militares desarrolladas en territorio checheno dependen del Servicio de Seguridad Federal (antigua KGB) y reciben el seudónimo oficial de operaciones antiterroristas. La situación de seguridad en Chechenia está mejorando afirma Taus Dzhabrailov presidente del Consejo de Estado de la República. Los combates entre las tropas rusas y los terroristas se concentran en las montañas del sureste y según asegura Ramzán Kadirov, viceprimer ministro del Gobierno checheno, hijo del antiguo presidente y responsable de 15.000 hombres que combaten en las montañas, hemos mermado considerablemente la capacidad operativa de los terroristas y los tenemos arrinconados en las montañas La presión militar contra los hombres de Masjadov, jefe de la guerrilla separatista, y de Shamil Basayev, el terrorista número uno de Rusia, cerebro y responsable de la muerte de 330 personas en su mayoría niños, en una escuela de Beslán (Osetia del Norte) en septiembre del año pasado, parece que empieza a dar sus frutos. Masjadov anunció hace una semana un cese unilateral de las hostilidades y acaba de lanzar un llamamiento a las autoridades rusas para iniciar conversaciones de paz. El Kremlin cree que acabará pronto con la guerrilla chechena y ha rechazado todo diálogo con quien no controla la situación, y es además un terrorista Un blindado del Ejército ruso patrulla las calles de la capital chechena trar que una bomba te dejó sin techo es interminable Jalami Majauli va aún más lejos. A esta mujer de unos cuarenta años, propietaria de un puesto callejero en el que vende refrescos en uno de los barrios del norte de Grozni, no le tiembla la voz al asegurar que es falso que las compensaciones se estén repartiendo a toda la población. Nosotros no hemos recibido nunca un céntimo para reconstruir nuestra vivienda. Esas casas que han visto ustedes en el centro son para los funcionarios del gobierno republicano potable prácticamente en toda la ciudad, y la posibilidad de encontrar un empleo es todo un imposible en una sociedad en la que un 70 por ciento de la población activa se encuentra en paro. Aunque, pese a todo, donde más necesidades padecen los habitantes de Grozni es en el campo sanitario. La poca ayuda internacional que llega a la capital chechena no es suficiente para atender a las víctimas de la tuberculosis. Y las minas hacen un gran daño en la población infantil: La cantidad de niños mutilados es escalofriante se lamenta Sultán Alimjadzhiyev, director del hospital pediátrico republicano de Grozni. Fiel reflejo del olvido que vive este conflicto es el caso de Visjan Siriyev, un adolescente tetrapléjico víctima de una bomba durante la guerra de 1994, cuando sólo tenía seis años. Hoy Visjan vive postrado en una cama, y su hermano mayor Ruslan cuenta desesperado que Visjan se encuentra en un callejón sin salida: Ni siquiera sabemos si lo que le pasa a mi hermano tiene cura o no. Ningún médico ha querido hacerse cargo de él. Dicen que necesita un tratamiento muy caro y habría que enviarlo al extranjero Historias como la de Visjan y la de miles de otros personajes anónimos son sólo sigilosos susurros del drama de un conflicto que vive en el olvido. Violación de derechos humanos Un largo camino por recorrer Aún sigue siendo una utopía la reconstrucción de Grozni. Aunque oficialmente la Administración rusa ha destinado una considerable cantidad de dinero para tal fin, las nuevos edificios apenas alcanzan el 20 por ciento en su conjunto. Los 350.000 rublos- -unos 10.000 euros- -de compensación que el Gobierno ruso se había comprometido a donar a cada persona que perdió su vivienda durante la guerra no siempre son fáciles de adquirir por culpa del farragoso y turbio proceso burocrático que hay que realizar para recibir la ayuda, como cuenta Maleika Zaurbikova: El calvario de trámites burocráticos que hay que superar para demosLa violación de derechos humanos en la guerra de Chechenia ha sido constante por todos los actores armados durante el conflicto. El poco respeto por la vida de los prisioneros de guerra capturados por los terroristas está siendo denunciado por varias instituciones de derechos humanos. Por otro lado, muchos desplazados por la guerra se están viendo forzados a regresar a Chechenia en contra de su voluntad, y el panorama que se encuentran al llegar es incluso peor que las condiciones de vida a las que se enfrentan en los campos de Ingushetia. Los que regresan a Grozni se encuentran en la mayoría de los casos con que su vivienda es un amasijo de escombros, no hay agua Edificio bombardeado de Grozni, donde pervive el recuerdo de la guerra La reconstrucción de Grozni sigue siendo una utopía. Pese a todas las promesas, la ciudad continúa en ruinas