Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 2 2005 27 China y Estados Unidos, dos gigantes unidos por la economía global y enfrentados por la política La dimisión del ministro galo de Finanzas alimenta las filas de los euroescépticos en Francia No se espera una respuesta excesiva de Israel. El Ejército podría limitarse a ataques puntuales La ANP apuesta por acabar definitivamente con la Intifada, pero no está claro que vaya a conseguirlo cualquier relación con los deshechos. El imán de la localidad y otros dos amigos del suicida también fueron interrogados. Nada más acabado el sagrado descanso semanal del sabat el ministro de Defensa, Saúl Mofaz, se reunía con sus mandos para estudiar una posible respuesta al atentado que en ningún caso será excesiva. El Ejército israelí podría limitarse a llevar a cabo operaciones puntuales contra líderes y militantes del Yihad Islámico. Eso sí, del cuartel general hebreo salieron claras exigencias a la ANP para que no se limite a hablar con los radicales palestinos, sino que pase a la acción y detenga, desmantele y desarme a los terroristas Los testigos del atentado suicida en el paseo marítimo de Tel Aviv describen desde el lugar de los deshechos, con el corazón en la mano, el horror en primera persona En el karaoke de la muerte TEXTO: J. CIERCO FOTO: AP Entre la espada y la pared Abbas, en efecto, se sabe otra vez entre la espada y la pared. EE. UU. y la UE no tardaban en sumarse a las exigencias israelíes: La ANP debe demostrar con hechos que no tolera acciones criminales como la acontecida en Tel Aviv No parece, pese a la gravedad del atentado del viernes, que las intenciones de cambiar el discurrir de los acontecimientos de estos últimos cuatro años y medio vayan a girar en redondo. Israel asegura que no peligra, por el momento, la evacuación de Gaza. Aunque se planea congelar por el momento la devolución a los palestinos de algunas ciudades de Cisjordania. La ANP apuesta por poner punto y aparte a la Intifada. No está claro, sin embargo, que vaya a conseguirlo. Demasiados factores negativos externos y, lo que es peor para Abu Mazen, demasiados también en el patio trasero de su propia casa. TEL AVIV. El dolor se ha vestido con sus mejores galas. La impotencia pasea entre bastidores. El odio rezuma en cada esquina. La resignación ha vuelto sin invitación alguna. La sangre no ha sido limpiada del todo. Los daños materiales son visibles. El alma, también descarnada. Decenas de curiosos revolotean junto a su fachada abierta en canal. El colmado de la esquina también tiene el vientre reventado. La puerta de Stage (Escenario) está cerrada a cal y canto. Tel Aviv se ha quedado sin su más conocido karaoke. La heladería aledaña reparte sabores fríos. Su nombre, Ice Dream sueño helado, refleja lo sucedido la víspera. Su dueño, Bernardo, de origen argentino, caminó entre los escombros humanos segundos después de la explosión. He participado en varias guerras, en la del 73, en la del 82. He visto morir a mis compañeros; amigos míos han sido gravemente heridos pero nunca, nunca había visto lo que vi el viernes por la noche Sus palabras, entrecortadas por la emoción, salen a borbotones. Había cuerpos sin manos, sin piernas... sangre por todas partes. Silencio y ruido a la vez. Intenté ayudar a los heridos mientras pensaba en lo bien que había hecho mi hija al cambiar sus planes nocturnos. A media tarde, cuando ya tenían mesa reservada en el karaoke decidieron marchar a Nazaret. Menos mal. Si no, podría estar muerta como esos jóvenes... Bernardo se dice un hombre de paz. Siempre he estado dispuesto a aceptar cualquier cosa, incluida la división de Jerusalén, a cambio de la paz. Quien ha estado en guerras, como yo, sabe lo importante que es la paz. Pero después de ver lo que he visto aquí me pregunto si los palestinos aparcarán alguna vez el terror para enfrentarse desnudos a la paz Su amigo Gustavo, también argentino, La madre del terrorista muestra el retrato de su hijo y de uno de sus nietos apenas abre la boca. No estaba en el lugar de los deshechos en el momento de la explosión. No opina sobre una paz que muchos ilusos creían a la vuelta de la esquina. Lo único que le preocupa es denunciar la cobertura tan parcial del conflicto por parte de los medios españoles. Constancia queda. Ruth, 42 años, es más contundente. No merece la pena negociar con los palestinos. La única solución es aplicar más mano dura y si no lo entienden, nos quedamos con Gaza Ron, cómico de 31 años, no está para risas. Actuaba con frecuencia en la sala Stage No le tocaba hacerlo en la noche del viernes, pero ha querido acercarse para mostrar su dolor. El mundo no se da cuenta de que el terrorismo, como quedó demostrado en Madrid, es un problema universal. Deberían ayudarnos más de lo que lo hacen, en lugar de condenarnos siempre. La vida en Israel no es vida. Cada vez que damos una oportunidad a los palestinos nos la devuelven empaquetada en sangre y muertos